Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Los Buenos Augurios

*¿Resistirá dos Años?

*Sumar a Autodefensas

Nada nos daría más satisfacción que difundir, y sobre todo creer, en el optimismo galopante del presidente en funciones a quien, por cierto, en cada aparición pública se le observa con creciente malestar en el semblante y evidencias de su cansancio público. Curioso: en el pasado 2013 fueron operados, uno en julio y otro en diciembre, las dos principales figuras políticas del país mientras insistimos en la necesidad de investigar los hilos conductores que podrían unir sus males a los de una decena de mandatarios latinoamericanos muy afectados e incluso con problemas tales de salud que se han visto en la necesidad de alejarse de sus cargos. Cuidado.

Por desgracia los buenos augurios del mandatario no están bien fundamentados cuando, por ejemplo, su administración inicia el año “rascándole” a los causantes cautivos hasta extender el llamado terrorismo fiscal como instrumento fundamental para socorrer las malas finanzas del Estado: esto es, si se deja de percibir porque ya no se generan ingresos suficientes –sea por la venta de paraestatales o las deudas asfixiantes que suman ya un billón de dólares, más de cinco tantos sobre las reservas internacionales-, además las reservas que envían desde fuera los trabajadores mexicanos van a la baja –y son la principal fuente de dinero cantante y sonante que va a parar a las tiendas de raya del Grupo Azteca de Ricardo Salinas Pliego-, y la productividad se desploma, como la industria nacional.

A cambio de ello, la violencia y su eficaz propaganda ha terminado por ser un anzuelo magnífico para los especialistas de fuera en comprar barato, a precios de regalo, bienes de toda índole a los que sacarán ganancias inmediatas gracias al favoritismo tributario de nuestro gobierno: bienaventuranzas para los extranjeros –sobre todo estadounidenses y españoles en fase de reconquista de los antiguos territorios de Mesoamérica, no de México, aclaro, nación que surgió en 1821 cuando los ocupantes hispanos habían sido arrojados y volvieron a serlo en 1829 tras un pobre, torpe y vano intento de volver sobre sus pasos y retomar lo perdido definitivamente-, y persecución para los nacionales, especialmente a quienes puede guardarse algún rencor malsano desde las alturas políticas. Una perspectiva, digo, bastante miserable con la signatura del doctor Luis Videgaray Caso, quien se pretende presidenciable a costa de exprimirnos como a naranjas a través del SAT y otras opciones racaudatorias felonas.

Pareciera que el optimismo gubernamental deviene de la debilidad general del país y de cuanto nos llegan con ofertas insulsas para comprar nuestras riquezas otrora sostenedoras del desarrollo, sobre todo las del subsuelo. Es curioso: cuando se hablaba de las virtudes de la Revolución solía señalarse a nuestras reservas de crudo como fuente principal para el impulso de los mexicanos hacia delante, y en el Instituto Mexicano del Seguro Social como la institución que justificaba, por cuanto a la salud de las mayorías, las sangrientas batallas en pos de la libertad y la justicia social. Hoy sería mentiroso afirmarlo o, cuando menos, profundamente demagógico si observamos el tremendo retraso de la inversión pública, las deudas heredadas y acrecentadas por el peñismo y las ambiciones desatadas entre los consorcios extranjeros que rinden culto a la personalidad del presidente sin medir los grados de popularidad perdidos en tan solo trece meses y medio. ¿Cuáles será ahora la nueva terminología del liderazgo? Insisto mucho en este punto porque del mismo parten todas las demás deformaciones.

Por ejemplo: ¿acaso no retrocedemos hasta el medioevo con la exaltación de los deudores –sólo falta que coloquen alguna prenda presidencial en el centro de la plaza para reverenciarla como cuenta la historia de Guillermo Tell-, para escarnecerlos a la vista de todos por el hecho de tener alguna relevancia social?¿No es ésta una violación a los elementales derechos humanos que protegen la honra, la dignidad, y sobre todo la libertad, por encima de cualquier otro valor esencial? Si es así, y así está registrado en la Constitución, ¿cómo pueden aceptarse los criterios de los nuevos emisarios y lacayos del régimen dispuestos a cubrir el déficit nacional –en buena parte legado de la pésima actuación de las administraciones federales anteriores y de los despilfarros incontables de la, cada vez más, escandalosa campaña presidencial de 2012-, a costa de ahorcar a los cautivos, dejar en paz a la economía subterránea y seguir favoreciendo a los socios-cómplices del sistema con beneficios excepcionales para calmar sus propios malestares financieros? Absurdos sobre absurdos.

