Presidente guatemalteco en la mitad de su mandato

Guatemalan President Perez Molina speaks with the media in Guatemala City
Por Randy Saborit Mora

Guatemala (PL) El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, al cumplir dos años al frente del Ejecutivo, la mitad del mandato, presenta resultados en nutrición, seguridad y economía, que varios analistas ven como insuficientes, mientras su popularidad cayó en 14 puntos.

El general retirado de 63 años llegó al centro de su gestión gubernamental con un 56 por ciento de aprobación, 14 puntos porcentuales menos respecto a 2013, reveló una encuesta aplicada por la empresa Prodatos para el diario local Prensa Libre.

“Independientemente de su posición política, ¿cree usted que Otto Pérez está haciendo un buen gobierno, sí o no?” fue la pregunta formulada por los encuestadores, indicó el cotidiano.

Al arribar a la mitad de sus respectivas administraciones, Álvaro Colom (2008-2012) fue respaldado por el 43 por ciento; Ôscar Berger (2004-2008) por el 18,5 y Alfonso Portillo (2000-2004) -hoy juzgado en Estados Unidos por supuesto lavado de dinero- por un 15.

 

LA GESTIÔN, SEGÚN PÉREZ MOLINA

En un reciente discurso pronunciado en el sureño municipio de Escuintla, el mandatario prometió que este tercer año de gobierno será el de los resultados de la paz y la seguridad en toda Guatemala.

Durante el mismo acto público anunció que en el primer trimestre de este año el Ministerio de Gobernación (Interior) intervendrá el departamento de Escuintla en busca de bajar el alto índice de violencia prevaleciente allí.

Al difundir oficialmente este 14 de enero el reporte de su segundo año como gobernante, afirmó que gracias al denominado Pacto Hambre Cero se detectó a 16 mil niños con desnutrición aguda, y en ese sentido destacó que lograron bajar la tasa de mortalidad de infantes desnutridos de 2,2 por cada 100 en 2012 a 0,68 en 2013.

Ante funcionarios, diplomáticos y diputados expuso que mediante ese programa brindaron atención a 845 mil menores y 634 mil mujeres en edad fértil, entretanto 784 mil personas de escasos recursos recibieron alimentos y suplementos para fortificar su dieta.

En el capitalino Teatro Nacional sostuvo que en 255 municipios, de los 334 del territorio guatemalteco, no se reportaron niños muertos por desnutrición en un país que cerró el 2013 con 106 decesos de ese tipo, 39 menos comparado con 2012, según datos de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

Al aludir al Pacto Fiscal y de Competitividad, indicó que el Producto Interno Bruto creció un 3,5 en 2013, lo cual calificó como un incremento por encima del promedio registrado en las economías latinoamericanas y del mundo el año anterior.

El empleo formal, precisó, aumentó cinco puntos porcentuales en 2013, cuando el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social reportó 159 mil 999 nuevos trabajos, mientras se comprometió a extender mayores oportunidades en ese sentido hacia las zonas rurales.

La cobertura eléctrica en todo el país subió del 83 por ciento al 89,5, recalcó al tiempo de prometer que este año la tarifa de electricidad no va a subir y se harán los esfuerzos para lograr un descenso al respecto.

Sobre el principal tema de su campaña electoral, la seguridad, el jefe de Estado dijo que alcanzaron una disminución de homicidios en la capital y el departamento de Guatemala del 37 y 20 por ciento, respectivamente, en el último año.

De acuerdo con lo expresado por Pérez Molina, la tasa de asesinatos bajó de 39 por cada 100 mil habitantes a 34 durante su tiempo al frente del país.

Aseveró que el robo de vehículos decreció en 22 por ciento y se ha recuperado el 30 por ciento, aunque en este aspecto no precisó cifras.

Referido a los secuestros, apuntó que se reportó un 47 por ciento menos y que se resolvió el 95 por ciento de los casos con preservación de la vida de los guatemaltecos.

