Denuncian muerte de al menos cuatro mil niños indígenas en Canadá

07_canada4

Ottawa, 13 ene (PL) Al menos cuatro mil niños indígenas canadienses murieron a causa de políticas aplicadas por gobiernos de ese país en las llamadas escuelas residenciales, denunció hoy la Comisión Verdad y la Reconcilación (CVR).

Citados por la publicación Postmedia News/ICTMN, funcionarios del panel investigador dijeron que la cifra podrá aumentar en la medida en que revisen más registros.

La Comisión intenta dar luz al destino de los 150 mil infantes indígenas que fueron arrebatados de su entorno familiar a partir de la década de 1860 hasta la década de 1990.

La política gubernamental pretendía que estos fueran educados con el objetivo de “matar al indio en el niño”, lema usado por los promotores de estas prácticas, precisa la publicación.

Un informe divulgado por Postmedia News sostiene que los incendios, el abuso, la enfermedad, incluso el suicidio, están entre las causas de la muerte masiva de los aborígenes canadienses.

Elementos citados en la investigación describen como verdaderas ratoneras las instalaciones donde fueron llevados los jóvenes aborígenes y plantean que al sistema no sólo no le importaban los niños, sino también los puso en peligro.

Parte del trabajo de la comisión ha sido el establecimiento de una base de datos de nombres de los menores, la causa de la muerte y los cementerios, conocido como “El Proyecto de Niños Desaparecidos”, cuyo resultado final saldrá a la luz en 2015.

Las vidas de los niños aborígenes simplemente no parece tan digna como la de los niños no aborígenes, dijo a medios de prensa Kimberly Murray, director ejecutivo de la CVR, cuyo grupo pasó los recientes años estudiando un escándalo considerado por muchos como la mayor vergüenza histórica de Canadá.

Las escuelas residenciales, creadas para confinar a cerca de 150 mil niños de nativos, fueron dirigidas por la iglesia y en ellas muchos adolescentes indios sufrieron abusos físicos y sexuales, según investigaciones.

A causa de estas prácticas, fue establecida una demanda contra el gobierno federal y las iglesias, la cual resultó en un acuerdo que incluía los pagos a los afectados y la creación en 2008 de la comisión investigadora.

Murray señaló que el número exacto de niños fallecidos no se sabrá nunca, pero la CVR espera más información que vendrá de las iglesias y los archivos provinciales. “Creo que sólo estamos arañando la superficie”, subrayó.

Andrea Richer, director de comunicaciones del Ministro de Asuntos Aborígenes Bernard Valcourt, al emitir una disculpa oficial admitió que la política de internados indígenas es un capítulo oscuro en la historia de Canadá.

Comentarios con Facebook