Califican reforma migratoria en EE.UU. cuestión de seguridad nacional

inmigrantes-lampedusa--644x362

Washington, 7 feb (PL) El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson, abogó hoy por concretar la reforma migratoria y exhortó al Congreso a dejar a un lado los intereses políticos que impiden su aprobación.

La reforma migratoria es también una cuestión de seguridad interna. Unos 11,5 millones de inmigrantes indocumentados viven en nuestro país. No se irán. No se autodeportarán, defendió Johnson este viernes durante su primera alocución pública desde que asumió el cargo en diciembre.

Esas declaraciones contrastan con las del líder de la Cámara de Representantes, el republicano, John Boehner, quien la víspera desestimó como prioridad para 2014 el debate de las leyes migratorias en el Capitolio.

Es necesario impulsar a esos inmigrantes ilegales a que salgan de las sombras de la sociedad, paguen impuestos y multas, que asuman responsabilidades, y que se le dé también un camino a la ciudadanía, explicó Johnson.

Los republicanos, con mayoría en la Cámara baja, se niegan a discutir el proyecto bipartidista aprobado en junio pasado en el Senado, donde se contempla una vía para otorgar la ciudadanía a las personas sin papeles.

Los del partido opositor presentaron la semana varios principios para debatir una reforma y se mostraron favorables a legalizar a los indocumentados, pero solo a los llamados “dreamers”, los estudiantes o miembros de las Fuerzas Armadas que llegaron irregularmente al país siendo niños.

Si bien la iniciativa fue calificada de alentadora por parte de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama rechazó avalar una legislación que cree “dos categorías” diferentes de personas en el país.

Líderes conservadores consideran de mayor prioridad el reforzamiento de la frontera, pues a su juicio, la seguridad nacional depende de evitar que sigan entrando al país personas no autorizadas y otorgarles una “amnistía”.

Una reforma de la legislación migratoria vigente no representa premiar gente por haber violado la ley, sino la oportunidad de ponerse de acuerdo con la ley. Y eso es preferible a lo que tenemos ahora, subrayó el secretario de Seguridad Nacional.

Johnson, cuyo departamento es responsable de la seguridad fronteriza y de la deportación de indocumentados, demandó, al mismo tiempo, recursos adicionales para reforzar el trabajo de la entidad.

El proyecto de ley aprobado en junio por la Cámara alta prevé duplicar la cantidad de agentes de la Patrulla Fronteriza, extender el muro fronterizo a unos mil 100 kilómetros e invertir 49 mil millones de dólares en aviones teledirigidos, radares y monitores antisísmicos a lo largo de la frontera con México.

Comentarios con Facebook