Jóvenes inmigrantes en Arizona, EE.UU., exigen reforma migratoria

1272754770686-migrantes

Washington, 21 feb (PL) Unos 500 jóvenes inmigrantes, en su mayoría indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos siendo niños, se reunirán este fin de semana en Phoenix, Arizona, para reclamar la aprobación de una ley de reforma migratoria.

La reunión es convocada por United We Dream (UWD), la más grande asociación nacional de jóvenes inmigrantes sin papeles, conocidos como “dreamers” (soñadores), destacó este viernes la página digital del diario californiano La Opinión.

Arizona es uno de los estados con una marcada hostilidad hacia las personas residentes de manera ilegal.

Desde 2010, la controvertida ley estatal SB1070 incidió en el incremento de las deportaciones de indocumentados, mientras ha favorecido la legalización del perfil racial para efectuar detenciones, amparadas en la simple sospecha por parte de las autoridades de ser un presunto emigrante sin papeles, de acuerdo con organizaciones civiles.

En medio del estancamiento que persiste en el Congreso federal respecto a la prometida reforma de las legislaciones migratorias, UWD busca enfocarse en detener las deportaciones y la separación de familias, señala el rotativo.

No vamos a dejar de luchar por un estatus para nuestros padres. Sabemos que las cosas están duras en el Congreso y que debemos presionar al presidente Barack Obama para que deje de separar a nuestras familias, aseguró María Fernanda Cabello, organizadora del evento.

Si el Congreso de Washington no se mueve, este “Congreso” de jóvenes activistas pretende hacerlo, desafiando incluso a las autoridades locales, manifestó.

Se prevé además que este sábado los activistas marchen desde frente al Capitolio del estado hasta el Centro de Detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), en el centro de Phoenix, capital del sureño estado.

En Estados Unidos cerca de 11,5 millones de ciudadanos aguardan por la reforma migratoria, entrampada en las agudas divergencias entre demócratas y republicanos del órgano legislativo federal.

Si bien en junio de 2013, el Senado federal aprobó una medida que avanza en el tema del otorgamiento de la ciudadanía, la mayoría republicana en la Cámara baja aboga por tratar el tema migratorio de manera fragmentada y sin posibilidades de optar por la naturalización.

Los del partido opositor presentaron recientemente varios principios para debatir una reforma y donde se mostraron favorables a legalizar a los indocumentados, pero entregarles la ciudadanía solo a los dreamers que sean estudiantes o miembros de las Fuerzas Armadas.

Aunque la iniciativa fue calificada como alentadora por parte de la Casa Blanca, Obama rechazó firmar una legislación que cree dos categorías diferentes de personas en el país.

Aún así, la actual administración demócrata deportó durante sus cinco años de gobierno a casi dos millones de personas indocumentadas, a un promedio anual de 400 mil personas, confirmó días atrás la ICE.

Comentarios con Facebook