DEJAN MAS DAÑOS QUE BENEFICIOS

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Fue totalmente falso el comunicado de prensa en donde supuestamente el Gobernador de Coahuila, mostraba interés en el tema y consideraba la posibilidad de discutir la legalización de drogas. Está totalmente fuera de contexto ni como para considerarse una broma de mal gusto. Pero sobre todo para quienes lo hayan considerado de cierto, debieron haber estado demasiado miopes cuando las políticas públicas de salud van encaminadas en dos vertientes que han sido enfocadas a los grupos vulnerables y ofrecer acciones preventivas y curativas para atender a los coahuilenses.

La posición del mandatario de no estar a favor y su congruencia al manifestar su oposición al tema de no ser una cuestión de moralista sino un tema de salud pública va acorde a su manera de gobernar.

En su tiempo fue un tema de controversia en México, aquella iniciativa para despenalizar la comercialización y consumo de marihuana, que a final de cuentas la metieron en la congeladora para sacarla posteriormente y justificar que los legisladores estaban haciendo algo.

Mientras que en el país la lucha contra los grandes cárteles del narcotráfico pelean por territorio entre ellos, en acomodar la droga entre los mexicanos, y la guerra que se desató en la administración pasada de Felipe Calderón Hinojosa, en contra del crimen organizado cobrando miles de muertos y que a la fecha el Presidente Enrique Peña Nieto, no ha podido contrarrestarla, pero cuando menos algo está haciendo. Cosa contraria en donde los legisladores en lugar de ayudar nada más están estorbando con iniciativas que no dejan nada bueno a los mexicanos con su estúpida propuesta para la autorización del  cultivo, cosecha, elaboración preparación, acondicionamiento, adquisición, comercialización, posesión, transporte y consumo de marihuana.

Se proponía en ese entonces que todos aquellos amantes de ésta hierba somnolienta,  podrían plantar o sembrar hasta cinco plantas en sus viviendas, de manera legal.

La realidad de las cosas es que no se sabe cómo esta iniciativa iba ayudar a combatir al narcomenudeo. Pero como dicen: “no hagas cosas malas que parezcan buenas”. Ya que como siempre hacen todo los legisladores a medias, las leyes dejan más huecos legales por querer tapar los pozos como lo que sucedió con la famosa Ley Antitabaco a la fecha siguen los amparos por sus vacíos  legales y una nueva lucha que se tiene con los cigarros electrónicos.

Esta iniciativa de la marihuana sucede lo mismo, sin llegar en la actualidad a un acuerdo siguiendo en discusión o aparentemente en el congelador. Por qué no pensar que simplemente se escribió la iniciativa para contabilizar y justificar el trabajo por el que se les paga, porque la hicieron con los pies, sin pensar nuevamente qué autoridad va vigilar y multar el consumo en vía pública. Qué instrumento legal utilizarán para monitorear el cultivo de cinco plantas en casas, y también no se tiene el conocimiento necesario para justificar su uso con valor terapéutico o para uso médico.

Acaso no saben el peligro que representa estar bajo los efectos de este estupefaciente y más aún combinado con otro tipo de droga y alcohol.

Con el puro consumo de la marihuana se le atribuyen efectos relacionados con la falta de concentración, sensación eufórica, desinhibición, disminución de la coordinación y hasta puede provocar alucinaciones.

Se imaginan a alguien con éstos síntomas en un centro nocturno también conocido como antros o de algún salón de fiesta de bodas, que al final del día es prácticamente lo mismo, en ambas se ingiere alcohol, partiendo de aquí el incremento de accidentes automovilísticos va incrementar por la mezcla de alucinógenos con bebidas con porcentaje de alcohol.

Ahora veamos el lado de la siembra para su comercialización. De cuántas hectáreas estamos hablando que se permitiría, cuánto va costar la logística para la planeación, vigilancia, regulación de ésta misma.

Cuáles van a ser las limitaciones  que va tener el ejército mexicano en la incautación del enervante, ya que esto también les da un derecho para aquellos que se han dedicado a traficar con esta droga durante muchos años.

El incremento que va tener en los asesinatos para ganar mercado o plazas como lo que está sucediendo en la actualidad con los cárteles pero ahora se sumaría un nuevo grupo  pero  sería de civiles con licencia en caso de aprobarse y teniendo una gran  desventaja en conseguir armamento para defenderse ya que autorizando ésta iniciativa significa que cualquier mexicano podemos entrarle a éste negocio sumándose un grupo de amateurs contra los que ya existen en la actualidad con mayor experiencia y temporalidad en el mercado controlando ya una plaza.

Esta iniciativa más que para combatir al narcomenudeo, suena más a negocio entre legisladores, fomento a la corrupción e incremento a la adicción a los jóvenes.

Todavía en la última encuesta realizada casi el 80 por ciento de los mexicanos están en contra de la legalización, y sus motivos son más que evidentes por todo el sufrimiento que hemos pasado los mexicanos ante una guerra que no parece tener fin, sin embargo, existe la esperanza con el Presidente Peña Nieto, quien mostró su negativa ante la legalización de ésta iniciativa o cualquier otra sustancia ilícita.

Este tipo de iniciativas negativas para la sociedad son realmente las que deberían quedarse en la congeladora para siempre y tenerlas ahí guardadas porque en lugar de dejar beneficios, son más los perjuicios. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook