Obama afirma que solo decisiones difíciles darán paz a Medio Oriente

000_Was7958967

Washington, 3 mar (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló hoy al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, que será necesario tomar decisiones difíciles si se quiere concretar un acuerdo de paz con los palestinos.

Obama advirtió que se acerca el plazo para finalizar las negociaciones de paz, al tiempo que se mostró optimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo en este sentido.

Creo que es posible hallar una solución para la convivencia de los dos estados y poner fin al largo diferendo entre israelíes y palestinos, pero las negociaciones serán difíciles y requerirán compromiso de todas las partes, remarcó Obama al recibir en la Casa Blanca al jefe de Gobierno.

Con anterioridad, Netanyahu y parte de la delegación que lo acompaña fueron recibidos por el secretario de Estado, John Kerry, quien ha intentado en los últimos meses relanzar las conversaciones entre israelíes y palestinos con más de una decena de visitas a la región y numerosas reuniones con los gobernantes de ambas partes.

El intercambio entre ambos se centró en el acuerdo marco para la negociación de paz, documento que Washington considera una pieza clave para impulsar las negociaciones, explicó la portavoz del departamento de Estado, Jen Psaki, en una conferencia de prensa.

Kerry trata de allanar el camino para presentar antes de fines de abril un documento que siente las bases de un futuro acuerdo de paz definitivo.

Hasta el momento, el jefe de la diplomacia estadounidense ha cosechado magros resultados y constatado la falta de voluntad de Tel Aviv para atenerse a la premisa de paz por tierra y la ausencia de garantías para la concreción del Estado palestino, un reclamo de la mayoría de la comunidad internacional.

En sus diálogos con Kerry y Obama, el premier israelí reiteró sus críticas al acuerdo alcanzado en noviembre entre el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania), en virtud del cual Irán se compromete a detener el enriquecimiento de uranio por encima del cinco por ciento, a cambio de un alivio moderado de las sanciones internacionales.

Israel arguye que el programa nuclear de Teherán busca fabricar un arma atómica, elemento desmentido en varias ocasiones por el gobierno de la nación persa, el cual reafirma que solo busca desarrollar la producción de energía eléctrica y aplicaciones médicas.

A pesar de las amenazas del lobby judío en el Congreso y legisladores republicanos para intentar incrementar las sanciones contra Irán, Obama apuesta por la continuación de las pláticas y una solución diplomática sobre el asunto.

Comentarios con Facebook