¿Nos felicitamos por la posibilidad de poner en manos de particulares extranjeros lo que ha sido nuestro petróleo? Y, a cambio de ello, ¿nos saludan con una tributación que ya es una de las más excesivas del mundo sobre una nación depauperada por la demagogia y los vicios políticos como, por ejemplo, la exaltación del reeleccionismo para premiar así a los legisladores levanta-dedos y desechar a cuantos no hayan sido “útiles” mediante mil fraguas amorales? Desde luego, no es este el panorama que el señor peña nieto los ofreció al arranque de su precampaña presidencial y, de hecho, no ha sabido cumplir ni con sus decisiones iniciales de menor monto. ¿O todo terminó con la persecución y encarcelamiento de la señora Elba Esther Gordillo Morales, la caique magisterial ahora retenida por evasiones fiscales poco demostrables?

No, no es éste el gobierno que esperábamos. Sin fuerza moral, siquiera, para atreverse a poner en su lugar a las administraciones precedentes y a quienes las encabezaron, desde luis echeverría hasta felipe calderón, aunque se alegue la decrepitud senil del primero para no perseguirlo judicialmente; ¿se espera lo mismo del señor fox, “el zorro”, esto es que alcance los ochenta años ara ocuparse de sus graves desvaríos, incluyendo los actuales como ex presidente mientras “nos parte la rosca” a los mexicanos? Y qué decir de calderón, impulsado a mangonear lo suyo para asegurar el control del PAN, partido al que él, sólo él, condujo a la catástrofe para salvar sus propias espaldas, como lo hizo zedillo con el PRI en el año 2000 aprovechando los servicios del infeliz de Francisco Labastida Ochoa, el candidato anodino preparado para perder y callarse.

Es curioso que, por ejemplo, en España, tan cerrada en ciertos temas y con una democracia más joven que la mexicana, bajo el supuesto de tenerla, cuyo inicio se da a la muerte pastueña del dictador Franco –esto es sin que jamás se hiciera justicia-, se “impute” a la Infanta Cristina, hija del Rey, esto es como indiciada en un caso de blanqueo de dinero y otros de índole fiscal, luego de corroborarse la complicidad de la misma con su marido Iñaki Urdangarín. Además, con seis millones de españoles desempleados –y la cifra va en aumento-, los monárquicos can perdiendo la batalla frente a la nueva oleada republicana: ya son un poco más quienes insisten en la desaparición de la misma –50.1 por ciento-, mientras el 62 por ciento se pronuncia por la abdicación de Juan Carlos de los zánganos Borbones a favor de Felipe de Asturias y gloria de la otrora plebeya Letizia Ortiz, cuyo abolengo acaso comenzó en Guadalajara, México. Si las redacciones hablaran.

Así y todo, en México vamos con retraso: no se toca a ls ex mandatarios, mucho menos al presidente en ejercicio; los panegiristas de la institución insisten en que proceder de tal manera sería el derrumbe sin atinar a entender que el alud ya se les vino encima. No es posible que permanezcan con las vendas sobre los ojos cuando, por veintidós entidades de la República, pululan grupos armados a los que no quiere calificarse como “guerrilleros” pero igualmente son subversivos, además de los grupos de autodefensa y de los cárteles con discursos sociales y hasta místicos, muy al estilo del deplorable ETA vasco, los terroristas que ahora pretenden privilegios carcelarios. No somos los únicos… pero eso, me decía mi abuela, es consuelo de tontos.

Debate

Aseveran que la prueba durará dos años, el tiempo dispuesto para que “comiencen” a darse los efectos de las reformas impopulares recién aprobadas por el Congreso y cuyo contenido ha sido cuestionado, severamente, por distintos intelectuales y analistas. Los más severos son quienes se apegan a los principios revolucionarios groseramente interrumpidos de manera discrecional, sin consensos generales, esto es como si no existiera la soberanía popular, el principio toral en el que se asienta y justifica la Constitución jurada por peña nieto al momento de acceder a la Presidencia en diciembre de 2012. Claro, el mandatario ni siquiera recitó correctamente el texto requerido y no hubo un solo opositor que le cuestionara por tan grave omisión. Así son las cosas y el tamaño de los compromisos, acaso porque al día siguiente se firmaría el inútil “Pacto por México” que ofreció candilejas sin luces de seguimiento.

