Caen los mercados en Rusia mientras Putin invade Crimea

putin
N22
Rusia sufrió el lunes el impacto financiero de su intervención militar en la vecina Ucrania, con el desplome de sus mercados y moneda, en momentos en que las fuerzas del presidente Vladimir Putin redoblan su presencia en la región ruso parlante de Crimea.
La bolsa de Moscú cayó un 10 por ciento y el banco central gastó 10 mil millones de dólares de sus reservas para apoyar al rublo debido al temor de los inversores por las crecientes tensiones con Occidente por la ex república soviética.
Ucrania dijo que Rusia estaba desplegando vehículos blindados en su lado de una estrecha franja de agua cerca de la región ucraniana de Crimea, después de que el presidente Vladimir Putin dijera que tenía derecho a invadir a su vecino para proteger los intereses y ciudadanos de su país.
En el terreno en Perevalnoye, a mitad de camino entre la capital de Crimea, Simferopol, y el Mar Negro, cientos de soldados rusos en camiones y vehículos armados -sin identificaciones nacionales en sus uniformes- rodearon dos complejos militares, convirtiendo a los efectivos ucranianos en virtuales prisioneros.
Ucrania convocó el domingo a los reservistas y Estados Unidos amenazó con aislar a Rusia económicamente después de que la acción de Putin provocó lo que el canciller británico llamó “la mayor crisis en Europa en el siglo XXI”.
Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea tenían previsto sostener conversaciones de emergencia sobre Ucrania el lunes, pero diplomáticos dijeron que no realizarían amenazas de sanciones como las de Estados Unidos sino que se enfocarían en esfuerzos diplomáticos para evitar una escalada.
La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) dijo que estaba tratando de convocar a un grupo de contacto internacional para desactivar la crisis, después de que Alemania dijera que la canciller Angela Merkel había convencido a Putin de que aceptara una iniciativa de ese tipo.
Suiza, que preside el cuerpo de seguridad paneuropeo, dijo que el grupo de contacto apoyaría a Ucrania durante su transición, coordinaría la ayuda y que incluso podría discutir acerca de enviar observadores para vigilar el respeto a los derechos de las minorías nacionales.
Caen los mercados
El banco central de Rusia elevó el tipo de interés clave en 1,5 puntos porcentuales luego de que el rublo cayó a su nivel más bajo de la historia contra el dólar.
El índice MICEX de las acciones en Moscú cayó un 10 por ciento a 1.294 puntos. Las acciones del monopolio de gas ruso Gazprom, que suministra gas a Europa a través de Ucrania, cayeron más de un 13 por ciento.
El jefe financiero de Gazprom advirtió el lunes a Ucrania que podría incrementar el precio del gas a Kiev a partir del mes próximo, acusándolo de pagar de forma irregular, pero dijo que el tránsito de gas hacia Europa era normal.
El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, jefe de un gobierno pro-occidental que tomó el poder cuando el ex presidente Viktor Yanukovich, un aliado de Rusia, huyó el 21 de febrero después de tres meses de protestas en su contra, dijo que Putin había declarado de hecho la guerra a su país.
Líderes occidentales han reaccionado con una serie de advertencias a Putin en contra de una acción armada, amenazando con consecuencias económicas y diplomáticas si Moscú avanzaba aún más, pero no estaban considerando una respuesta militar.
Un portavoz de la guardia de fronteras de Ucrania dijo el lunes que barcos rusos se habían estado movilizando en torno a la ciudad portuaria de Sebastopol, donde la flota rusa del Mar Negro tiene una base, y que las fuerzas rusas habían bloqueado los servicios de telefonía móvil en algunas partes de Crimea.
Añadió que el despliegue de vehículos blindados se estaba dando cerca de un puerto de transbordadores en el lado ruso de lo que se conoce como el estrecho de Kerch, de 4,5 kilómetros, que separa Crimea de Rusia.
“Hay vehículos blindados en el otro lado del estrecho. No podemos predecir si van a poner algún vehículo en el ferry”, dijo el portavoz por teléfono.
No hubo comentarios inmediatos por parte del Ministerio de Defensa ruso.
Ondean banderas rusas
Las fuerzas rusas ya han ocupado Crimea, una península aislada del mar Negro, sin derramamiento de sangre.
El domingo, las fuerzas rusas rodearon varios pequeños puestos militares ucranianos y exigieron a las tropas ucranianas que se desarmaran. Algunos se negaron, llevando a situaciones de tensión, aunque no se produjeron disparos.
Todos los ojos están ahora puestos en si Rusia da pasos militares en el este de Ucrania, que mayoritariamente habla ruso y donde manifestantes pro-Moscú han protestado y han izado banderas rusas en edificios públicos de varias ciudades en los últimos dos días.
Rusia ha realizado ejercicios militares con 150 mil efectivos a lo largo de la frontera terrestre, pero hasta ahora no han cruzado. Kiev dice que Moscú está orquestando las protestas para justificar una invasión más amplia.
El consejo de seguridad de Ucrania ordenó al estado mayor que pusiera de inmediato a todas las fuerzas armadas en máxima alerta. Sin embargo, el pequeño y mal equipado Ejército de Kiev no tiene opción ante el poderío
militar ruso.
El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, condenó a Rusia por lo que dijo era un “acto increíble de agresión” y amenazó con “repercusiones muy graves”.
Los países del Grupo de los Ocho y otras naciones están preparados “para ir hasta el final para aislar a Rusia” si Moscú toma las decisiones equivocadas en Ucrania, dijo Kerry al programa de la CBS “Face the Nation”.
“Están preparados para aislar a Rusia económicamente. El rublo ya está cayendo. Rusia tiene desafíos económicos grandes”, dijo Kerry y mencionó prohibiciones de visas, congelamiento de activos y aislamiento comercial como posibles medidas.
El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso dijo que las declaraciones de Kerry contenían amenazas contra su país y eran “inaceptables”.
Aunque la UE y la OTAN incrementaron la presión verbal contra Moscú, un portavoz alemán dijo que Merkel creía que no era demasiado tarde para resolver la crisis ucraniana por medios políticos, pese a las diferencias de opinión entre Putin y Occidente.

 

La líder alemana, que habla ruso fluidamente, ha mantenido largas conversaciones telefónicas con Putin, que habla alemán, desde que la crisis comenzó con protestas masivas en Kiev.

Comentarios con Facebook