Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Nexos que Comprometen

*Pandemias “a la Carta”

*De las Irregularidades

No me lo tomen a mal los incondicionales –muchos de ellos lectores de esta columna- de Andrés Manuel López Obrador. Para tranquilizarlos debo exponer que voté por él en 2006 y fue, durante varios años, un amigo cercano. O, cuando menos, así lo consideré yo cuando creía, de verdad, en la posibilidad de crear una especie de tercera vía para combatir a la hegemonía priísta y a la derecha agazapada que quizá pensaba invitar –como sus antepasados hicieron con el barbado enajenado de Miramar- a Juan Carlos de Borbón, el zángano de La Zarzuela, rey de España, a posesionarse de los antiguos territorios de la Corona por los cuales poco se interesó el glotón y golfo de su ancestro, también Borbón, Fernando VII. Todavía aseguro que, sin duda, el tabasqueño es el último de los líderes naturales que ha sabido aglutinar en torno suyo a millones de mexicanos y con capacidad, como el bíblico Lázaro, de levantarse con vida desde la sepultura política.

Pese a ello, pervive una duda que no ha respondido, desdeñando cualquier posibilidad de aclaración, por soberbia una condición muy arraigada en él, y creyendo que si habla le dará más importancia al asunto para beneficio de sus interlocutores. Vale su palabra, sólo ésta, y jamás las de los demás. Un criterio, por decirlo de algún modo, muy poco democrático. Y, basado en éste, no explica cómo, durante sus largos periplos de cuatro meses -en cada una- por las entidades con mayores conflictos y presencia de subversivos y cárteles, logró evadirse del acecho de los mismos. Suena ingenuo pensarlo, dadas las características del personaje que, convertido en rehén como sucedió con Diego Fernández de Cevallos, hubiese puesto en serio predicamento al malhadado régimen de calderón blindado en la residencia presidencial.

Ya he dicho que, en aquellos entornos, existieron dos posibilidades: ser capturado para negociar una liberación escandalosa; o sentarse a la mesa con los rebeldes de la sierra, acaso igualmente delincuenciales como algunos grupos que dicen tener razones sociales de peso contra el gobierno de la República, al estilo de “Los Caballeros Templarios” originalmente asentados en Michoacán pero con desarrollo ya en otros estados. No ocurrió lo primero; y lo segundo, entonces, cobra una importancia estratégica en cuanto a la política y los propios tiempos de acecho del personaje quien ya tiene casi en la bolsa el registro de “su” MORENA como partido político.

El tema vuelve a tener trascendencia al saberse que, en Morelos, la presidenta del Partido del Trabajo en esta región, Valentina Rodrñiguez Ruiz, denunció penalmente con la fuerza de la dirigencia de su instituto, a un diputado local procedente del mismo partido, Alfonso Miranda Gallegos, ex alcalde de Amacuzac además, por sus posibles vínculos con un grupo criminal, “Los Rojos”, con nexos con cárteles poderosos y posiblemente con “Los Templarios”, tan de moda ahora al exhibirse a dieciséis cabecillas con promesas de recompensas altísimas, en conjunto cien millones de pesos, comenzando con Servando Gómez Martínez “La Tuta”, con quien negoció abiertamente Julio César Godoy Toscano, medio hermano del ex gobernador perredista de Michoacán, Leonel Godoy Rangel, en un extraño caso en el que como presunto diputado burló el cerco de la PGR a San Lázaro, protestó como legislador y después se dio a la fuga sin estar presente en el juicio de procedencia en que fue desaforado.

Es el caso que el “diputado” Miranda Gallegos, morelense ahora está entre dos fuegos por las divergencias entre el gobernador perredista, Graco Ramírez, uno de los fundadores de su instituto político, y el propio López Obrador a quien es afín, de manera incondicional, el legislador citado. De hecho, las versiones que corren es sobre el apoyo recibido por Andrés Manuel quien consideró siempre a Miranda como uno de sus enclaves fundamentales, sobre todo para actuar en Morelos defendiendo la causa del icono de la izquierda desunida. De ser esto así, ¿no merece la pena una explicación, clara y convincente, del líder de MORENA?¿O dejará pasar el tiempo, como lo hace tan bien, hasta que la amnesia colectiva haga su parte?

