Congreso Popular: iniciativa ciudadana contra reformas en México

Primera-Congreso-Popular-Monumento-Revolucion_MILIMA20140205_0271_8
Martha Andrés Román

Una convocatoria emitida por intelectuales y artistas mexicanos devino Congreso Popular en el que más de dos mil 600 personas revocaron de manera simbólica la reforma en materia energética.
A través de Internet, casi un centenar de activistas, artistas, intelectuales, académicos y periodistas de la nación azteca lanzaron el llamado para realizar el acto el 5 de febrero último, en el marco del aniversario 97 de la Constitución del país azteca.
Durante los cinco días que duró la invitación para inscribirse en el Congreso, se registraron dos mil 652 personas, las cuales fueron aceptadas como representantes populares para participar en la Sesión de Instalación.
Firmada por reconocidas personalidades como los escritores Elena Poniatowska y Javier Sicilia, y los académicos John Ackerman y Enrique Dussel, la convocatoria expresó que el pueblo ya no cree más en partidos, medios de comunicación, instituciones fallidas ni en los mismos políticos de siempre.
La clase política ha traicionado al pueblo, se violan cotidianamente los derechos enarbolados por la Constitución de 1917, la mal llamada transición democrática no cumplió con el mandato ciudadano para acabar con la corrupción, violencia, pobreza, mentira y el abuso de poder, señalaron en su exposición de motivos.
Con esas ideas, y con el aludido objetivo de darle voz a los mexicanos opuestos a las reformas aprobadas por el Legislativo en 2013, casi tres mil personas, entre congresistas y observadores, se dieron cita en el capitalino Monumento a la Revolución para elaborar además un plan de resistencia civil.
Ante carteles con frases como El petróleo es nuestro, los legisladores populares tomaron protesta de sus cargos simbólicos.
En declaraciones a Prensa Latina, el periodista Virgilio Caballero señaló que esta actividad surgió en medio del ambiente de rebelión social existente en el país, donde agrupaciones y diferentes sectores civiles muestran su descontento con la situación actual.
De algún modo aquí reunimos a todas esas formas de protesta, y nuestro objetivo es echar para atrás la entrega que están haciendo de México a Estados Unidos con el pretexto de que las empresas petroleras puedan hacer negocios, expresó.
El problema de México, apuntó al abrir la primera sesión de la cita, es la unción al vecino norteño, demostrada en una reforma energética que es el gran negocio de las empresas transnacionales porque les abre las puertas del país.
Por eso condenó la medida aprobada en diciembre pasado, la cual, añadió, modifica los artículos 25, 27 y 28 constitucionales para permitir, por primera vez desde 1938, la inversión del sector privado mexicano y extranjero en la industria de los hidrocarburos.
El dirigente sindicalista Minervino Morán, uno de los promotores de la acción ciudadana, consideró que esta es una alternativa histórica al Legislativo burgués, cuando un puñado de ricos mexicanos y extranjeros han desmantelado y violado con su complicidad los derechos de los nacionales y la soberanía.
Por su parte, la cantante y actriz Hebe Rosell manifestó a Prensa Latina que esta es una oportunidad de concretar el entusiasmo, la capacidad estratégica y la concientización, pues millones de personas están clamando por ser escuchadas.
Ya tenemos miles de delegados y queremos seguir ampliando el Congreso, que se convierta en un punto de encuentro encaminado a discutir temas importantes y proponer tácticas para modificar las leyes y los acuerdos políticos que no tienen nada que ver con la dignidad, agregó.
Durante la jornada de debate y análisis de la situación nacional, las personas inscritas como representantes populares aprobaron un decreto por el que se derogaron de manera simbólica las modificaciones y adiciones constitucionales en materia de energía.
“Estamos inconformes con ser gobernados por el Consejo Rector del Pacto por México, que ha significado la suplantación del sistema representativo a través de una elite que decide el rumbo del país sin haber sido electa y cuyas discusiones se realizan a puerta cerrada”, se manifestó en el texto avalado.
Nuestra inconformidad con esta forma de gobernar, agregó el documento, así como con la aprobación ilegal de la reforma, nos lleva a revocarla en base a lo establecido por el artículo 39 de la carta magna que señala que “la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo”.
Para el académico Massimo Modonesi, detrás de las mal llamadas reformas se proyecta una radical redistribución de las riquezas en sentido regresivo, un intento de llevar a cabo impunemente una ulterior operación de concentración de dinero y capital en manos de unos pocos nacionales y extranjeros.
Advirtió sobre la existencia de una ofensiva de carácter clasista, con claros fines de enriquecimiento y la consiguiente profundización de la estructura desigual de la sociedad mexicana.
En ese contexto, añadió, este Congreso en una propuesta reveladora y provocadora, porque pone en evidencia la ruptura de todo vínculo de representación entre las instituciones formalmente democráticas y la democracia como forma de contrapeso, destinada a contener los poderes fácticos.
Durante el primer encuentro de los congresistas populares, se anunció la realización de una gran movilización para el próximo 18 de marzo, fecha del 76 aniversario de la expropiación petrolera realizada por el expresidente Lázaro Cárdenas.
Con ese objetivo, el periodista Epigmenio Ibarra señaló la importancia de unir a organizaciones sociales y figuras como el líder moral del Partido de la Revolución Democrática, Cuauhtémoc Cárdenas, y el fundador del Movimiento Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador.
Ese mismo día, en el Zócalo capitalino, deberá realizarse una nueva sesión del órgano popular.
Pero la propuesta no se quedó solo en el marco de las actividades del 5 de febrero, sino que en las redes sociales se continúo realizando ese  gran movimiento.
En los días siguientes al Congreso, se leyeron en Twitter entradas como: Tomemos el país en nuestras manos!; Oportunidad para la sana discusión abierta, y en específico del #CongresoPopular.

Comentarios con Facebook