Se puede hacer arte en la televisión: Hagai Levi

Young Boy Watching Television
“Existe un falso juicio de que en la televisión no se puede hacer el arte como se hace en la literatura o el cine, es muy importante que haya arte en ese medio y que más gente crea que eso sí posible” expresó Hagai Levi, creador de la serie En terapia.
En clase magistral impartida en la Cineteca Nacional, durante el Taller de escritura de series dramatizadas para televisión, organizado por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), el productor israelí habló sobre el origen de la serie que ha sido adaptada en 17 países, su estructura, guion y realización cuya adaptación más conocida es En terapia (In treatment) de HBO.
Señaló que países en donde hay una tradición cinematográfica es mal visto trabajar para la televisión, pero en su país natal, Israel, dado que no hay una industria tan fuerte del cine, entonces los actores, escritores y directores fluctúan entre trabajar en ambos medios audivisuales, pero cree que el 99 por ciento de entretenimiento televisivo “es un poco estúpido”.
Apuntó que al igual que en México en Israel hay mucha presencia de los programas denominados telenovelas. “Hace como 15 o 12 años se lanzó un canal de televisión con formatos que venían de México, Colombia, Argentina. Acá se decidió hacer nuestro canal que presentaba programas baratos y tontos, estuve como productor y asesor y en un principio fue difícil hacerlo porque ningún actor decente quería hacer telenovelas, trabajamos con actores b y c y tuvo gran éxito. Más adelante este género progresó y se convirtió en algo exitoso; es una forma de ganarse la vida, pues las series dramáticas presentan 10 episodios por temporada”.
El director de Sipurim ktzarim al ahava (Short stories about love, de 1997) confesó que es difícil vivir sólo de series, que antes de En terapia tenía una vida muy estresante, pues no es fácil ser director o escritor en televisión.
“Es importante ser consciente de cómo uno se gana la vida y representar el arte de cada quien, cuando se sabe que se hace un producto no muy bueno para vivir está bien, pero cuando se cree que la porquería es buena, ahí hay un problema”, expuso en la Sala 1 de la Cineteca Nacional.
En su presentación, dijo que la parte favorita de su trabajo es la investigación y el hecho de que En terapia fuera adaptada en varios países no fue algo que esperara sino que simplemente sucedió.
“Muchos realizadores trabajan en las series esperando que los estadunidenses las compren y eso no es bueno necesariamente, pues uno no puede vivir de hacer series dramatizadas”. Abundó en que las televisoras piensan de manera comercial y sólo buscan programas que puedan vender fácil, lo que en su opinión puede provocar una televisión muy estadunidense o internacional.
Hagai Levi expuso que con En terapia descubrió del poder de la trama diaria. “Recuerdo que les hablaba a mis hermanas y una de ellas me dijo ‘no vengas porque estamos viendo tu serie’, es como si se volviera parte de tu horario diario, es una buena manera de entrar en la vida de alguien. El programa fue barato y se adecuó a nuestra economía pero no tuvo por qué ser tonto”.
Sobre los objetivos de la serie, indicó, estuvo el mostrar una terapia real, qué pasa en la mente de un terapeuta. “Lo importante es la relación en el cuarto entre el paciente y el terapeuta no los traumas pasados, en un espacio pequeño se presenta una estructura dramática, giros y la historia se desarrolla”.
Apuntó que no sólo buscó usarla como un medio para contar una historia, y aseguró que se puede hacer arte en la televisión.
Sobre el papel del escritor, afirmó que buscó una voz específica y que además reescribió el guion, ya que no era suficiente tener gente que escribiera los diálogos. “Parte de mi trabajo fue tomar al terapeuta y mejorarlo, los escritores se identificaban con el paciente y le ponían mejores diálogos que al terapeuta”.
Sobre las adaptaciones en otros países, señaló: “un viaje muy interesante” fue por ejemplo en Rusia. “Cuando empecé a trabajar con ellos me dieron un papel que decía que querían que el terapeuta fuera mujer, pues no era una profesión para hombres y los personajes se conectaban al terapeuta, sus pacientes era el ex amante, el vecino, la sobrina. Les dije que era raro e iba contra las reglas éticas de un psicólogo, pero me decían que en Rusia uno no iba con un extraño a contar sus secretos que era peligroso, para mí es al revés.
“Fue un proceso interesante para encontrar el equivalente local de los personajes, hay que encontrar el drama o problema del país, pero también hay que darle una historia y que se adapte a cada cultura”.
Sobre la versión estadunidense, comentó que en vez de adaptación fue readaptación. “Les dije hagan lo propio, háganlo estadunidense, querían ser rápidos para lograr el programa, el proceso de escritura, ver la adaptación no fue difícil pero ya no era mi serie, trataba de ver que la gente encargada realmente cambiara la serie e inclusive la mejoraran”.
Al comparar el trabajo en Estados Unidos y en Israel, mencionó que en su país le lleva entre tres y cuatro años realizar sus nuevos proyectos, pero que en Estados Unidos tiene que hacerlo en dos meses.
“En Estados Unidos tienen mucho dinero pero menos libertad en la creatividad, porque hay mucha gente involucrada. En Europa hay menos presupuesto por eso hice En terapia, porque realmente no se necesitó tantos recursos”.
Puntualizó en que En terapia fue una serie basada en la vida, en la que no hay mentiras ni traiciones. “No puedes mentirle al terapeuta, ambos quieren ser sanados y eso hasta cierto punto puede ser doloroso”, en opinión del director parte de su éxito fue la honestidad pues los personajes decía la verdad en sus sesiones.
Al público reunido en la sala 1 de la Cineteca Nacional, Hagai Levi señaló que el realizador no debe buscar el éxito de una serie sino seguir su corazón, hacer las cosas bien, de calidad. Pensar la televisión desde el arte y no desde el negocio.
Be’Tipul (En terapia) es una serie sobre la vida personal y profesional de un psicólogo y la de los pacientes. La serie fue comprada por 17 países para su adaptación como Argentina, Japón, Holanda, Serbia, Eslovaquia, Estados Unidos y Rusia.

Hagai Levi comenzó su carrera en el cine, escribió, dirigió y co- produjo la película Sheleg B’Ogust (August snow,1993). Ha participado en varias series dramáticas como productor, escritor y director, como 101 (2000), Bchora (2002). Trabajó como productor para documentales, uno de ellos It kinda scares me (2001), ganador del premio a mejor documental en el Festival Internacional de Cine de Hafai, en los Óscares israelís y en el Festival Internacional de Cine de Melbourne, entre otros. Creó la serie The affair (2013) para la televisora estadunidense Showtime, la cual saldrá al aire este otoño de 2014.

Comentarios con Facebook