Mientras tanto, ¿cómo van a actuar los partidos adyacentes, como el mencionado PT y Movimiento Ciudadano sobre cuyas estructuras le han servido a Andrés Manuel para mantenerse aún incluso guerreando con las dirigencias del PRD, su partido de origen en esta larga etapa de su carrera en la oposición? Y esto lo puntualizo para no olvidar el precedente, en Tabasco, cuando fungió, nada menos, como presidente del PRI estatal y hasta un himno se inventó para ponderar las virtudes de este partido por él ahora odiado. Pero esto tiene explicación: muchos priístas, de todos los sabores y colores, decentes o amorales, decidieron buscar otras opciones ante la dictadura aviesa del presidencialismo obcecado para caer en un terreno en donde igualmente prevalece una suprema voluntad sobre los militantes de las nuevas organizaciones de izquierda. Fue como un toma y daca.

Los tales organismos tienen dos caminos: sumarse a MORENA, para fortalecerla como hiciera el PSUM al cederle su registro al naciente PRD en 1989, o mantenerse como organismos falsamente autónomos, centrados en una misma voluntad política. Por supuesto, lo segundo conlleva una razón: de aglutinarse perderían las prerrogativas y los estipendios que cada partido obtiene, por ley, por parte del organismo rector de los procesos electorales, sea el IFE o el INE de acuerdo a la nueva reforma inútil que no contempla, como debiera, el que debió ser cambio sustantivo: recuperar la voluntad de las mayorías estableciendo las segundas vueltas comiciales; lo que sí marcha muy bien es el tema de la reelección directa de los legisladores, una puerta abierta para la autocracia porfirista que no ha muerto en la mente de muchos miembros de la oligarquía mexicana conservadores de apellidos rimbombantes y de escenarios palaciegos. Todo acto emancipador fue un suspiro en la historia.

Debate

Alguien nos ha mentido, o varios sin duda, con relación a la estigmatizada “gripe porcina” o H1N1/09 para identificarla por su nombre científico. Como recordamos, en marzo de 2009, se presentaron dos casos, ambos en California, de niños infectados y que no habían tenido contacto alguno con mexicanos ni habían viajado a nuestro país. La cepa del mal fue, además, encontrada por un médico de Florida. Los primeros enfermos se dieron con una niña de nueve años en el Condado de Imperial y un niño de diez años en San Diego, ambas localidades de California. En México, fue hasta el 11 de abril cuando murió como consecuencia del virus y poco más tarde una mjer diabética de Oaxaca sufrió el mismo destino.

Para el 22 de abril, once días después, se descubrieron nuevos casos aislados de la enfermedad, el gobierno de calderón, por consejo del entonces secretario de salud, el guanajuatense José Ángel Córdova Villalobos, quien saltó a la fama gracias a las decisiones concernientes a la “epidemia” y llegó a utilizar su fama para competir por la candidatura del PAN al gobierno de su entidad, decidió declararla tomando medidas de urgencia como el usar tapabocas, no usar corbatas y no acudir a centros de reunión; luego, Marcelo Ebrard Casaubón, contagiado por la ansiedad sucesoria, prendió sus propias candilejas cerrando perentoriamente a los restaurantes de la ciudad de México y decretando una especie de sitio sobre la capital. Todo ello, con apenas unos casos detectados.

