Sociedad española pide a ETA mayor celeridad para el desarme

ETA-Gara-Espana

Madrid 1 mar (PL) La sociedad española recibió hoy con expresiones que mezclan la insatisfacción y el beneplácito el anuncio de la organización independentista vasca ETA de su compromiso de sellar sus arsenales.

El gobierno vasco estimó que el anuncio divulgado hoy en un comunicado apunta en la buena dirección, pero es insuficiente y pidió a ETA concluir cuanto antes su desarme de forma unilateral, sin condiciones y de manera irreversible.

El portavoz vasco, Josu Erkoreka, consideró el momento propicio para continuar hacia el fin ordenado y concertado de la organización que en octubre de 2011 anunció la renuncia a la violencia.

El PSE-EE (referente vasco del Partido Socialista Obrero Español) reclamó en nota de prensa la disolución de ETA pero advirtió que cualquier ataque u obstáculo a ese proceso puede condicionar su viabilidad.

Por su parte, el portavoz de Interior de Izquierda Unida, Ricardo Sixto, pidió a la agrupación que deje de poner excusas al desarme y al fin de la violencia y demandó al Gobierno español dar los pasos necesarios para hacer irreversible el proceso de paz.

El consejero de Interior del Gobierno de Navarra, Javier Morrás, reclamó asimismo la disolución de la organización y aunque estimó que el comunicado no es mala noticia llamó a cumplir con el desarme.

La secretaria general del gobernante Partido Popular, María Dolores Cospedal, mantuvo el tono duro contra ETA, a la cual pidió “que se deje ya de teatros y se disuelva de una vez”.

Con una posición más favorable la coalición vasca EH Bildu consideró el comunicado una ratificación de la decisión de dejar fuera de uso operativo sus arsenales y advirtió que un atáque al proceso puede condicionar su viabilidad.

Según el miembro de EH Bildu Julen Arzuaga el anuncio de ETA constituye “una declaración de voluntad y de responsabilidad en un sentido positivo, proactivo y constructivo.

En su comunicado la organización clandestina anunció que sellará sus arsenales en un proceso verificado por una comisión internacional -no reconocida por el Gobierno español- que verificará ese paso, el cual no incluye la entrega de las armas y explosivos.

Comentarios con Facebook