LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Río de Janeiro sigue invadida de basura por paro empleados comunales

639x360_1394204775_Basura rio janeiro EFE

Río de Janeiro, 8 mar (PL) Gran cantidad de basura y otros desechos persisten hoy en varias zonas de esta ciudad brasileña debido al paro de empleados comunales, que demandan un incremento salarial y mejores condiciones de trabajo.

La acumulación de desperdicios desde hace una semana, cuando comenzó la huelga, origina mal olor y la presencia de moscas, lo cual causa malestar entre los transeúntes.

Estamos hartos de tanta suciedad, creo que debe buscarse una salida a este paro en beneficio de todos los ciudadanos, señaló Pedro Silva profesor de una escuela pública.

Los trabajadores comunales demandan un reajuste en sus sueldos del 40 por ciento, otras bonificaciones y mejores condiciones de trabajo.

Celio Viana, uno de los dirigentes de esta protesta, reiteró el rechazo al acuerdo firmado en días pasados por el gremio con la Compañía municipal, debido a que no fueron informados, ni consultados.

No reconocemos ese pacto e impugnamos también la decisión de la empresa de despedir 300 trabajadores que no se presentaron el miércoles a trabajar.

La entidad municipal se niega a atender esas reivindicaciones y señala que selló la semana pasada con el gremio un acuerdo para subir los sueldos hasta 874,79 reales (373 dólares) más un 40 por ciento adicional por insalubridad.

Las amenazas contra el personal de limpieza motivaron que un grupo de los protestantes se reincorporara a sus labores desde el jueves último y se reiniciara una lenta recogida de basura, escoltada por una patrulla policial.

Sin embargo, otros trabajadores que preparan la merienda escolar anunciaron que se sumarán desde el lunes próximo al paro de los comunales para exigir también un aumento en la paga.

Desde el inicio de esta protesta, los empleados realizan marchas por el centro de Río y frente a la prefectura municipal para reclamar atención a sus reclamos. La víspera llevaron consigo un gran cartel, en el cual se leía “nos tratan como basura”.

A pesar de las promesas de las autoridades municipales de atender esta situación, los desperdicios siguen en las calles y se acumulan en las playas y sitios turísticos, así como los barrios Lapa, Tijuca y Flamengo.

Comentarios con Facebook