Obama enfrenta críticas de senadores demócratas

Obama speaks about the sequester in Washington

Washington, 3 feb (PL) Pese a ser los demócratas del Senado los más firmes aliados del presidente estadounidense, Barack Obama, en la mayoría de las cuestiones económicas, muchos están rompiendo con él de manera pública en cuestiones clave, consideró el diario digital Politico.

Obama confía en que sus correligionarios en la Cámara alta lo ayudarán a aprobar su agenda legislativa durante los últimos años que le quedan en el cargo, pero existen diferencias que ya han trascendido, destaca un reporte del medio de prensa.

Desde temas como las sanciones contra Irán, el polémico oleoducto canadiense Keystone XL, la Ley de Asistencia Asequible más conocida por Obamacare, la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional y la política energética, los senadores demócratas han emprendido inusualmente críticas contra el gobernante, subrayó.

Incluso -insiste Politico-, un fuerte aliado de Obama, el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid (de Nevada), no se anduvo con rodeos la semana pasada cuando rechazó un proyecto de ley referido a los acuerdos comerciales respaldados por la Casa Blanca.

Los republicanos, que pretenden retomar el control del Senado durante las elecciones de medio término de noviembre próximo, han tratado de aprovechar las declaraciones de los demócratas descontentos después del discurso del mandatario el martes sobre el Estado de la Unión.

Entre los disgustados está el senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, quien dijo que Obama se equivocó al referir que trabajará con o sin los legisladores del Congreso.

Mientras otros se muestran preocupados por las aspiraciones de reelección debido a las consecuencias del Obamacare (cuya entrada en vigor ha tenido varios traspiés) en el contexto de los comicios de mitad de mandato.

Obama, entretanto, no ha atraviesa su mejor momento. Días antes del tradicional discurso sobre el Estado de la Unión una encuesta reveló que desde que asumió el poder en 2009, su índice de aprobación cayó al nivel más bajo.

Según el sondeo publicado por la Universidad Quinnipiac, solo le otorga una satisfacción del 40 por ciento de los entrevistados, al tiempo que 54 por ciento de los estadounidenses desaprueba su gestión.

En otros aspectos, únicamente el 39 por ciento de los encuestados manifestó su consentimiento con el desempeño de Obama respecto al manejo de la economía, así como un 36 por ciento indicó estar a favor de su política de asistencia sanitaria.

Un 53 por ciento de las personas afirmó que la actual administración “no tiene competencia para ejecutar el Gobierno” y un 47 por ciento estimó que el presidente “no está prestando atención a lo que hace su Gabinete”.

También un tanteo de la firma Gallup concluyó que Obama gozaba de un promedio de popularidad de 45,8 por ciento, después de los primeros cinco años de su gestión, un número similar al de su antecesor George W. Bush (2000-2008).

Comentarios con Facebook