Obama, Peña Nieto y Stephen Harper se reunirán en Toluca

President-elect Enrique Pena Nieto of Mexico looks at U.S. President Barack Obama during their meeting at the Oval Office of the White House in Washington

PL

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, celebrarán hoy en la ciudad mexicana de Toluca la VII Cumbre de Líderes de Norteamérica.
De acuerdo con el canciller de la nación anfitriona, José Antonio Meade, uno de los puntos que se planteará en la mesa de diálogo de la cita es lograr que la región sea la más competitiva y dinámica del mundo.
Para el encuentro, que se realiza en el año del aniversario 20 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se buscará instaurar la competitividad y el desarrollo como ejes de los tres países, señaló el titular de Relaciones Exteriores.
Al decir de Meade, también se impulsará la movilidad educativa y los intercambios académicos dentro de la región, lo que fortalecerá el capital humano y contribuirá al entendimiento mutuo.
Pero legisladores mexicanos insisten en que asuntos como la migración, el consumo de drogas en Estados Unidos, el tráfico de armas, así como la inseguridad y violencia que se viven actualmente el país latinoamericano no podrán pasarse por alto en la Cumbre.
Por su parte, los analistas prevén que el encuentro estará centrado en temas comerciales y económicos, pues el rumbo de la agenda estará marcado por los acuerdos trasnacionales que permitan impulsar a la región.
En tanto, el Gobierno canadiense aseguró que una de sus prioridades durante la reunión de los mandatarios será el asunto energético, con el que buscará un nuevo lanzamiento de la economía del área.
De hecho, ese es uno de los aspectos que, según medios locales, tendrá más peso en la agenda, tras la aprobación en México de una reforma que por primera vez desde 1938 abre el sector de los hidrocarburos nacionales al capital privado.
Ante esa perspectiva, el Partido de la Revolución Democrática advirtió a Obama y a Harper que invertir en la industria energética de México constituye un riesgo, porque la entrada de la inversión privada a los hidrocarburos aún no es un hecho resuelto en el país.
Hoy vienen a celebrar estas reformas que significan la venta petrolera nacional, señaló la formación de izquierda, la cual recordó que están pendientes las leyes secundarias en la materia y una consulta popular encaminada a revertir la iniciativa.
Mientras grupos empresariales y políticos consideran positivo el saldo del TLCAN, organizaciones gremiales y civiles señalan los efectos negativos dejados por el mecanismo que se analizará hoy para amplios sectores de la población mexicana, entre ellos los campesinos y transportistas

Comentarios con Facebook