LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Chile evalúa entre querellas su salida del pacto de Bogotá

humala-pinera-dialogando-reuters_112318-L0x0

Santiago de Chile, 10 feb (PL) Tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre el diferendo marítimo con Perú y la demanda interpuesta por Bolivia, Chile estudia una eventual salida del Pacto de Bogotá, que somete a la jurisdicción de ese tribunal europeo.

Así lo señaló en entrevista con la televisora estatal TVN el propio presidente chileno, Sebastián Piñera, quien habría dialogado al respecto con la mandataria electa, Michelle Bachelet.

El Pacto de Bogotá, suscrito en 1948, obliga a los firmantes resolver sus controversias por la vía pacífica y con competencia de la corte con sede en La Haya (Países Bajos).

Las palabras del gobernante -quien se encuentra desde el viernes pasado en Cartagena, Colombia, para participar en la VIII Cumbre de la Alianza del Pacífico- llegan en medio del cruce de declaraciones entre su gobierno y el de Bolivia.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, afirmó que Bolivia -que reclama su salida al mar (400 kilómetros de costas) perdida en la Guerra del Pacífico (1879-1883)- está abierta al diálogo bilateral, pero que en todo caso es el país agredido, ofendido.

Asimismo, el canciller chileno, Alfredo Moreno, y su par boliviano, David Choquehuanca, sostuvieron el viernes pasado un diálogo a distancia en el que cada quien responsabilizó al otro gobierno de cerrar las puertas a las pláticas sobre este tema.

Por otro lado, la Corte zanjó el pasado 27 de enero la controversia en torno a los límites marítimos entre Chile y Perú, país al que se otorgaron unos 50 mil kilómetros cuadrados de mar, incluidos unos 21 mil controlados por Santiago.

La Haya determinó -por 15 votos contra uno- un término marítimo que parte del llamado Hito Uno y se extiende sobre el paralelo definido por este hasta las 80 millas mar adentro, desde ese punto, se definió una línea equidistante hacia el suroeste que llega hasta las 200 millas.

De acuerdo ambos gobiernos en el acatamiento del dictamen, la semana pasada se reunieron en esta capital sus cancilleres y titulares de Defensa para ajustar el cronograma de implementación del fallo.

Sin embargo, una nueva controversia territorial -aunque menos significativa en términos de extensión- ocupa la atención de políticos y prensa de los dos países: el dominio sobre el denominado triángulo terrestre, una pequeña porción de tierra (unos 38 mil metros cuadrados) fronteriza sobre la cual no se pronunció La Haya.

Al respecto, Piñera reafirmó este lunes que el triángulo terrestre es chileno, lo cual habría sostenido en una nota de protesta enviada a Lima.

“Yo estoy convencido de que el triángulo terrestre es chileno por dos razones: en primer lugar porque el Tratado de 1929 y las actas de 1930, y los actos y hechos del año 1968-69 así lo determinaron”, aseveró el dignatario.

Para Piñera, “en lo que siempre hemos coincidido (ambas naciones) es que la frontera terrestre comienza en el mismo punto en que comienza la frontera marítima, y el fallo de La Haya fue clarísimo al establecer que (…) comienza en el Hito Uno y, por tanto, también la frontera terrestre, y eso refuerza enormemente la posición chilena”.

En cambio, la ministra limeña de Relaciones Exteriores, Eda Rivas, estableció hace una semana la “clara posición” de su gobierno en cuanto a que “se trata de territorio peruano conforme al Tratado de 1929 y a la Comisión Mixta de 1929 y 1930, que fijó el Punto Concordia como el punto final de la frontera terrestre”.

Comentarios con Facebook