Desafío

RAFA LORET

*El Símbolo Cubano

*Infanta Acorralada

*Lista de “Malosos”

Reanudar la cordialidad diplomática con Cuba, como lo pretende el señor peña nieto acaso en su momento de mayor apuro como mandatario –desde luego sin saber lo que vendrá después-, no significa signar concesiones y privilegios para beneplácito de un régimen cuya fuerza innata, la de la Revolución, fue perdiéndose por el capricho, sí, de mantener a una misma familia en el poder absoluto incluso con “purgas” muy parecidas a las del descocado y salvaje líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, capaz de asesinar a su tío, por celos, arrojándolo a una fosa de perros hambrientos –como, seguramente, desearían hacer los antitaurinos conmigo o con Mario Vargas Llosa, Fernando Savater o Francis Wolf, peruano, vasco y francés, respectivamente, proporciones guardadas-, y ejecutando a todos los familiares directos del mismo. Satrapías sin nombre en los albores aún del tercer milenio.

No niego que he sido y soy partidario de las emancipaciones sociales alcanzadas por los célebres “barbudos” de la Sierra Maestra –Fidel, El Ché y Camilo Cienfuegos, entre otros-, pero también me repele, en la misma proporción, la obcecada autocracia de los Castro al desterrar cualquier vestigio de oposición, negar la libertad de expresión y asesinar a mansalva a quienes, sin causa específica, fueron juzgados y fusilados porque acaso se resistieron a alguna orden de la superioridad. Basta leer los horrores descritos por Armando Valladares, minimizados desde La Habana claro, para medir el grado de tortura psicológica impuesta por la dictadura que en eso se convirtió el canto magnífico a favor de la libertad de cuantos sacaron a patadas a Fulgencio Batista y con él a los compradores de patrias ajenas, y a las mafias, extendidas desde Las Vegas o de los barcos, mercantes y de guerra, provenientes de las costas estadounidenses. Por ello falló la invasión de Bahía de Cochinos nublando, para siempre, la memoria de John F. Kennedy.

Hoy Cuba es ejemplar en cuanto al desarrollo de la medicina y el deporte, sobre todo, pero también del martirologio con el que son ametrallados, a consignas, los visitantes de la isla. Nos lo venden como una caja de habanos contaminados o un ron alterado y resguardado por familias acostumbradas a tomarles el pelo a los turistas; luego vienen las decepciones por cobrar barato lo que en las tiendas “especializadas” es ofrecido a sobreprecio. Luego estrujan las diferencias como cuando se palpa que los nativos no pueden entrar, ni pagando lo que acaso es inalcanzable para ellos, a determinados sitios reservados para los extranjeros, como los restaurantes llamados “paladares” en donde se devoran mariscos y arroces ante la vista herida de los hambrientos. Esto, de modo alguno, puede ser una victoria de la esperanza.

Pese a todo, la buena relación bilateral con Cuba, que comenzó a estropearse con el arribo del simulador ernesto zedillo –nuevamente vindicado en Davós como servidos de los consorcios multinacionales-, y el paulatino enfriamiento de la comunicación y los enlaces políticos entre México y Cuba. La crisis peor sobrevino en Monterrey, en febrero de 2003, cuando el torpe señor fox invitó a irse al presidente de la nación caribeña para no molestar al mandatario estadounidense, George Bush junior, uno de los personajes más belicistas del mundo moderno. Pueden, si quieren, escribir su nombre con minúsculas también.

Más allá de las ambiciones y los desplantes, tan frecuentes en quienes han convertido la historia de su Revolución en atractivo turístico –como ocurrió, por un tiempo, con la farsa de la única “guerrilla pacifista” del mundo, en Chiapas-, la defensa de la soberanía de Cuba era tanto como nuestro propio valladar contra las políticas de ingerencia del poderoso vecino del norte, armadas las dos naciones latinoamericanas más cercanas a las fronteras de la gran potencia con los cañones de la razón y los misiles de la Doctrina Estrada, elaborada por un gran diplomático mexicano, Genaro Estrada, durante el difamado periodo presidencial de Pascual Ortiz Rubio, maniatado por el maximato callista.

