Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Dirigencias Obtusas

*Mentiras sin Castigo

*De Rabietas Etílicas

No puede ejercitarse la política en un país sin líderes ni dirigentes partidistas con visión de Estado y capacidad para sostener el andamiaje de sus agrupaciones más allá de los chantajes mutuos. Este es el verdadero drama de la vida institucional de nuestro país, amen de las mentiras recurrentes –ya empiezan a aparecer los muertos vivientes o ejecutados dos veces para fines propagandísticos como única salida mediática destinada a suavizar las tensiones sociales-, del cual no podemos salir en cuanto no crezcan, a la mayoría de edad mental, los responsables de cada curso y cada ruta. Mientras tanto, las parodias se alargan, el hastío domina a la comunidad nacional y el señor peña nieto parece feliz porque le dicen que, ahora sí, están cayendo los grandes “capos”. ¿Sólo de eso se trata el funcionamiento integral del gobierno de la República?

Desde luego, en entorno así, las designaciones internas de candidatos para las dirigencias nacionales del PAN y PRD –no puede hablarse de elecciones porque en, cada caso, priva una tendencia antidemocrática evidente-, confirman el aserto inicial y confluyen a una mayor descomposición del tejido político y social sin que los responsables muestren signos de apremio alguno; al contrario, parecen muy tranquilos con sus verborréicas declaraciones cotidianas en las que resulta, de los más sencillo, observar siempre “la paja en el ojo ajeno”, todos los males imaginables, a cambio de creerse, entre sus incondicionales, dechados de virtudes que les encaminan a la gloria universal sin necesidad de jaculatorias ni estigmas corporales. El martirio, en nuestros días, es ofrecerse como “sacrificados” que entregan sus vidas a la pública ante los siempre desagradecidos mexicanos. Por allí va ahora el discurso oficial.

En fin, la renovación en el PAN rebasa los límites de la charlatanería con todo y la grotesca defensa, digamos a modo, de sus ex presidentes… incluyendo a los renegados fox, ahora en la mira por sus trafiques y los de los vástagos de la señora marta, la de las “muchas faldas”, aun cuando el juicio general sea ya irreversible sobre los terribles años del panismo en el poder presidencial cuando, en vez del cambio prometido, nos ofrecieron una versión, corregida y aumentada, de los vicios del viejo PRI con todo y sus corruptelas y asesinatos. Incluso, como antaño –digamos en el deplorable sexenio de miguel de la madrid-, los “accidentes” fueron escenarios recurrentes para librarse de personajes incómodos, como Adolfo Aguilar Zínser, o de funcionarios de alto rango sacrificados como mensajes de los grandes “capos” para evitar que se salieran del redil los infiltrados miembros de aquellas administraciones federales. Todo ello, para colmo, adobado con una impresionante dosis de cinismo y una decadente demagogia, esto es la antítesis de la democracia con la que nos engañaron al resultar sólo un espejismo en el desierto de la justicia.

La riña, más que verbal, entre Gustavo Madero Muñoz, chihuahuense y familiar del mártir de la Revolución, quien se separó brevemente de su cargo de dirigente para perseguir su propia reelección, y el senador con licencia, Ernesto Cordero Arroyo, nos remite a las Cuevas de Altamira y la existencia rupestre, casi una suerte de canibalismo político como solía nombrarlo el priísta y ex gobernador yucateco, Víctor Manzanilla Schafer. Uno, en defensa de lo que considera su feudo y busca la reconquista del poder en espera de los traspiés del actual mandatario; y el otro, bajo el frenesí del calderonismo que no cesa en buscar refugios para cubrirse las espaldas y a sabiendas de que no cuenta –el legislador de rebote-, ni con carisma ni personalidad ni fogueo para intentar la cruzada. Es lo que hay… en ausencia de líderes y de la tan traída y levada “sangre nueva” a la que se compromete para llevarla a la hoguera de la perdición: tales los casos de Luis Alberto Villarreal García, coordinador de su bancada en la Cámara baja, y de Ricardo Anaya Cortés, un excelente prospecto al que han intentado dar patadas debajo de la mesa los dinosaurios no extintos.

