TIEMBLAN COLAS LARGAS

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Siempre que inicia algún proceso político electoral, casualmente surge un sin fín de causas y reclamos que fueron olvidados en algún tiempo, retomándose una vez que pasa la fiebre política para posteriormente volver a retomarlo.

Para muestra es más que suficiente el saqueo de las arcas públicas coahuilenses que hizo el tamaulipeco Javier Villarreal Hernández, junto con otros cercanos colaboradores, resultando ser traidores quienes fueron privilegiados con  el cargo gubernamental siendo cobijados de esa manera para gozar de un sueldo inmejorable y otras canonjías, para todavía  cometer abusos y tranzas con dinero de los coahuilenses y tráfico de influencias enriqueciéndose de manera ilícita.

Se acepte o niegue, pero es una verdad que seguirá siendo tema en Coahuila, el caso de Javier Villarreal, surgiendo de ahí leyendas urbanas, políticas y especulaciones al no saber de su paradero llegando al extremo de que se consideraba ya como minero abandonado tres metros bajo tierra en alguna parte de México.

También existieron rumores de que vivía en Tyler, Texas. Otros comentaban que no estaba en los EU, sino que se encontraba muy tranquilo viviendo en el municipio de Castaños, y por cuestiones de intereses de no moverle al chocolate, ahí va estar sin ser molestado a cambio de su silencio.

Mucho se dijo pero poco se sabía de Javier Villarreal, mejorando los trucos del gran “Houdini”, que ni siquiera las autoridades estadounidenses sabían dónde se encontraba y eso que se presume mucho de que los gringos tienen una logística de inteligencia secreta calificada como las mejores del mundo. Pero Javier Villarreal fue más inteligente que cualquiera logrando burlar ala DEA, FBI ola INTERPOL, dentro de territorio estadounidense.

La entrega voluntaria de Javier Villarreal Hernández, a las autoridades de Texas; ha sido considerado como la aplicación ala Teoríadela Generación Espontánea,  deja aún más dudas y muchos mensajes implicado al someterse al ser juzgado en tierras estadounidenses y no en coahuilenses.

Con tantos millones de pesos que se robó resulta inverosímil entregarse precisamente en tiempos electorales en Coahuila. Se especula si es algún mensaje político para que alguien no se acerque o bien, lo contrario, para que surgiera a la vista política de los priístas el que alguna vez prometió regresar por tener las manos limpias. Se presta muy bien para argumentar que ya existió un mal arreglo por eso su renuncia a su derecho de sostener una audiencia de detención, es decir, sin fianza y la petición de sumarse al programa de testigos protegidos estadounidenses.

Existen muchos mensajes en todo este asunto al tema de Javier Villarreal que de todas algo si deja ver muy claro: El miedo

El miedo a regresar a Coahuila para ser juzgado por las autoridades de la entidad o al temor de no llegar vivo para hacer sus declaraciones en un juicio pendiente y a un mayor miedo a quién.

Para la cantidad de dinero que se le acusa que desvió y aprovechó a su gusto en nombre del Gobierno del Estado para firmar préstamos bancarios y demás,  tenía más que suficiente como para vivir más de una vida sin preocupaciones de trabajar, jubilado en alguna parte remota de México y Estados Unidos en donde su paraíso hubiera sido eterno. ¿Quién renunciaría a tal cosa?. En el mundo empresarial siempre se ha comentado que “si vas a robar, roba lo suficiente como para vivir en otro país para el resto de la vida para que valga la pena.”

De un sentir de indignación y coraje de los coahuilenses en contra de Javier Villarreal Hernández, pasó a una gran sentimiento de lo inesperado, de las dudas, cuál será la línea a seguir, por qué en tiempos electorales, todo un misterio detrás de Javier Villarreal pero más que justicia la que se espera son los nombres.

Cuáles son los nombres de todos los implicados de hectáreas compradas en Arteaga, Nuevo León, Guadalajara, así como en Estados Unidos, particularmente en Texas y sabrá Dios cuantos otros lugares más. Si dentro de esa lista figura algún alcalde actualmente en nuestra entidad de quién se habla estar siempre encerrado en San Antonio de las Alazanas, del Municipio de Arteaga, Coahuila. El tiempo dirá qué tipo de arreglo existe y por lo pronto a temblar aquellos que tienen la cola más larga en tiempos electorales. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook