México se robó el show en la Serie del Caribe

beisbol-caribe-img_52f463808ab00
Por Yasiel Cancio Vilar

La Habana (PL).- La Serie del Caribe de béisbol de 2014 ya es historia. Con un sinfín de acuarelas se salpicó isla Margarita, magnífica sede: desde la segunda coronación consecutiva de un equipo de México hasta la enorme expectación creada por el retorno de Cuba, luego de más de cinco décadas de alejamiento.
Contra la inmensa mayoría de los pronósticos se consumó el segundo título en línea para el equipo representativo de la Liga Mexicana, cuando los Naranjeros de Hermosillo superaron en la final 7-1 a los Indios de Mayagüez, de Puerto Rico, en el estadio Nueva Esparta.
Veníamos con un equipo para retener el título y lo hicimos, gracias a la entrega de todos los jugadores, ellos no vinieron a pasear, declaró Matías Carrillo, manager de los Naranjeros, que recogieron el legado de los Yaquis de Obregón, titulares en 2011 y 2013.
El timonel de la escuadra azteca advirtió además que “hace ya varios años que venimos cosechando triunfos en la Serie del Caribe y con tres coronas en cuatro años ya tendrán que tomarnos muy en serio para próximos eventos”.
Con este resultado, el seleccionado de Hermosillo archivó su segundo cetro en estas lides, tras el conquistado en Santo Domingo-1976, bajo la égida de Benjamín Reyes, lo que en su momento significó el primer entorchado de un equipo mexicano en estas lides.
Para México el de isla Margarita representó su octavo título en Series del Caribe, y de paso el país de los aztecas se situó en el tercer lugar del medallero histórico, con ocho cetros, solo superado por República Dominicana (19) y Puerto Rico (14), y por delante de Venezuela (7), Cuba (7) y Panamá (1).
Esta vez, los mexicanos exhibieron gran solidez en todos los órdenes de juego en la fase clasificatoria, antes de vencer inobjetablemente a República Dominicana en la semifinal, y a Puerto Rico en el duelo por el título, y así, de alguna manera, ratificarse como potencia emergente y enterrar aún más el cartel de cenicienta que cargaron durante décadas.
En total, los Naranjeros incluyeron a cinco jugadores en el Equipo Todos Estrellas, además de acaparar el premio de Jugador Más Valioso, encarnado en la figura del patrullero central estadounidense Chris Roberson.
Esta es la mejor de las cinco Series del Caribe que he jugado. Antes de llegar me dije que quería algo grande y tuve suerte, manifestó el jardinero de 34 años, con experiencia en Grandes Ligas.
Además de Roberson también integraron el equipo ideal del torneo sus compañeros Sebastián Valle (C), Yunesky Sánchez (3B) Jon Webber (Jardinero) y Juan Delgadillo (Pitcher derecho).
Las restantes plazas quedaron el poder de los venezolanos Alberto Callaspo (2B) y Elvis Araujo (Pitcher zurdo), los dominicanos Héctor Gómez (SS) y Ronny Paulino (BD), el puertorriqueño Tyler Herron (Relevista), y los cubanos Yuniet Flores (Jardinero) y Ramón Lunar (1B), este último líder de los bateadores, con .438.

CUBA REGRESÔ Y… ÂíDECEPCIONÔ!

Los anaranjados de Villa Clara firmaron la peor actuación de un club cubano en la historia de las Series del Caribe, al quedar en la última posición, con apenas un triunfo y tres fracasos, amén de haber exhibido una pobreza alarmante en todos los sentidos.
Su lamentable performance en isla Margarita destapó una severa tormenta de críticas de toda la prensa especializada -dentro y fuera de la Isla-, la mayoría enfocadas en la urgente necesidad de realizar cambios radicales para elevar el nivel de la pelota cubana.
Durante sus 12 participaciones previas los clubes de la mayor de las Antillas nunca quedaron fuera del podio de premiaciones, además de haberse coronado en siete ocasiones, todas entre 1949 y 1960, año en que se proscribió el deporte profesional en la Isla.
Desde ya la alta dirección del béisbol en Cuba medita cómo mejorar la imagen y para ello estudia la posibilidad de reforzar al campeón nacional con la mayoría de los mejores peloteros del país para venideras citas.
Entretanto, la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe hizo pública recientemente la sede de la próxima edición de la Serie del Caribe: el estadio Hiram Bithorn de San Juan, Puerto Rico, la isla del encanto.
Esperamos montar un espectáculo de calidad y desde hace meses nuestra gerencia de operaciones del Comité Organizador está trabajando para lograrlo, adelantó Héctor Rivera, presidente de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, de Puerto Rico.

Comentarios con Facebook