Lejos de la apertura pretendida, el partido que perdió la Presidencia en 2012, luego de doce años de concatenados fracasos que comienzan a confirmarse aunque este columnista los señaló en tiempo oportuno, el PAN revienta y no sabe aprovechar la pulverización de la izquierda, pese a haber alcanzado cifras sorprendentes durante los comicios residenciales de 2006 y 2012 –en sendos casos con dudas sembradas sobre virtuales victorias neutralizadas por la alquimia y el despilfarro económico de acuerdo a las tesis de Andrés Manuel López Obrador-, en una coyuntura que podría favorecerle hasta el punto de recuperar bastante de cuanto dejó en el camino bajo las sepulturas de más de cien mil muertos, el legado calderonista más ostensible, colocando a México como la segunda nación “más violenta” del orbe. Poca cosa, según parece, para los panistas.

Por ello, la división creada en sus filas, insisto de nuevo, da lugar a la posibilidad de una escisión importante considerando la presunta incorporación de partidos semi-religiosos, con dinero estadounidense, y que reunieron, casi a hurtadillas, los requisitos impuestos por el IFE para el respetivo registro: Encuentro Social y Frente Humanista sin fuelle ni representatividad alguna a diferencia de MORENA que sufrió lo suyo para reunir las asambleas necesarias y las afiliaciones exigidas. Este solo hecho permite conocer el verdadero perfil de las nuevas organizaciones y los intereses soterrados que privan.

Finalmente, la posición de Cordero Arroyo es, de hecho, patológica. Subido al carro del poder como burócrata de medio pelo, erigido en un santiamén como secretario de Desarrollo Social, primero, y ¡de Hacienda!, después, llegó al Senado con la comodidad de encabezar la lista partidista plurinominal. Esto es: jamás ha confrontado favorablemente cualquier clase de comicios, ni los internos de su partido ni, mucho menos, los generales. Está dibujado con el pincel de la mediocridad y como consecuencia de haber sido condiscípulo de calderón. Un “compadrazgo” político disfrazado, sin discurso propio ni proyecto alguno que no sea la ambición por el poder. Así se conforman los liderazgos “exitosos” en el seno del PAN que presumía por su metodología democrática, ahora arrojada por la borda.

Mientras tanto, en el PRD, igualmente domina la confusión. Nos extrañamos, sí, que el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano –quien cumplirá ochenta años el primero de mayo próximo aun cuando muestra una salud envidiable a diferencia de López Obrador, recientemente infartado a sus sesenta y un años de edad-, exija ser “candidato de unidad” para ser refrenado como dirigente nacional del partido por él fundado a la par con el multipartidista Porfirio Muñoz Ledo, quien suena como el badajo de la campana: de un lado a otro.

Una buena justificación para substraerse del drama que vive Michoacán, en parte como consecuencia de las malas actuaciones de dos perredistas, Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel, cuyo hermano Julio César Godoy Toscano vive bajo el cobijo de “Los Caballeros Templarios” cuyo jefe, Servando Gómez Martínez “La Tuta” y ya no Nazario Moreno González, “El Chayo”, muerto oficialmente dos veces, en diciembre d 2010 y hace una semana, el domingo 9 de marzo, se esmeró en impulsar la candidatura del fraterno del entonces gobernador michoacano e incluso ni siquiera cuidó las redes telefónicas acaso ara dejar muy claro hasta dónde llegaban sus nexos y sus infiltraciones.

Con tal “película” de por medio, se comprende el propósito de Cárdenas Solórzano por renunciar a las fórmulas democráticas –tantas veces or él aireadas-, pretendiendo que otros aspirantes a la dirigencia del PRD, entre ellos Marcelo Ebrard Casaubón, siempre entre dos aguas, y Carlos Navarrete Ruiz, uno de los pocos de su partido surgido de verdad desde las entrañas de la izquierda y no como renegados del PRI, quienes, de verdad, no podrían rebasar la fuerza moral e histórica del “ingeniero”. ¿Entonces cuál es el fondo del temor de éste por aplicar las reglas básicas de la democracia si no puede perder? De vanidades hablamos dentro de la nueva aristocracia multicolor de nuestro país.