Admitió que son los jóvenes y adolescentes el segmento poblacional con más víctimas y victimarios de la violencia, y dijo que 158 mil muchachos recibieron actividades lúdicas y formativas.

Se formaron otros 37 mil en la prevención del delito y a 13 mil se les dieron becas de estudio o empleo, manifestó.

Pese a los avances mostrados por el dignatario sobre la seguridad ciudadana, el estatal Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) registró 47 asesinatos más en 2013 comparado con un año antes: seis mil 72 en total.

La cantidad de feminicidios llegó a 755 en Guatemala durante 2013, lo cual representa 6,79 por ciento de incremento respecto a los registrados un año antes, informó el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), basado en números oficiales.

El promedio diario y mensual de muertes violentas de guatemaltecos fue de 17 y 502, respectivamente, apunta un informe del GAM, que tomó en cuenta estadísticas del Inacif.

La profesión más afectada por la violencia a lo largo de 2013, acotó la fuente no gubernamental, fue la de los comerciantes nuevamente, aunque resurgieron los crímenes contra los pilotos de transporte colectivo.

 

EVALUACIÔN DE EXPERTOS

Con 4,3 puntos de 10 posibles calificaron tres académicos, un sociólogo y un exmagistrado las políticas públicas implementadas por la actual administración.

Los especialistas Maúl Figueroa, Edmundo Urrutia, Geidy de Mata, Erasmo Velásquez y Manuel Pérez Lara expusieron sus opiniones en un intercambio con editores y reporteros de Prensa Libre.

El doctor en Ciencias Políticas, Edmundo Urrutia, manifestó que existe una política de desarrollo social, pero sin los alcances necesarios porque no figura el desarrollo rural y la deuda social sigue sin pagarse.

Al referirse a la seguridad, aseveró que el gobierno va pasito a pasito, y los frutos serán visibles dentro de cinco a 10 años.

Por su parte, el director de la Escuela de Economía de la Universidad de San Carlos (USAC), Erasmo Velásquez, opinó que el gobierno de Pérez Molina tenía conocimiento de la magnitud en el ámbito de seguridad, el deterioro por la corrupción, de la manipulación de la administración pública por parte del crimen organizado y narcotráfico, pero vendió esa expectativa.

A juicio de Maúl Figueroa, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia de 1999 al 2004, se ha generado un descrédito del Gobierno por las falsas expectativas creadas.

El rector de la Universidad del Istmo, Manuel Pérez Lara, expresó que en dos años la economía y la recaudación fiscal crecieron un poquito, mientras el hambre también bajó un poquito.

En ese sentido, Pérez Lara fustigó que esos resultados son raquíticos por carencia de capacidad de gestión y no por falta de recursos.

Para la directora de la Escuela de Ciencia Política de la USAC, Geidy de Mata, el combate de la inseguridad y el narcotráfico son asignaturas pendientes y consideró que se han dado pocos avances en incautación de drogas.

El proceso de reforma policial, subrayó, evidencia poco avance porque los ciudadanos no tienen confianza en la Policía Nacional Civil (PNC).

De su lado, el director de Incidencia Política de la Universidad Rafael Landívar, Renzo Rosal, explicó al cotidiano local Siglo 21 que los alcances de los pactos fundamentales del gobierno no son para resolver en definitiva la inseguridad, la pobreza y la seguridad alimentaria.

Para el investigador del Instituto de Problemas Nacional de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Christians Castillo, los tres pactos esenciales han tenido una exagerada difusión mediática, lo cual genera altas expectativas en diversos sectores sociales; empero los logros no llegan a ser perceptibles en la cotidianidad de la sociedad guatemalteca.

Pérez Molina dijo que 2014 será el de los resultados en materia de seguridad, pero los analistas coinciden en que hay muchos pendientes en el combate a la criminalidad, la desnutrición y otros asuntos en este año preelectoral, un escenario mucho más complicado para impulsar las iniciativas gubernamentales.

Comentarios con Facebook