LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Buscan rastros de antiguo cementerio chino en Cuba

mariel

Artemisa, Cuba, 14 ene (PL) Investigadores cubanos aúnan esfuerzos para hallar los vestigios de un cementerio chino del siglo XIX y la estación de cuarentena asociada al camposanto, dentro de una península perteneciente a la bahía de Mariel.

Las excavaciones en el lugar comenzaron el pasado año luego de exploraciones previas y continuarán en 2014 con la asistencia de expertos de varias instituciones científicas, confirmó a Prensa Latina Edel Mayol, director del museo local.

Durante las pesquisas -precisó- fue descubierto el piso de la capilla de la rústica necrópolis, evidencias de un presunto embarcadero, ambos del siglo XIX, y parte del muro de piedras que separaba al viejo hospital del resto de la zona.

Según el especialista, las indagaciones por la occidental región posibilitaron determinar la ubicación de otro cementerio erigido una centuria después, probablemente en sustitución del primero.

Tales búsquedas permitieron hallar entre las tumbas falsas bóvedas, y particularmente una con cierto grado de preservación, en la cual se conservan aún inscripciones con caracteres chinos, añadió el historiador y espeleólogo.

Se trata -insistió- de una excavación de rescate para ahondar en ese capítulo de la historia y salvar todas las reliquias posibles, dentro de la llamada zona de desarrollo del puerto de Mariel, un megaproyecto en ejecución.

Según fuentes documentales a partir de 1861 existió en esos predios un lazareto o estación de cuarentena, donde eran ingresados grupos de chinos llegados a Cuba en embarcaciones con epidemias a bordo, hasta 1874.

Se estima que el hospital acogió a unos 29 mil colonos asiáticos, quienes venían supuestamente como trabajadores contratados, aunque vivieron prácticamente en condiciones de esclavitud, y de ellos pudo morir aproximadamente el uno por ciento, o sea, 290 personas, afirmó Mayol.

El coordinador de las expediciones explicó que los fallecidos eran enterrados en el cementerio contiguo a la estación de cuarentena, la cual sirvió luego durante la guerra de independencia (1895-1898) como hospital de sangre y a principios del siglo XX como sanatorio para narcómanos.

Al referirse a los próximos pasos adelantó que las indagaciones abarcarán también una porción de la norteña bahía, situada en la localidad homónima, donde anteriormente fueron halladas cruces y otros valiosos rastros.

Tales vestigios, incluidos los restos del lazareto y del primer camposanto, son las últimas evidencias de la existencia en la isla de estaciones de cuarentena para internar a viajeros llegados en embarcaciones desde la nación asiática y otros países, expresó.

Comentarios con Facebook