LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Promueven en Argentina un “apagón de consumo”

apagon-de-consumo

Buenos Aires, 5 feb (PL) Argentinos promueven a través de las redes sociales un boicot el próximo viernes 7 a la compra en supermercados y en estaciones de servicio, como protesta por el alza de precios de las mercaderías y los combustibles.
A la campaña que han denominado “apagón de consumo” se sumaron en las primeras horas desde su lanzamiento más de 280 mil personas, según reportan los servicios MinutoUno, Infonews y la agencia de noticias Télam.
En las redes aparece un cartel con un logo que asemeja una señal de Pare y en el medio una figura con un carrito, y en letras negras la exhortación “Viernes 7 Apagón de Consumo”, y en rojo “24 horas sin comprar combustibles ni productos en los supermercados”.
Los medios precisaron que la idea se lanzó el sábado 1 de febrero por Facebook y en las primeras 72 horas alcanzó más de 288 mil 177 adherentes que compartieron la propuesta en sus perfiles y más de 10 mil 900 fans.
En una comparecencia anoche, la presidenta Cristina Fernández criticó al empresariado por buscar mayor rentabilidad aumentando los precios, al tiempo que los instó a abandonar los manejos especulativos y la fuga de capitales, y a invertir en el país.
A su vez, llamó a los argentinos a ser guardianes del Acuerdo de Precios Cuidados, alcanzado entre el Ejecutivo y las cadenas de mercados y sus abastecedores, que abarca 193 productos desde alimentos, cosméticos y artículos de limpieza hasta bebidas.
“Es hora de que todos los sectores asuman la responsabilidad que le corresponde para que las cosas sigan funcionando”, reclamó Cristina.
En el acto en el salón Mujeres del Bicentenario, en el cual anunció un sustancial aumento en las pensiones de jubilados y la ayuda escolar anual, la mandataria advirtió que el Gobierno no permitirá que “le sigan saqueando el bolsillo a los argentinos”.
Por otro lado, la asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco) demando este martes una sanción para un supermercado Carrefour en la localidad bonaerense de Glew, tras comprobar una diferencia de precios de hasta casi el 40 por ciento entre el que figura en los estantes y el que se cobra en las cajas.
El presidente de Deuco, Pedro Busetti, censuró que se trata de una práctica bastante habitual que llevan adelante grandes cadenas de supermercados, según reportó MinutoUno.
Busetti señaló que relevamientos propios de esa ONG muestran que los consumidores pueden llegar a pagar hasta 20 por ciento más por el total de su compra.

Comentarios con Facebook