Cada que Estados Unidos presionaba de más a México –esto me lo confió el hoy nonagenario echeverría-, bastaba al mandatario mexicano en turno visitar a Fidel para que se suavizaran las tensiones. El mencionado señor de San Jerónimo, cuyas memorias tanto temen los herederos de nuestros propios sátrapas si bien dudamos que digan algo novedoso –si se anima a terminarlas-, gustaba fotografiarse en bañadores junto a Fidel en plena travesía por el Caribe como una manera de alimentar la idea de su propia permanencia en el poder para lo que, incluso, fraguó un intento golpista, a la manera de Ignacio Comonfort –esto es contra sí mismo-, el 20 de noviembre de 1976, a diez días de la entrega institucional del Ejecutivo federal. Por ello, su sucesor, el afrentado José López Portillo, le envió a Canberra y detuvo sus sueños de perpetuidad política. En México dar pasos hacia atrás siempre nos ha resultado extremadamente costoso.

La visita de peña nieto a Cuba debe servir para no caer en el estudiado doble lenguaje de los jerarcas isleños. No se trata de regalar sino de cooperar, por ejemplo, atrayendo parte de la gran infraestructura médica, orgullo de quienes se asumen todavía revolucionarios sobre un pueblo que sigue huyendo hacia el exterior y verifica la obsolescencia de vender automóviles modernos a precios sencillamente inalcanzables para quienes apenas ganan sesenta dólares al mes si están dentro del organigrama del poder. Bien si se reanuda la amistad que no debió interrumpirse; mal si tal conlleva una suerte de sumisión a las ambiciones ilimitadas de una dictadura con simulacros de populismo.

Debate

Un balonmanista retirado –un deporte poco practicado en México-, ascendido a miembro de la familia real en calidad de Duque de Palma, Iñaki Urdangarín Liebaert, casado con la Infanta Cristina –en España es el tratamiento que reciben las “princesas” de otras latitudes-, desde octubre de 1997, fue imputado en 2011 por actividades relacionados con el desvío de dinero público y el tráfico de influencias. Al caso se le dio el nombre de Babel y la empresa señalada, fundada por él y la Infanta, se denomina Noós. El socio de ambos, Diego Torres, los señaló a los dos al verse perdido.

El 25 de febrero de 2012, el juez José Castro –un caso extremo de honradez y valor-, de Palma de Mallorca, hizo comparecer a Urdangarín durante veintidós horas y, a partir de entonces, fue denunciado por malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales. Pese a ello no se la ha encerrado como merece dada la gravedad de los cargos plenamente corroborados si bien fue “retirado” de todo contacto público con la familia real como si ésta fuera un ejemplo de pulcritud y acendrada moralidad pública.

El hecho es que, en este momento, más de la mitad de los españoles, el 51 por ciento para ser exactos, clama por la abdicación del monarca Juan Carlos de Borbón y por la desaparición de la Monarquía dada su escasa utilidad política si bien, como algunos sostienen, tal símbolo ha perdido cierta cohesión en la vida institucional hispana. Este columnista se resiste a creerlo pero es indiscutible que así piensan buena parte de los súbditos, incluso algunos personajes de la izquierda “socialista”, tan peculiar, como Felipe González Márquez, ex presidente del gobierno, quien en alguna ocasión defendió el modelo, a pregunta expresa del mexicano Manlio Fabio Beltrones, sobre la incompatibilidad de sostener una democracia-monárquica, con una burda sentencia:

–Bueno, la verdad, no lo sé. Pero funciona.

