Desafío

RAFA LORET

*Muerte del Amparo

*El INE de Carrera

*Primero en “Lista”

Existe una antigua disputa, amigable pero enérgica, entre Yucatán y Jalisco acerca de quien fue el verdadero “padre” del Juicio de Amparo: los yucatecos, a quienes me sumo, insisten en la figura de Don Manuel Cresencio Rejón, cuyo nombre lleva el aeropuerto de Mérida, y quien se adelantó a su tiempo para hacer emerger la legislación más efectiva para defender a la ciudadanía de los constantes abusos de poder; pese a ello, los jaliscienses señalan a Don Mariano Otero y Mestas como fundacional en el renglón que tanto ha librado de los inocentes del acoso del autoritarismo disfrazado bajo el cual vivimos. Sea uno y otro, sin duda alguna deben estar inquietos dentro de la asfixia de sus tumbas, envueltos en la oscuridad que es hija de la impotencia, el peor estado para los seres vivos y también para los muertos. (Por cierto, por una decisión fruto de su incultura, la ex gobernadora yucateca Ivonne Ortega Pacheco ordenó situar el monumento en honor a Cresencio Rejón fuera del edificio central del capo aéreo meridano y no en el nicho original en donde fueron colocados emblemas publicitarios; la nueva ola de la modernidad estúpida).

Hoy nos hemos quedado desamparados ante las decisiones del poder público. Por principio de cuentas, los jueces –quienes, se supone, conforman un poder autónomo del Legislativo y el Ejecutivo-, se niegan a permitir la marea inmensa de peticiones de amparo contra la torpe reforma fiscal apoyada por el Congreso siguiendo el “camino” amarillo” del mago de Oz-peña o el de Wickeds, el musical que triunfa en el Teatro Slim, perdón Telmex, a un lado del espléndido Museo Soumaya. (Al parecer, en los años recientes, la actividad cultural del Grupo Carso rebasa, y con mucho, a las promociones gubernamentales mientras los funcionarios optan por sumarse a las de la iniciativa privada con no poco cinismo o hacerse presente en los muchos funerales que van llenando los calendarios sin remedio).

El tsunami de amparos ha dejado al poder Judicial en el mayor de los desamparos, arrastrado por las aguas negras de las complicidades y las líneas superiores incluso para defender a la ciudadanía con los instrumentos que la sabiduría de Rejón y Otero legaron a nuestra sociedad como los mejores instrumentos de la razón para atajar a las satrapías siempre presentes en nuestra larga y lacerante historia patria. No saben responder y, por ende, prefieren tratar de soportar en sus camarotes, con los estipendios más altos del sector público, antes de enfrentarse a las razones de los contribuyentes indignados, ahora sí, por una excesiva tributación que no se justifica de ningún modo, mucho menos cuando anhelamos el desarrollo y sólo observamos que el dominio de nuestra economía –es terrible decirlo- depende en gran medida del narcotráfico, la actividad más abominable de nuestros días.

Por supuesto, argumentos sobran. El principal es el descrédito de una administración pública que heredó una catástrofe y la empeoró, lo que parecía imposible. Todavía en 2008, antes de la crisis recesiva mundial, se nos dijo que a México sólo le daría un “catarrito” –la frase fue del voluminoso Agustín Carstens Carstens, entonces secretario de Hacienda-, dada la solidez de nuestras reservas internacionales y del buen derrotero en cuanto al pago de la deuda externa del país. Incluso, en el quinto año de gobierno de vicente fox comenzó a circular el rumor de que podría pagarse ésta con parte de las reservas y librar de esta manera al país del tormento; además, ello podría acarrearle simpatías adicionales al PAN en la campaña presidencial y estratégicamente era viable mediando algunos movimientos financieros que posibilitaran disponer de los dólares ahorrados para este fin superior. No se hizo, claro, porque lo desestimó el mencionado Carstens, ex funcionario del FMI, en donde fue director ejecutivo bajo las órdenes del español Rodrigo Ratto y Figaredo ahora visto como un ratón o una rata tras la quiebra de su administrada BANKIA en Madrid. Un desastre tras otro en sendos litorales del Atlántico.

A nadie le gusta pagar impuestos; mucho menos si no se sabe el destino de lo erogado y se mantiene la firme creencia sobre la corrupción de los cuadros públicos y de cuantos especulan, con la complicidad de quienes forman parte de la clase política, a diestra y siniestra con información privilegiada obviamente ofrecida desde las más altas esferas del gobierno. Y la repulsa es peor cuando se ha descuidado el verdadero factor de la riqueza: no los papeles bursátiles ni los movimientos de la Bolsa sino la productividad, precisamente ésta, la que hace rendir al campo y la industria sin ceder derechos a inversionistas voraces de fuera. Además, ¿cómo pueden imponerse las tasas mayores del mundo a una nación que ha ido a la baja, paulatinamente, en cuanto a su poder adquisitivo. De verdad, no tiene sentido alguno y tal resulta muy revelador de la pobreza, cultural y política, insisto, de quienes hoy dirigen la economía del país comenzando, por supuesto, con el “presidenciable” Luis Videgaray Caso y el doctor Carstens a la cabeza.

Lo segundo es que buena parte de los mexicanos, además, deben pagar “cuotas” al crimen organizado para intentar preservar la seguridad propia y la de sus familias. Esto fue lo que, en realidad, dio origen a los grupos comunitarios de “autodefensa” ante la evidente inmovilización del gobierno y el avance frenético de los criminales. Ahora es Michoacán; por desgracia, el efecto marabunta –no cucaracha-, se extiende ya por diversas entidades del país rompiendo las líneas formales del ejército. Esta es la dolorosa realidad.

Estoy cierto que con menos asfixia, y sin terrorismo fiscal de por medio, se alcanzarían metas mejores en cuanto a la recaudación. La presión insana y desbordada no genera sino rencores que crispan a la sociedad; la tolerancia y la justeza en cuanto a los cobros de tributos, amplían la confianza y da mejores frutos. Así ha sido siempre en las naciones en crisis; no entendemos, por tanto, a los economistas cuyas vozarrones indican la senda contraria.

Debate

Hemos dicho que el Instituto Federal Electoral se fundó en 1990, menos de dos años después de la asunción fraudulenta de carlos salinas a la Presidencia, como una de sus estrategias –la otra fue la creación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos-, para tratar de obtener la legitimidad no alcanzan en las urnas. Así se dio fin al vergonzoso capítulo en el que el presidente del Consejo Nacional Electoral, quien fungía como secretario de Gobernación, el execrable manuel bartlett –ahora adalid de la izquierda a la que persiguió brutalmente-, con gesto agotado, en funciones de un histrionismo estudiado de la A a la Z, anunció que “el sistema” se había caído; luego aclaró que se refería al de cómputo que se estrenaba con nefastos resultados contra la democracia.

Con un precedente así es natural que el supuesto fin de éste –en realidad sólo se trata de un cambio de siglas al estilo del PRI que antes fue PRM y PNR-, se convierta en un festín de lobos dispuestos a almorzarse las huellas terribles de los excesos antidemocráticos, sobre todo en lo referente a los comicios de 2006 y 2012… sin olvidarnos de los de 1994, cuando los votos del miedo se impusieron tras el magnicidio de Colosio, y 2000, al ganar la derecha sin impugnaciones severas pero con graves dudas sobre los procedimientos ordenados desde Los Pinos por el simulador ernesto zedillo. Su historial no es nada convincente no afortunado.

Para colmo, las actuaciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal –llamado TRIFE- llegaron a lo más bajo de los pantanos de la desvergüenza con el célebre laudo con el que se justificó la usurpación de calderón en 2006 bajo las órdenes del entonces presidente magistrado, Leonel Castillo González, bajo el falaz argumento de que las evidentes intromisiones del entonces presidente fox y sus empresarios cómplices ¡no fueron “determinantes” para definir los resultados!… a pesar de que el margen entre el primero y el segundo lugares fue apenas de menos de medio punto porcentual. Una diferencia nimia para un escándalo mayor. Nos quedamos, los ciudadanos todos –tanto los que votaron por el PRD como quienes lo hicieron por otras opciones-, en total estado de indefensión porque la ley indica que las decisiones del TRIFE son “inatacables”, esto es como la discutible “infalibilidad” del Papa en cuestiones de fe y dogma.

En este punto, agotó la derecha la falsa imagen de impulsora de la democracia y se convirtió en el eslabón más podrido del sistema en cuanto al engaño múltiple contra los mexicanos que, poco a poco, fueron convenciéndose de la ilegalidad de aquellas elecciones contaminadas desde mucho antes de emitirse los sufragios, precisamente cuando, en los montados laboratorios electorales, se admitieron los sufragios de quienes, en ausencia, dejaron sus credenciales para que sus mujeres vendieran sus votos. Lo presenciamos en vivo; nos consta.

¿De verdad vale la pena tanto alboroto cuando los beneficiarios directos serán sólo los legisladores con aspiraciones reeleccionistas que abren las puertas para que gobernadores y el presidente en funciones aspiren, en dos años cuando más, a lo mismo? Con ello se pondría punto final a cien años de intentos fallidos en pro de la justicia social que devino en los caudillajes posrevolucionarios, primero, y en el presidencialismo asfixiante, autoritario, después. Nada ha podido cambiar.

La Anécdota

Cuando Emilio Chauyffet Chemor deambulaba por la preparatoria en donde estudió –el Centro Universitario México, de los hermanos Maristas- se ganó el mote de “la daga” por sus similitudes con los puñales sólo que en árabe. Desde entonces, escaló cargos casi a la par con otro elemento notable, en cuanto a resistencia, del sistema, el yucateco emilio gamboa, uno de los mencionados como clientes del gran pederasta de Cancún, Jean Succar Kuri. Hay testimonios irrefutables.

¿Y quién creen que fue el primero de los presidentes del IFE, avalado por carlos salinas? Precisamente Chuayffet quien luego saltaría al gobierno del Estado de México y a la Secretaría de Gobernación, por servicios confidenciales a la máxima autoridad y para dejar muy en claro la “autonomía” del Instituto. ¡Por favor!

– – – – – – – – – – – – – – – – – – –

WEB: www.rafael-loretdemola.mx

E-MAIL: loretdemola.rafael@yahoocom

LAS COMPLICIDADES NO PUEDEN OCULTARSE POR SIEMPRE. POR ESTA RAZÓN TAN SIMPLE, EL GRUPO MEXIQUENSE NO ESCONDE LA FE DE SU PARROQUIA DENTRO DE LAS POSICIONES CLAVES DENTRO DEL GABINETE PRESIDENCIAL. Y A VECES SE OLVIDAN ESTOS FUNCIONARIOS QUE TIENEN POR TAREA GOBERNAR AL PAÍS Y NO SÓLO A UNA ENTIDAD FEDERATIVA QUE YA TIENE A SUS PROPIAS AUTORIDADES. PARA ESO DEBE SERVIRNOS LA MEMORIA HISTÓRICA: PARA SUPERAR LA AMNESIA COLECTIVA QUE, SIN DUDA, CARCOME HASTA EL FONDO LA CONCIENCIA DE LOS MEXICANOS.

Comentarios con Facebook