Dos años son una eternidad cuando los ánimos están crispados, como ahora. Por donde miremos las cuestiones se han puesto críticas. Por ejemplo, el ahorro de los trabajadores se desplomó en un 56 por ciento en tan solo un año, de 2012 a 2013, pasando de 336 mil 985 millones de pesos a sólo 147 mil 620 millones de nuestra desplomada divisa. Basta esta estadística para medir el tremendo quebranto sufrido por la mayor parte de los mexicanos en un año sórdido. Y si a eso sumamos el irreversible hecho de que, sumadas las dos administraciones panistas, desde 2000 hasta 2012, el deterioro del ingreso familiar fue de doce por ciento, uno por ciento al año, nos situaremos en eso que se llama realidad, por encima d manipulaciones propagandísticas.

¿Para qué hablar entonces de que, ahora sí, se ocupará el gobierno del campo y la salud? Ejecute el señor peña lo conducente –para algo se denomina titular del poder Ejecutivo-, y entonces exponga a la nación los resultados. ¿O seguirá actuando, simplemente, como gobernador del Estado de México para fines de infraestructura, como la ampliación a cuatro carriles de la carretera México a Morelia a su paso por su Atlacomulco o el segundo piso de la autovía entre México y Toluca? El país es otra cosa, señor peña, mucho más grande y complejo. ¿Estará fuera de contexto para su grupo inmediato de colaboradores? Ya va siendo preocupante esta tremenda deformación.

La Anécdota

Juan Manuel Mireles, a quien se observa ya como la cabeza de los llamados “grupos comunitarios de autodefensa”, en Michoacán, sufrió un accidente aéreo el pasado 4 de enero. Quedó muy lesionado, su piloto muerto, y cinco de sus acompañantes, incluyendo a una mujer, muy heridos. Mireles viajaba cuando los “autodefensas” tomaban, con las armas, Parácuaro, comunidad desde donde había partido el personaje que se hizo conocido por sus valerosas declaraciones para justificar su resistencia a los golpes arteros de los cárteles y demás células criminales que azotan su región.

Es curioso resaltar que viajaba en un avión privado y fue atendido en un hospital de Morelia. ¿Es ésta, fuera del drama relatado, demostración de su nuevo estatus político ganado por la propaganda televisiva para significar el apoyo mediático a quienes no toleraban más las presiones de los narcos y farsantes? Lo que sí es que, en México, la fama surge en un santiamén, pero también se diluye con la misma rapidez cuando se pierde fuerza y autoridad moral. Hace poco escuché que Mireles era observado como “el más valiente” de los mexicanos por su propensión a decirles las verdades a los poderosos “capos”, pistola en mano. Ahora también escucho que no pudo ser casualidad que saliera de Parácuaro un poco antes de la “toma” de ésta por los “autodefensas”. ¿Iba en pos de una negociación o huía de los mismos a quienes él representa? Es la cuestión a resolver.

– – – – – – – – – – – – – –

WEB: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

CON EL DETERIORO SENSIBLE A LA ECONOMÍA POPULAR, EN UNA CUESTA DE ENERO VERTICAL POR LA APLICACIÓN DE NUEVOS TRIBUTOS Y LA IMPLEMENTACIÓN DEL TERRORISMO FISCAL UNA VEZ MÁS A PESAR DE HABERSE DEMOSTRADO QUE NO RESULTA EFICAZ, MEDIO MES PARECE UN AÑO. ¿CÓMO VAMOS A ESPERAR DOS, CON LOS BRAZOS CRUZADOS, MIENTRAS LLEGAN, SI LLEGAN, LOS EFECTOS DE LAS REFORMAS peñistas? LOS CÁLCULOS LE ESTÁN FALLANDO A LOS IMPROVISADOS ECONOMISTAS OFICIALES, ENCABEZADOS POR EL DOCTOR LUIS VIDEGARAY CASO, QUIEN SE PRETENDE PRESIDENCIABLE A COSTA DE SER IMPOPULAR. ES LA MODA, DICEN AHORA QUIENES SE ASUMEN LÍDERES SIN NADIE QUE LES SIGA Y RESPALDE.

Comentarios con Facebook