Ricardo Castro, el último romántico musical mexicano

eva maria zuk-n22
Eva María Zuk ha rescatado la obra de este pianista aún desconocido por muchos

CIUDAD DE MÉXICO, México, (N22).- A unas semanas de que se conmemoren 150 años del nacimiento del compositor mexicano Ricardo Castro, considerado el “último romántico del porfiriato”, la pianista Eva María Zuk dedicó un concierto en la sala Manuel M. Ponce. “Esto es algo así como darle algo al público un pequeño viaje por la vida de Castro, por sus experiencias, por sus diferentes estilos”, explicó la pianista.

“A través de la música, la gente puede comprender quién fue y qué fue lo que hizo. Y vale mucho la pena darlo a conocer porque son obras que no se tocan comúnmente, la gente conoce el valsCapricho, que es muy famoso, pero en general el resto de la música de Castro en bastante desconocida”.

En la obra de Ricardo Castro se identifican elementos musicales de la época, así como sonoridades locales. A lo largo de la obra de Castro, se pueden notar esos cambios de estilos, notorios en el programa seleccionado por Zuk. “Compuso también, un concierto para piano y orquesta que yo toco, donde el tercer movimiento es una polonesa, curioso. Hay esta empatía terrible. Realmente fue un gran pianista y esto se nota en sus obras. Era un virtuoso”, aseveró Zuk.

Hace algunos años, la maestra Zuk, indagando en la obra de otro compositor del romanticismo mexicano, el violinista Felipe Villanueva, descubrió la obra de Ricardo Castro. Desde entonces ha investigado la obra de ambos y la ha grabado en discos, pero aún falta más para hacer el registro y la publicación de partituras.

“Tengo la esperanza de hacer una colección de dos discos de Castro, así como dos de Villanueva, con obras que he ido encontrando y sumando, porque pienso que es importante para el acervo histórico musical. En algún momento que yo tenga tiempo, y por supuesto el apoyo, me gustaría volver a publicar las obras. Sobre todo para que la gente joven las pueda estudiar, conocer, para que se incorporen en el repertorio; porque fue una época importante en México”.

El concierto, que casi llenó por completo la sala Manuel M. Ponce, estuvo integrado por las obras Polonesa, Mazurka, Improvisaciones sobre ocho danzas mexicanas, Suite, Aires nacionales mexicanos y el Vals Carpicho.

Comentarios con Facebook