Debate

Es evidente que las reglas de las administraciones federales precedentes fueron: el engaño, la manipulación y una demagogia sin límites. Tal posibilitó la redoblada corrupción –no sólo en el caso de los hermanos Bribiesca Sahagún sino, sobre todo, entre los más cercanos colaboradores de calderón, los señores genaro garcía luna y César Nava Vázquez, su ex secretario particular a quien colocó como “líder” de su partido, fracasando en el encargo-, además del estado de guerra generalizado, la injusta represión contra los indocumentados centroamericanos a través de “La Bestia”, el tren más siniestro del mundo, y el desplome de una economía que se presumía sana antes de la llegada de Ernesto Cordero Arroyo a la secretaría de Hacienda. Una debacle total.

Todo lo anterior debe tipificarse dentro de los delitos de peculado, genocidio y por mala conducción de las finanzas públicas, mismas que deben estar ya clasificadas por los auditores gubernamentales, para proceder con la mayor energía contra los predadores recientes… antes de que se escuden en su ancianidad –fox está muy próximo a ella-, como ya lo hiciera el responsable de las matanzas de Tlatelolco, en 1968, y del Jueves de Corpus en 1971: luis echeverría. No descartemos, igualmente, la traición a la patria.

Los fox, ella y él naturalmente, están en la picota al destaparse el escándalo de Oceanografía; si no se actúa contra ellos será un baldón tremendo para el régimen de peña nieto porque con ello confirmaría sus alianzas bajo el escritorio. Y calderón tiene la soga al cuello al develarse que los muertos por él anunciados gozaban de cabal salud… o aún la disfrutan. Al que llamé “el cártel del Paraíso” es, en este momento, el de mayor cobertura, mucho más importante que la Confederación de Sinaloa supuestamente operada ahora por Dámaso López Núñez, “el mini lic.”, hijo del funcionario del mismo nombre que fungía como subdirector del penal de Puente Grande, en Jalisco, en enero de 2001, esto es cuando se dio a la fuga Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”. ¿No basta con ello para establecer las tremendas conexiones?

No debiera haber gracia para los ex mandatarios sino sólo justicia. Si de verdad, alguna vez fueron adversarios del PRI, aumentando los vicios de éste cuando estuvieron al frente del Ejecutivo federal, no hay nexos de amistad ni de militancia cómo para aplicar indultos discrecionales a espaldas de las indagatorias judiciales. Ya no somos párvulos y esto debe saberlo el señor peña.

La Anécdota

Me lo confió Luis Téllez Kuenzler, secretario de Comunicaciones de calderón hasta marzo de 2009. Una noche, mucho antes de su real finiquito, recibió un telefonema de César Nava pidiéndole, por instrucciones superiores, su renuncia. Para tal objeto, al día siguiente, por la mañana, entregó, en propia mano de calderón, en su oficina de Los Pinos, el documento requerido.

–¿Y esto qué es? –preguntó el mandatario-.

–La renuncia que usted me solicitó anoche a través de César -respondió el interpelado-.

El mandatario se quedó en silencio unos segundos y respondió:

–Pues no me acuerdo. Esto no es nada. Ponte a trabajar como si nada.

Y delante de Téllez rompió el papel. Quizá los humos etílicos le habían llevado a proceder de manera visceral apenas unas horas antes. Así se gobernó al país.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – –

WEB: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

SIN LÍDERES, LA SOCIEDAD MEXICANA ESTÁ MÁS EXPUESTA A LOS INTENTOS AUTORITARIOS DE QUIENES APUESTAN POR PERMANECER EN EL PODER DE CUALQUIER MANERA. POR ESO SE QUIERE RESUCITAR A PORFIRIO DÍAZ Y HASTA VINDICAR A ANTONIO LÓPEZ DE SANTA ANNA. LO HE DICHO VARIAS VECES, SÍ, PORQUE ME PREOCUPAN LOS POSIBLES DESENLACES. DE ALLÍ EL DETERIORO IMPRESIONANTE DE LOS PARTIDOS OPOSITORES Y LA EVIDENTE NEGLIGENCIA DE LOS DIRIGENTES DEL PRI, MÁS BIEN CEGADOS POR LA MEDIOCRIDAD UNIDA A LA SOBERBIA. OJALÁ PODAMOS SALVARNOS.

Comentarios con Facebook