Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Política Avejentada

*Capos bajo “Seguros”

*Comisiones Camarales

Habíamos comentado que la izquierda y la derecha, en México, estaban envejeciendo sin remedio porque sus principales dirigentes –salvo limitadas excepciones-, rebasaban los sesenta, los setenta y hasta los ochenta años. Pero, además, uno de los síntomas de la ancianidad es la decrepitud y, en este sentido, los discursos, hasta de algunos jóvenes ponderados como “brillantes” por seguir los antiguos discursos y las reglas con visible caducidad, exhiben el anquilosamiento de los partidos que son, en el presente la prueba mayor de que nuestra democracia ha fallado: esto es, por la exaltación de los usos gremiales, facciosos. Ni modo de ignorarlo o hacer de la vista gorda.

La derecha tiene una agenda complicada, acaso la de perspectiva más oscura, por varias y diversas razones:

1.- El inminente recursos de dos partidos con tildes fascistoides, Encuentro Social (PES) y Frente Humanista, bajo los que pende la sospecha de haber sido auxiliados por elementos al servicio de las sectas religiosas con copiosas “limosnas” del gobierno estadounidense, plantea que, ahora sí, el PAN tiene competencia en la extrema derecha y sin hacer ruido. Curioso: al tiempo que la izquierdista MORENA sufría por reunir asambleas y apuntalar militancias, los grupos de referencia ni siquiera se despeinaron; nadie sabe, nadie supo, cómo pudieron cubrir los “estrictos” requisitos del moribundo IFE –ahora será Instituto Nacional de Elecciones, INE-, sin que tuvieran el menor impacto entre la sociedad. De repente aparecieron, saltando todos los obstáculos en silencio –lo que revela el tamaño de las complicidades- y se situaron en un plano similar a los incondicionales de Andrés Manuel López Obrador.

Pese a los naturales resquemores quienes estén predispuestos para escindirse del anquilosado panismo ya tienen en donde aterrizar sin negar su conservadurismo extremo.

2.- La guerra intestina por la dirigencia nacional del PAN, a dirimirse en los próximos días, contrapone a dos corrientes irreconciliables. En primer lugar, la del calderonismo que sigue dando bocanadas a pesar de la condena histórica a su gestión –cada vez más evidente y probada-, encabezada por el senador con licencia, Ernesto Cordero Anaya –habrá que preguntarle cuándo se creyó político con un talante tan desdeñoso y apático-, con pretensiones de vindicar los actos de gobierno de los regímenes precedentes, ahora tan vulnerables al confirmarse las múltiples denuncias que se hicieron a tiempo –recuérdese “Marta” de este autor, Océano, 2003-, a cambio de descalificaciones soeces y monumentales. Denunciar con oportunidad parece ser el negocio más riesgoso y poco redituable de cuantos se realizan en los planos políticos. La verdad peca… y se margina hasta que llega otro sexenio.

Y la otra es la marcada por la presunta reelección de Gustavo Madero Muñoz, chihuahuense y lejano pariente del mártir, caracterizado por su obcecación de mantenerse ante las dudas razonables sobre la presunta secesión de miles de sus correligionarios cansados de consignas, verdades a medias y acuerdos soterrados; esto es, los viejos vicios del PRI –en el cual la renovación es imposible-, en versiones corregidas y aumentadas además de manipuladas en extremo. Es penoso que la otrora oposición, cuya oferta era el cambio democrático, renunciara a su bandera más trascendente en cuanto ocupó la silla presidencial y aún pretende no bajarse de ella sin el menor rubor. De ser serios, cuando menos, ya habrían llamado a cuentas a calderón porque los fox ya pusieron distancia de por medio abanicados por instancias diferentes como la del PANAL de la “maestra” Elba Esther Gordillo, la “novia de Chucky”. El mismo círculo de amoralidades.

Pasemos a revisar a la izquierda fraccionada, sobre todo, por la soberbia de quienes aparecen como dirigentes de las opciones conocidas. Este año, el primero de mayo para ser exactos, cumplirá ochenta años el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en fase de acceder, una vez más, a la dirigencia nacional del PRD sólo si las bases lo señalan como “candidato de unidad”, esto es sin competencia. ¿Teme acaso que alguna otra figura lo desplace? Me parecería absurdo considerando su condición de guía moral del perredismo siempre por encima de los brotes mesiánicos circunstanciales. ¿Alguien cree que pudiera hacerle sombra Carlos Navarrete? Ni siquiera Marcelo Ebrard, quien parece haberse bajado del tren, sería capaz de remontarlo. Entonces, ¿por qué no exhibir una propensión más democrática y menos cerrada al mesianismo siempre autoritario?

Posiblemente, el hijo del Tata midió objetivos con los de López Obrador, quien no acepta que nadie le ponga un pie delante y carcome así los liderazgos naturales a los que podría dar cauce si quisiera –esto es, igual que el PRI y el presidencialismo atávico que tanto cuestiona-, y concluyó que debía exhibir una posición de fuerza para aglutinar a sus correligionarios y evitar fugas hacia MORENA. Bastaría para lograrlo, digo, con una RUBIA porque para todos los gustos hay en este país nuestro tan machista todavía por desgracia. ¿O acaso el ingeniero, sobrado de capacidad pero obviamente mermado de fuerza e ímpetu físicos, quiere dar un último golpe de timón para resarcir al partido por él fundado de cuantas desviaciones ha provocado Andrés Manuel en su afán de ser el centro de la política nacional?

De no haberse equivocado tanto el tabasqueño, estoy convencido, la izquierda habría ganado la presidencia de la República acaso en el 2006 o incluso en el 2012. Y si no fue así es porque entendió López Obrador, muy tarde, que era necesario, indispensable, sumar y no restar como lo sigue haciendo hoy. Para este columnista sería necesario que tuviera en cuenta, siempre, que en sendas elecciones en las cuales ha participado, aun considerando los manoseos y suciedades, no alcanzó la mayoría absoluta y su linde, oficial claro, es de sólo el 35 por ciento de los sufragios: esto es, tiene en contra al 65 por ciento de los electores que han acudido a sufragar en los dos comicios presidenciales recientes. Lo mismo, claro, puede aducirse de calderón y peña nieto, den sus respectivas perspectivas.

Pero el hecho es que igualmente López Obrador envejece aun cuando supone que es capaz de vencer hasta al tiempo; ya se dio cuenta de su equivocación tras el infarto sufrido el 4 de diciembre pasado para sumarse a la larga lista de líderes políticos latinoamericanos enfermos. Y ni así alguna voz ha señalado la “coincidencia” que podría ser una forma de inducir el dominio de los poderosos sin necesidad de invasiones o guerras frías.

Finalmente, en el partido en el poder –dicen que ya no se irá en otros setenta años cuando menos-, las intrigas están a todo vapor entre los párvulos, en materia política, que rodean al mandatario peña y cuantos esperan, como aves de rapiña –zopilotes es un mote que les vendría bien-, la caída de la nueva hornada para ser requeridos al decretarse una emergencia de cobertura nacional. Por allí revolotean los coordinadores de las bancadas priístas en ambas Cámaras del Legislativo y otros más, afines a los ex presidentes con una influencia desbordante –sobre todo ernesto zedillo, incluso en mayor proporción que carlos salinas-, dispuestos a seguir las líneas del presidencialismo siguiendo las voces de los “ex” y no necesariamente la del actual huésped perentorio de Los Pinos a quien algunos de sus operarios ya le cantan al oído, endulzándoselo con la imagen de la permanencia al estilo de Porfirio Díaz… o lópez de santa anna, el antihéroe por antonomasia. Vaya precedentes.

Es el caso que los veteranos también van ganando en este ámbito a la vista de los recientes acontecimientos. Ya comentamos sobre la fatalidad cronológica y la similitud entre los años de 1994 y 2014, con dos décadas de diferencia y condiciones similares o peores. Entonces, surgió la que se convertiría en la única guerrilla “pacifista” conocida en el mundo; ahora, las bandes delincuenciales se confunden con quienes alardean de sus discursos sociales siguiendo las líneas de los terroristas vascos del ETA, muy bien pertrechados. No son coincidencias. Siguen soplando, por desgracia, malos vientos.

