Cuatro días para alcanzar acuerdo en Grecia

U217655

Atenas, 13 mar (PL) El presidente del Eurogrupo, Jeroem Dijsselbloem, impuso hoy cuatro días de plazo al gobierno de Grecia y a la delegación de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) para que alcancen un acuerdo en la negociación abierta.

Tras consumir cerca de seis meses sin resultados definitivos, el ultimátum dado por el dirigente europeo pretende acabar con las reticencias de Atenas a los numerosos cambios que los acreedores tratan de incluir en la reforma del memorando de préstamo.

De cerrarse el acuerdo el próximo domingo, Grecia conseguiría liberar el pago de 10 mil 100 millones de euros por parte de la Unión Europea, más tres cuotas de mil 800 millones procedentes del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, las posiciones sobre los temas a debatir permanecen distantes entre las partes pese a que el ministro de Finanzas griego, Yanis Sturnaras, asegurase que las conversaciones se centrarán en cuestiones estructurales.

Desde la perspectiva de la troika el superávit primario de 2014 deberá ser usado en un 30 por ciento para pagar la deuda y en función de la consecución de los objetivos financieros destinarse a planes de desarrollo y cohesión social, como pretende el ejecutivo griego.

En materia de empleo también la brecha es grande pues los acreedores pretenden que se rebaje en un 3,9 por ciento las cotizaciones a la seguridad social por parte de los empresarios, facilitar al máximo los despidos colectivos, acabar con el derecho a la huelga y con el salario mínimo legal.

Con respecto a la administración pública, la troika demanda la eliminación de 12 mil 500 funcionarios para finales de marzo y la suspensión de varios miles más a lo largo de 2014, que pasarían al desempleo el año siguiente.

También están en discusión algunas de las recomendaciones realizadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que buscan facilitar la entrada de empresas multinacionales en el mercado de productos de primera necesidad como las medicinas o la leche fresca.

A su vez el FMI también presionó en las últimas semanas para que Grecia firme un nuevo plan de rescate, que le haría endeudarse más y le llevaría a la adopción de nuevas medidas de austeridad, justo en un momento en que Atenas pretende anunciar el fin de la crisis ante la inminente doble cita electoral de mayo.

Comentarios con Facebook