Ahora, cuando esto escribo, han muerto más de ciento cincuenta personas a causa del mismo virus y el gobierno de peña nieto, su secretaria de salud, Mercedes Juan L., y demás involucrados no han tomado siquiera las medidas necesarias para prevenir la expansión del mal por considerar que está bajo control y no debe afectar la vida de la comunidad. ¿Quién miente?¿O acaso en cinco años las perspectivas son diametralmente opuestas, de acuerdo al sentido político y no a la salud pública?

Me temo, entonces, que el engaño se dio en 2009 y por ello México, los mexicanos en general, fuimos estigmatizados en el mundo por causa “de la gripa mexicana mortal”, algo así como si se tratara de uno de los jinetes del Apocalipsis. Hubo gobiernos, como el de Argentina, CUBA, China, Ecuador y Perú. Resalto a los sudamericanos por cuanto sus respectivos gobiernos mantenían diferendos con el de calderón por sus extremas actitudes conservadoras y sus pecados de origen en unas elecciones turbias, dicho esto sin subrayar la escasa falta de respeto a nuestra soberanía y su avidez por golpear a un país con severas dificultades al que tantas veces llamaron “hermano”. Era aquello como una suerte de desquite que no debe olvidarse, mucho menos ahora cuando algunos nos tienden la mano tratando de sacarnos cuanto pueden.

El hecho irrefutable es que, en 2009, los golpes económicos posteriores a la pandemia fueron más devastadores –salvo por cuanto a las vidas humanas que no entran al mercado de los valores especulativos-, que la propaganda negra en torno de la gripe porcina, incluyendo la producción de los cerdos que, en algunas regiones del país, es fundamental ya sea por economía como por nutrición. Alguien o varios debieran responder por ello. ¿Seguirá burlándose calderón, refugiado en una impunidad convenida con la Casa Blanca, de los mexicanos y del rastro de sangre por él legado?¿Y sus torpes adalides, como el doctor Córdova Villalobos, tan nefasto en su sector como lo fue el “policía” genaro garcía luna?

Mientras, los mexicanos ya no usamos tapabocas. ¿Deberíamos?

La Anécdota

Al anunciar con énfasis la ruta de la reforma política, el incongruente secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, explicó que con la fundación del INE –una “ene” en vez de la “efe” del IFE en una brillante demostración de cultura pública-, expresó textualmente:

–Con la reforma les quitaremos pretextos a quienes siempre impugnan las elecciones…

Esto es, casi, una descalificación al proceso del que emergió enrique peña nieto en 2012. Si ahora no habrá motivo para impugnaciones, ello quiere decir que si las hubo en el pasado se debieron a fallas de los órganos rectores del proceso que posibilitaron la exaltación de los pretextos: Soriana, Monex, etcétera. ¿A quién sirve Osorio?¿O acaso prepara su salida vendiéndose caro?

– – – – – – – – – – – – – – – –

Web: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

A TRAVÉS DE LA HISTORIA QUIENES SÓLO SE EMPEÑAN EN HACER REFORMAS –JUÁREZ SÓLO LO HIZO UNA VEZ Y MODIFICÓ, PARA BIEN, EL RUMBO DE LA REPÚBLICA-, CAEN EN LA INCONGRUENCIA, POR DECIR LO MENOS, O EN AMBIGÜEDADES TAN SEVERAS QUE INUTILIZAN LOS PROPÓSITOS INICIALES. NO ES CON MÁS Y MÁS REFORMAS CON LAS QUE HABREMOS DE SALIR ADELANTE. ¿O ACASO EL CAMPO MEXICANO ES MENOS POBRE DESDE QUE SE ERIGIÓ, EN LA DÉCADA DE LOS SETENTA DEL SIGLO PASADO, LA SECRETARÍA DE LA REFORMA AGRARIA? YA VA CASI MEDIA CENTURIA, Y ANTES FUNGIÓ EL DEPARTAMENTO AGRARIO, Y LA MISERIA PARECE ARRAIGADA EN EL MEDIO RURAL AL IGUAL QUE LA ABOMINABLE DEMAGOGIA.

 

Comentarios con Facebook