Debate

Los grandes “capos”, acaso responsables de algunos de los magnicidios recientes –digamos a través de dos décadas de impunidad casi absoluta-, no están a la vista ni “suenan” como las campanas de las parroquias por ellos edificadas. ¿Acaso alguien ignora que las donaciones non santas se vuelven beatíficas, cuando menos, si se destinan a los servicios de la Iglesia??Es válido este razonamiento? Es una polémica muy en boga entre los ministros del culto; a las monjitas, ya se sabe, no las dejan hablar de estos asuntos “delicados”. Misoginia pura.

Pues bien, siguiendo esta línea, por Michoacán se desliza una versión que, cuando menos, debiera ser divulgada luego de indagarse lo concerniente. Uno de los prósperos empresarios de la tierra caliente, nacido en un pequeño ejido, Copales, del municipio de La Huacana, cuyo nombre poco circula por los medios y las gráficas que señalan a “los más buscados”, ha hecho alarde, varias veces, de sus operaciones, entre ellas el derribo del helicóptero en el cual viajaba el entonces secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, sobre Chalco, el 11 de diciembre de 2011, esto es para cerrar el círculo de los titulares de la política interior sacrificados durante el sexenio de la violencia, el de calderón. Pero nadie le persigue, ni se le fincan responsabilidades. ¿Su nombre? Miguel Ángel Gallegos. Conste que lo doy con las reservas consiguientes en tanto oficialmente no se confirmen las versiones. No quiero parecer suicida, como en otras, muchas, ocasiones; pero ahora debo poner en orden algunos asuntos y necesito tiempo.

Así, mientras nos divertimos con la captura de “El Chapo” en Mazatlán, y estamos a punto de llegar a la trágica efeméride del asesinato de Colosio –en diez días mas habrán de cumplirse veinte años desde la tragedia que modificó el perfil histórico del país-, otros personajes, camuflados y con altas conexiones con la política –alcaldes, gobernadores y funcionarios federales de todos los niveles-, se la pasan estupendamente. Y lo mismo sucede con los “padrinos” ocultos en los Estados Unidos a quienes no se les toca un cabello.

La Anécdota

Como en este país todo marcha al revés, como comenté hace algunas semanas precipitando una oleada de críticas, viene a cuento una historia parlamentaria, allá por la década de los sesenta del siglo pasado y durante la muy célebre Legislatura XLV. Uno de sus integrantes, periodista afamado, molesto por haber sido excluido de la Comisión de Comunicaciones, el ramo que mejor conocía, subió a tribuna y mirando a uno de sus colegas, el siempre célebre “Faraón de Texcoco”, espetó:

–Si en este recinto se suelta un toro de lidia… al último al que se comisiona para torearlo es a Silverio (Pérez).

El aludido, regia figura del toreo y rival acérrimo de “Manolete” en México, reviró:

–No, hermanito. Yo ya me retiró… que lo toreé cualquier otro, menos yo que ya me los pasé por la barriga muchas veces.

Y así… hasta ahora.

– – – – – – – – – – – – – – – –

Web: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

CON LA CLASE POLÍTICA ENVEJECIDA –POR LA EDAD DE MUCHOS DIRIGENTES Y LA DISCIPLINA SECTARIA DE LOS MÁS JÓVENES-, DEBEMOS CONCLUIR QUE MÉXICO DEBIERA ESTAR, CON CASI DOSCIENTOS AÑOS DE INDEPENDENCIA –SE CUMPLIRÁN EN 2021 Y NO EN 2010 COMO ERRÓNEAMENTE SE PLANTEÓ-, EN FASE DE REJUVENECIMIENTO INTENSIVO. DEBEMOS DECIRLO: ESTAMOS CANSADOS DE LAS DIATRIBAS OFICIALES Y LA RECURRENCIA DE LOS DISCURSOS SIN FONDO, REPETITIVOS. LO MISMO ALEGA peña QUE salinas, MUESTRA INDISCUTIBLE DE LA PARÁLISIS GENERAL. SÓLO UNA CIUDADANÍA ENÉRGICA PUEDE IMPEDIR QUE TODO SIGA IGUAL… O PEOR.

Comentarios con Facebook