FOMENTAN PIRATERIA EN ESCUELAS

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Uno de los grandes problemas sociales en el mundo de la economía, es el fenómeno de la piratería que aunque en su apariencia se ve como algo inocente y justificado ante una situación de crisis económica, la gente prefiere gastar su dinero en un producto que no sea original por representar un costo más bajo comparado al original o de marca que solamente con el hecho de la sensación psicológica de satisfacción de tener aquello que está muy distante de sus bolsillos no quedó excluido para tenerlo.

El conformismo de decir “cuando menos ya tengo uno aunque sea pirata”. Sin embargo, éste fenómeno de los productos imitación conocido como piratas en algo que se da en todo el mundo, no siendo exclusivo en nuestro país, posiblemente con un poco más de picardía e ingenio que nos distinguen a los mexicanos sobresalimos de los demás.

Su razón de existencia es muy básica, tratándose de una cuestión en el bloque o mundo del capitalismo; a éste se le llama falta de liquidez o mejor dicho en México “andamos bien charros”.

El crecimiento de la falsificación de productos o piratas ha dado pasos agigantados superando en la actualidad arriba del 10 por ciento en el comercio mundial. Desde artículos más sencillos como del ramo doméstico, electrónico, textiles, cosméticos, bebidas, medicamentos y hasta más complejos como los vehículos de lujo, siendo un ejemplo, los Ferrari, pero el más peligroso de éstos son aquellos que tratan de la salud cuando se hablan de los productos milagrosos para quitar el cáncer o el sida causando todo lo contrario al grado de que hay casos que llevan hasta la muerte a quienes tienen la desgracia de tomarlos.

Hay quienes opinan que el fenómeno de la piratería es una cuestión de cultura; pero en realidad no hay mexicano alguno que se escape de haber comprado cuando menos alguna vez en su vida algún producto falsificado, ya sea con pleno conocimiento o sin querer.

Inclusive esta práctica se les enseña a nuestros hijos dentro de las aulas de clases cuando los maestros les piden a sus estudiantes que bajen del Internet algún libro o el simple hecho de fotocopiarlo de alguno otro porque se agotó la venta. Tal es el caso en algunas escuelas de gobierno estatal y federal en donde por capricho del maestro exige a sus estudiantes conseguir a como dé lugar la lectura de “Juan Salvador Gaviota” de Richar Back, autorizando bajarlo del Internet o sacarle copias de algún libro de sus compañeros a sabiendas de que existe el Reglamento dela Ley Federaldel Derecho de Autor en su Artículo 19 dice a la letra: “La remuneración compensatoria por copia privada es aquella que corresponde al autor, al titular de derechos conexos o sus causahabientes por la copia o reproducción realizada en los términos del artículo 40 dela Ley.” Ytambién en su Artículo 20 dice: “La remuneración compensatoria por copia privada podrá ser recaudada por los autores, titulares de derechos conexos y sus causahabientes, personalmente o por conducto de una sociedad.”

En la entidad dicha práctica de la piratería se les enseña a los menores en escuelas oficiales, públicas o conocidas igualmente como de gobierno, figurando entre ellasla Profesor“Federico Berrueto Ramón” que a la necedad del maestro e incomprensión de que un libro se encuentra agotado en la librerías de Saltillo, trata de justificar la piratería como algo normal y juego de palabras para que los fines justifiquen los medios.

Pero no solo está la “Berrueto Ramon”, de Saltillo, ya que existen muchas más en el resto de los 38 municipios de Coahuila que se hace la misma práctica, convirtiéndose las escuelas de “gobierno”  en donde se prolifera la enseñanza de la piratería, situación que conoce bastante bien la propia Secretaría de Educación en el Estado, pero no hay corrección alguna y, por el contrario, la mala e inadecuada enseñanza de piratear libros, crece y se difunde cada vez más. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook