Mujeres en la sombra de la desigualdad laboral

mujeres-afn
(ng) Cada vez son más las mujeres se integran a la fuerza laboral en puestos de trabajo estables, remunerados y reconocidos socialmente, pero enfrentan desventajas en el empleo en comparación con los hombres.
“La trabajadora es recriminada socialmente y persiste una carga negativa en su contra”,  precisa María de los Ángeles Herrera Romero del área Educación Especial y Rehabilitación de la Clínica Universitaria de Salud Integral en la Facultad de Estudios Superiores Iztacala.
“Si una soltera o casada gana un sueldo usualmente lo destina al bienestar familiar y no considera a su empleo como algo para ella, a diferencia de muchos varones sin vínculo matrimonial que destinan su salario sólo a gastos personales”, explica en el marco del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo).
Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, dice,  dejan ver que 71.6 por ciento de las trabajadoras en México eran madres”.
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) calculó que 96.3 por ciento de las mujeres económicamente activas participaban en la producción de bienes y servicios, mientras 3.7 por ciento se dijeron “desocupadas”, aunque se detectó que no era así, sino que el trabajo que realizaban no era remunerado o carecía de base salarial.
En la primera categoría se incluyó a quienes se dedicaban al comercio informal, pero no a las vendedoras de artículos para el hogar (actividad no considerada formal), por lo que las amas de casa que además venden por catálogo se encuentran en el segundo rubro.
“Esa población registró un incremento de madres solteras, divorciadas y separadas. El 71.8 por ciento de las primeras recibió remuneración en un trabajo estable; de las segundas, 77.7 y de las terceras, 68.3”, expuso Herrera Romero.
Trato diferenciado
Pese a la notoria presencia laboral femenina, el hombre tiene prioridad en puestos como cargos directivos. Aunque lleguen personas de ambos géneros con los mismos conocimientos y currículum, él tiene preferencia.
“Hay empresas que consideran contraproducente contratar a mujeres porque pueden ausentarse si los hijos o algún familiar enferman. Incluso, hay lugares que exigen constancias de no embarazo”, apuntó.
Además, ellas padecen violencia en ámbitos laborales. Aunque tengan mayores cargas que los varones, reciben menor paga y es frecuente que algunas secretarias se encarguen del trabajo de su jefe mientras él recibe reconocimientos y aumentos salariales y ella permanece en el anonimato.
En encuestas realizadas por el PIEGI se detectó que las agresiones son frecuentes. “Si una mujer asciende de puesto, de inmediato se le atribuye a coqueteos con el jefe o intercambios sexuales. Se demerita y desprestigia así el esfuerzo realizado”, estableció Herrera Romero.
Incluso, hay quienes las culpan por los altos índices de violencia y aumento de divorcios. “Algunos hombres argumentan que si estuvieran en casa para cumplir sus funciones de madre y esposa los hijos tendrían mejor educación, desempeño y valores”.
Para contrarrestar estos escenarios, la académica señaló diferentes iniciativas, como el convenio entre PIEGI y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para capacitar a su personal en cuestiones de género.
“La Sedena señaló que en los últimos cinco años el porcentaje de mujeres en el Ejército mexicano aumentó, al pasar de 3.83 a siete por ciento del total de elementos, no sólo en el área administrativa, sino en tropas. Ahora hay mayor apertura y aceptación para que desarrollen labores antes consideradas sólo para varones”.

Comentarios con Facebook