LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Muere 30 por ciento de niños colombianos con leucemia por desatención

niños con cancer

 

Bogotá, 10 ene (PL) El director de la Liga Colombiana contra el Cáncer, Carlos Castro, lamentó hoy aquí la muerte del 30 por ciento de los niños que padecen leucemia, por demoras en el sistema o falta de voluntad de los hospitales.

“Uno siente dolor de patria al ver cómo mueren esos niños sabiendo que existen los medios para curarlos. No hay derecho a que eso ocurra en Colombia, donde el sistema de salud tiene cómo garantizarles la supervivencia”, afirmó en declaraciones difundidas por la emisora local Caracol Radio.

De los 90 menores aquejados de esa enfermedad sólo se salva el 60 por ciento cuando podíamos salvarlos a todos, reiteró el especialista tras señalar que el Ministerio de Salud y los organismos de control tienen conocimiento de esa problemática y es necesario implementar las medidas para remediarla.

La situación es extensiva a todos los rangos de edad, en lo que al cancer concierne. Según datos oficiales, 40 mil víctimas de esa dolencia mueren anualmente en el país por causa de un diagnóstico tardío o demora en la aplicación de las terapias requeridas.

El director del Instituto Nacional de Cancerología, Raúl Murillo, calificó el hecho de alarmante. Cada año se registran entre 70 y 80 mil nuevos casos, de los cuales fallece más del 50 por ciento, sostuvo.

La cifra registrada hasta octubre de 2012, unos 58 mil, equivale dos veces a la población del municipio de Armero arrasada en 1985 por la avalancha de lava del volcán Nevado del Ruiz (29 mil de 31 mil habitantes), precisó Murillo.

La relación entre casos nuevos y muertes obliga a adoptar medidas lo más urgentes posibles, subrayó.

Por su parte, la vocera de la Fundación Simmon, Laura Ramírez, apuntó que el 42 por ciento de los profesionales que atienden esta dolencia están concentrados en Bogotá, lo cual obliga a los enfermos de distintas zonas del país trasladarse a la capital.

En consecuencia, señaló, la primera consulta puede demorar hasta tres meses y mucho más el inicio del tratamiento, pues los síntomas pueden confundirse con los de otra enfermedad si el paciente no recibe a tiempo una atención adecuada y se realizan exámenes profundos.

De esa manera, cuando se llega a un diagnóstico certero, el cancer suele hallarse en una etapa muy avanzada y ya no tiene remedio, manifestó.

Comentarios con Facebook