Colombia entre la tristeza y el optimismo ante lesión de Falcao

lesion

Bogotá, 23 ene (PL) Colombia despertó hoy entre dos sentimientos ambivalentes, tristeza y optimismo, ante la lesión del delantero Radamel Falcao, quien será operado el próximo sábado por una afectación sufrida en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

El incidente ocurrió la víspera cuando fue derribado por un encontronazo del defensor Soner Ertek, de la escuadra Chasselay, en el primer tiempo del partido en disputa por la Copa de Francia, que el club Mónaco ganó 3-0 gracias a un gol de oro del colombiano, quien fue retirado del juego, en el minuto 42, en una camilla.

La intervención quirúrgica que, según pronósticos, requiere una recuperación entre cuatro y seis meses, pone en peligro la participación del Tigre, como lo bautizaron sus coterráneos, en el Mundial de Brasil 2014, el primero en que competirá la selección nacional tras 16 años de ausencia de un torneo de esa naturaleza.

Colombia entera confía, sin embargo, en su ídolo y manifiesta su optimismo ante la voluntad de acero de Falcao, quien ya comunicó a sus familiares cercanos “O juego o juego en el mundial”.

Sus hinchas aquí ansían verlo rugir nuevamente en la cancha, como aseguró Osmel Franco, quien confía a ciegas en el tesón y la capacidad física, mental y espiritual del Tigre para sobreponerse a las pruebas más difíciles.

Médicos y expertos como Luis Bedoya, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, son cautos en sus vaticinios.

Hay que esperar, admitió Bedoya, que se conozca el procedimiento quirúrgico que se empleará, el plan para su recuperación, pero vamos a salir adelante, aseveró.

De un extremo a otro del país, los mensajes de solidaridad y aliento inundan las redes sociales bajo el numeral Fuerza Tigre.

Hay un sentimiento unánime en que, de no poder jugar, el Tigre debe estar en el Mundial brasileño alentando a la selección, insuflándole su energía creativa, instándola a cumplir la meta, el sueño dorado en el que todos los colombianos cifran sus esperanzas.

Comentarios con Facebook