Año nuevo en China, despide a la serpiente y recibe al auspicioso caballo

ALeqM5jEOtrWeX5ebWGmf1U3AgA6k7u5-Q
Ilsa Rodríguez

Beijing (PL) China despide el año de la serpiente y recibe al del caballo con linternas rojas, guirnaldas de luces de colores, platillos especiales para la ocasión, la detonación de cohetes y, sobre todo, la reunión de la familia.

A la entrada de las casas y junto a las linternas aparecen manuscritos rojos con poemas de amor y prosperidad que junto a la explosión de cohetes y fuegos artificiales espantan los nian, las bestias de la mitología china sedientas de sangre humana o animal, que temen los ruidos y el escarlata.

Estas solo son algunas de las muchas tradiciones para recibir el nuevo año lunar aún practicadas en China en estos días, un período en que las autoridades anunciaron se superarán tres mil 620 millones de viajes en el país, en lo que se considera la mayor migración humana del mundo cada año.

Los chinos reciben con ilusión este Año Del Caballo, el número 4 712 de su calendario, y despiden con placer el de la serpiente, un animal poco querido. Durante este período que termina se recomendó no casarse ni tener hijos, siguiendo la tradición milenaria de esta Estado asiático.

Por el contrario, el caballo se considera un animal auspicioso, noble y vaticina un año mejor para todos.

El caballo, que es el séptimo animal de los 12 del horóscopo chino y está seguido de la cabra, es identificado en China con la palabra qianli ma, usada para describir una persona talentosa y significa un corcel capaz de correr 500 kilómetros por día.

Según la mitología, los caballos solían tener alas, por lo que volaban, nadaban y corrían por igual. Uno de ellos fue la montura del Emperador de Jade, lo cual lo convirtió en un ser tan altanero que forzó su entrada en el palacio del rey Dragón y mató a sus guardianes.

Esta acción, de acuerdo con el folclore chino, provocó la ira del Emperador de Jade, quien cortó las alas del corcel y lo encerró bajo las montañas Kunlun.

La historia cuenta que 200 años después un hombre lo liberó, luego que el caballo le pidiera auxilio, y por esa acción permitió ser domesticado y convertirse en su ayudante.

COSTUMBRES Y PRÁCTICAS

Dicen los entendidos que quienes nacieron bajo el signo del año en curso tendrán que llevar durante todo ese tiempo ropas rojas, ya sea una cinta de ese color en la muñeca, medias o ropa interior, para alejar la mala suerte.

Esta es una de las múltiples prácticas ancestrales que muchos aún respetan, entre las que se encuentran preparar platillos que casi siempre tienen un significado simbólico, como los raviolis chinos en el norte y las tortas de arroz glutinoso en el sur para recibir el nuevo año.

Tanto unos como otros creen que al comer estos platillos conseguirán fortuna, ya que los raviolis especiales del nuevo año se cree traerán suerte para todo este período y las tortas de arroz del sur simbolizan un año próspero.

También se consumen pescados y puerros porque sus nombres en chino se parecen a las palabras abundancia y longevidad, aunque en la actualidad el también conocido como Festival de la Primavera prioriza las reuniones familiares, sobre todo con sus integrantes que viven o trabajan lejos de casa.

Una limpieza a fondo de la casa antes del Festival es esencial a fin de que la buena suerte no encuentre obstáculos para entrar y en vísperas del nuevo año están prohibidos gritos, peleas y malas palabras, porque de ocurrir se extenderían por toda la temporada.

El primer mes del año se recomienda ser muy cuidadosos en la cocina para evitar la rotura de platos, vasos y otros enseres, lo que significaría pérdidas económicas para la familia.

Para contrarrestar lo que provocaría la rotura de cualquiera de los enseres, se deberá repetir una frase que pide seguridad este año (sui sui ping an, en chino).

Aunque este año habrá menos cohetes y regalos, estos últimos por disposiciones gubernamentales para evitar la extravagancia y ser más frugales, lo cierto es que este es el tiempo de los presentes especiales para los niños, sobre todo de dinero en sobres rojos de padres, abuelos y otros parientes.

Los regalos para los pequeños de casa no solo están destinados a felicitarlos sino a protegerlos de la mala suerte, de acuerdo con la creencia popular.

En el caso de los cohetes y fuegos artificiales, muchas locaciones víctimas de la contaminación ambiental tendrán limitado o suspendido su uso, con el fin de evitar más concentración de emisiones dañinas en el ambiente.

Entretanto, en estos días la prensa ha publicado las dificultades y largas travesías de hombres y mujeres que laboran a miles de kilómetros de casa, donde permanecen sus compañeras/os e hijos, para llegar a celebrar este momento especial con los seres más queridos.

El multimillonario movimiento de ciudadanos por todos los medios de transporte, principalmente el ferroviario, hace que los trenes estén abarrotados y muchos viajen miles de kilómetros sentados en los pasillos para poder estar presentes en esta importante festival familiar.

El sacrificio de viajes que se extienden en ocasiones durante más de 24 horas vale la pena por el reencuentro y el disfrute en familia de estos días especiales.

Comentarios con Facebook