Derecha española crea nuevo partido

fotografia-javier-lopez

Madrid 16 ene (PL) Exmiembros del gobernante Partido Popular (PP) y otras formaciones políticas de España anunciaron hoy la formación de Vox, una organización que aboga por el centralismo, la monarquía y la prohibición del aborto.

El exdirigente del PP vasco Santiago Abascal y el exmiembro de ese mismo partido José Antonio Ortega, así como José Luis González Quirós e Ignacio Camuñas, de la desaparecida Unión de Centro Democrático presentaron Vox en rueda de prensa.

De orientación centro-derecha, según sus fundadores, el nuevo partido se propone realizar su primer congreso antes de febrero y elegir sus candidatos para las elecciones del parlamento europeo a realizarse en mayo próximo.

Ortega, quien fue secuestrado por el grupo independentista vasco ETA en 1996, acusó al gobierno conservador de Mariano Rajoy de ser condescendientes y blandos con esa organización. Los fundadores de Vox califican de disparatado e insostenible el actual modelo autonómico del Estado español, ante lo cual proponen un reforzamiento del centralismo y un papel más activo del monarca.

Abogan asimismo por el rechazo del aborto y afirman que promoverán una economía de libertad empresarial y de mercado, con reducción de la protección pública como forma de enfrentar el desempleo.

Varias semanas atrás algunos medios adelantaron la posible creación de un nuevo partido de derecha con disidentes del PP y señalaron como uno de sus probables dirigentes a Abascal, quien renunció al partido tras emitir una carta crítica al presidente del gobierno, Mariano Rajoy.

En su columna del diario El Mundo, el comentarista Manuel Hidalgo pronosticó que la principal novedad política para inicios de 2014 sería la aparición de un partido de extrema-derecha con posibilidades significativas en las elecciones de 2015.

Según ese criterio la formación dará cabida a una llamada extrema derecha de cuello blanco, que no se reconocerá como tal, ni cuestionará públicamente la democracia, pero abogará por un autoritarismo reaccionario.

Coincidentemente, a principios de diciembre pasado la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, opinó que existe riesgo de fragmentación del PP, en un momento complicado para sus perspectivas políticas.

Según un sondeo reciente el Partido Socialista Obrero Español aventaja en 1,5 por ciento de la intención de voto al PP, situación que puede hacerse más compleja para los conservadores en caso de una ruptura interna o éxodo de fuerzas a otro partido de derecha

Comentarios con Facebook