NUEVA CORONACIÓN

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

El pasado domingo dos de febrero, fue el Día dela Candelaria, uno de las fechas llenas de mucho folclor mexicano, donde todos pagan y también simbolizando el fin de la temporada navideña porque es cuando se hace el levantamiento del Niño Jesús, en la religión católica y se tiene que llevar a bendecir las imágenes en la diferentes iglesias del país.

Por otra parte, dentro de las costumbres mexicanas es el dos de febrero el día en que tienen que ofrecer los famosos tamales todos aquellos que en la rosca de reyes del día seis de enero, sacaron el monito, aunque hubo quienes prefirieron hacer trampa para no ser cachados guardándose el monito en el cachete para sacarle la  vuelta a tener que poner  los tamalitos y el atolito.

Coahuila no podía ser la excepción sobre ésta celebración y hay quienes lo festejan de diferente manera, estilos o simplemente haciendo una cena para alguna causa noble.

Pero tal parece que en ésta ocasión quienes no cumplieron el compromiso del Día de Reyes, fueron los alcaldes coahuilenses que seguramente todavía siguen preocupados por lo que heredaron de sus antecesores que ni siquiera les dejaron fondos para hacer la tamalada, pero esto no significó la quiebra para reactivar un poquito la cuesta de enero para quienes se dedican a la venta de tamales teniendo una oportunidad para recuperarse un poco de toda esta lluvia de alza de precios que se ha dado en todo el país y ello gracias a la nueva estructura financiera para la recolecta de los dineros que se lleva el gobierno federal instrumentada mediante la reforma hacendaria.

Eso no evitó que en todo el país se celebrara el Día dela Candelariarepresentando para el comercio restaurantero  y negocios de otros muchos giros, un incremento del 30 por ciento en sus ventas comparado al año anterior y dentro del comercio en sus diferentes establecimientos en tiendas departamentales como el informal dentro de las colonias que no falta la reunión entre vecinas que se organizan para la celebración de éste domingo pasado reciente que dejó un incremento del 200 por ciento en comparación al año anterior en donde sus costos no fueron afectados y teniendo todavía su gran variedad de sabores dulces y salados.

Festividades como éstas hacían falta para olvidarse y desconectarse un poco  de los problemas que ha venido enfrentando el país en cada uno de sus rubros en donde a cada entrada de un nuevo Presidente dela Repúblicalos mexicanos siempre reciben el cubetazo de agua helada lleno de decepciones y falsas promesas de campaña que no se pudieron cumplir o que las formas y modos de hacerlo no son los correctos cuando se busca tener resultados rápidos.

Lo que sí es seguro es que en el día de la Candelaria, hubo muchas plegarias para que mejore la situación de cada familia esperando que pase rápido éste nuevo sexenio ante una nueva coronación derrocando a Felipe Calderón Hinojosa como el presidente de los impuestos y trasladando esa corona, por cierto, muy justamente, a Enrique Peña Nieto.  (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook