LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

En poder de Fiscalía colombiana viedeo con prueba de espionaje

Bogotá, 11 feb (PL) La fiscalía colombiana tiene en su poder un video en el que aparece un militar destruyendo evidencias de las operaciones ilícitas de inteligencia en la base Andrómeda, oculta en el restorán bogotano Buggly, reveló hoy la emisora radial FM.

El material, de unos 56 minutos de duración, muestra a un uniformado escondido en el cuarto secreto bajo una puerta falsa (la “sala gris” identificada por la policía judicial durante el allanamiento del sitio a fines de enero) quien, al advertir la presencia de los investigadores, rompe discos duros, destruye memorias usb y borra archivos de las computadoras.

En esa sala estaba instalado una especie de circuito televisivo cerrado que registraba todo lo que ocurría, mientras los televisores ubicados a su alrededor recibían la señal de las seis cámaras distribuidas en la fachada de Buggly, el restorán bogotano que servía de fachada a Andrómeda.

Tal dispositivo permitió al agente detectado seguir el allanamiento de la fiscalía y obrar en consecuencia. La emisora también señaló que ese órgano judicial logró confiscar 26 de las 28 computadoras utilizados. Según agentes del Cuerpo Técnico de Investigación, consultados por la FM, el video es la primera prueba de que los supuestos militares que operaban en Andrómeda eliminaron y destruyeron evidencias de las interceptaciones destapadas el pasado 3 de febrero por la revista Semana.

De acuerdo con esa revista, el presunto espionaje ilícito estaba dirigido al menos a tres de los miembros del equipo gubernamental en los diálogos de paz con la guerrilla de las FARC-EP en La Habana, así como a líderes de izquierda.

La víspera la cadena Univisión reveló, asimismo, que todos los periodistas nacionales y extranjeros que cubrían el proceso de paz fueron espiados y citó como fuente la investigación llevada a cabo por el reportero colombiano Ricardo Reyes y el venezolano Casto Ocando.

La indagación realizada por ambos arrojó la interceptación de dos mil 638 correos electrónicos infiltrados a periodistas colombianos y extranjeros, a los que esa televisora tuvo acceso exclusivo.

El espionaje incluyó “comunicaciones entre Hermes Aguilar y Bernardo Salcedo -portavoces de las FARC-EP en Cuba- con periodistas de agencias de noticias internacionales como AP, Reuters, Notimex, Prensa Latina, Efe, DPA y AFP”.

De igual modo fueron infiltrados correos de reporteros colombianos del diario El Tiempo y la emisora Caracol Radio, y de medios europeos como Televisión Española, el diario vasco GARA, los holandeses RTL y Telgraaf, y los alemanes Suddeutschen Zeitung y Junge Welt.

Comentarios con Facebook