Hoy la que está en líos es la hija del Borbón coronado con discreción antes de admitir la abdicación de su padre, Don Juan, un caballero de otro tiempo, a quien Franco, el tirano, fustigó de por vida usurpando su era y su linaje. Cristina está ya imputada por los mismos delitos que le fueron señalados a su consorte y comparecerá en unos días ante el tribunal de Palma. Va confiada, por el espaldarazo que ya le dio el presidente del gobierno, el franquista Mariano Rajoy Brey, si bien el juez Castro parece estar dispuesto a ganar la historia, la propia y la de España sin detenerse en pasajeros cotos políticos aunque algunos lo tilden de “cazador” para derruir los castillos del “derecho divino de los reyes”.

En los próximos días, España podría entrar en una crisis institucional tan severa como la económica que le ha colocado, de rodillas, ante el Cuarto Reich que encabeza Ángela Merkel, más audaz que Hitler en su idea de posicionarse de Europa sin necesidad de invasiones ni cruentas purgas al estilo de Corea del Norte. Ahora hasta los israelíes no ven con malos ojos a la canciller alemana capaz de ser antipática con sus frases lapidarias y no recibir respuesta alguna. Ya lo hizo en Madrid y nadie pudo mostrarle cara ante un regaño en el que no se detuvo en la pobre soberanía hispana, tambaleante además ante los amagos de catalanes y vascos.

Lo interesante de la cuestión es que ya nadie puede permanecer impune. Salvo en nuestro país. ¿Para cuándo comenzamos la poda de intocables que, según peña, no existen en México pero se pasean ante nuestras narices?

La Anécdota

¿Quiere una lista de “malosos”, como calificó el singular zedillo a sus enemigos cuando desempeñaba la presidencia? En “Despeñadero” pretendí reunir a los diez peores y acabé sumando trece… y muchos me reprochan no haber incluido a tal o cual personaje “intocable”. Y tienen razón, además. En mi lista cito, en orden descendente a los siguientes personajes, de acuerdo a encuestas realizadas entre colegas periodistas e intelectuales:

10.- peña nieto y Andrés Manuel López Obrador, en igualdad de detractores y simpatizantes.

9.- Germán Larrea Mota-Velasco, asesino de mineros.

8.- Obispo Onésimo Cepeda Silva, fraudlento.

7.- emilio gamboa patrón, cliente de pederastas.

6.- Roberto Hernández Ramírez, el de Banamex.

5.- Elba Esthher, la “novia de Chicky”.

4.- Enrique Cervantes Aguirre, el general-narco.

3.- vicente fox y felipe calderón, predadores de la derecha.

2.- carlos salinas y ernesto zedillo, los noeliberalistas criminales.

1.- Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, el rey de las drogas.

Me faltaron –aunque los cito en otros episodios-, Carlos Romero Deschamps, Arturo Montiel Rojas, Andrés Granier Melo, Jorge Castañeda Gutman, Mario Marín Torres, Luis Armando Reynoso Femat, Leonel Godoy Rangel y un largo etcétera. Pero ya habrá tiempo, si me lo conceden, para relatar sus hazañas al dedillo. Tengo suficientes pruebas.

– – – – — – – – – – – – – –

Web: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

MIENTRAS MÉXICO SIGA SIENDO REHÉN DE LOS “INTOCABLES”, A QUIENES NO VÉ EL SEÑOR peña nieto, NO PODRÁ AVANZAR EN LA CONSTRUCCIÓN DE MEJORES ESCENARIOS. NO HAY YA EL PRETEXTO DE QUE NO SE DEN SUS NOMBRES Y SUS FALTAS. DE LOS ENLISTADOS SÓLO “LA MAESTRA” Y GRANIER ESTÁN EL PRISIÓN. ¿Y LOS DEMÁS?¿ACASO TIENEN EL PRIVILEGIO QUE SURGE DE LAS COMPLICIDADES CON LA UNIÓN AMERICANA Y SU GOBIERNO?¿O SI HABLAN PUEDEN TIRAR POR LA BORDA LA ESCASA LEGITIMIDAD DEL GOBIERNO EN FUNCIONES? ES INCONTROVERTIBLE, SÍ, QUE ESTÁN A LA VISTA. ¡NO NOS ENGAÑEN MÁS!

Comentarios con Facebook