Reprueban adiestramiento de niños en EU para “cazar” migrantes

migrantes-_300114_fotos_01_1

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México condenó hoy que autoridades estadounidenses adiestren a menores de edad para disparar a migrantes y llamó a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) a intervenir en el caso.

El pasado viernes el diario mexicano Excélsior divulgó que miembros de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos tienen un campo de tiro en los límites con la ciudad de Tijuana donde enseñan a adolescentes y a niños de hasta cuatro años a atacar a indocumentados.

Según reveló la publicación, incluso el periódico norteamericano The New York Times documentó que desde 2009 esa fuerza también involucra a los Boy Scouts of America en tales ejercicios.

Luego de esas revelaciones, el titular de la CNDH, Raúl Plasencia, manifestó que pedirá a la SRE protestar ante el Gobierno de Washington para frenar el entrenamiento contra migrantes.

En entrevista con el Excélsior, adelantó además que impulsará acciones en tribunales estadunidenses, a través de su vinculación con organizaciones civiles en esa nación.

La CNDH solo tiene competencia dentro del país, pero será muy importante que el Ejecutivo federal pueda tomar medidas respecto a eso, sobre todo por lo lastimoso de este tipo de comportamientos, expresó.

De acuerdo con Plascencia, no hay ninguna justificación para que se lleven a cabo dichos actos, porque exaltan sentimientos que son contrarios a los derechos humanos y sobre todo a una buena vecindad entre países.

Al mismo tiempo, consideró que las autoridades mexicanas de la frontera deben prevenir a los migrantes sobre estas prácticas.

Un país que se precie de ser democrático debería alejarse de ese tipo de actividades, pues son un mal ejemplo para la humanidad en general, agregó el presidente de la CNDH.

Hace dos días el Excélsior hizo referencia a unas fotos en las cuales se muestran prácticas para enseñar a menores a disparar con bolas de pintura a un maniquí, en representación de un migrante ilegal.

Son fotografías realmente perturbadoras, sobre todo por la edad de los niños, comentó Pedro Ríos, director del proyecto fronterizo que difundió las imágenes: el Comité de Servicios de Amigos de las Américas de la ciudad norteamericana de San Diego.

Otro defensor de los derechos de los migrantes, el sacerdote mexicano Alejandro Solalinde, también criticó ese hecho y lo calificó como un acto criminal.

El presbítero solicitó la intervención de organismos defensores de los derechos de niños y adolescentes en territorio norteamericano, y afirmó que con esos ejercicios se institucionaliza la xenofobia, el odio, la discriminación y el racismo.

Comentarios con Facebook