Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Pobres con Petróleo

*Los Alardes del “Ex”

*Regaño en el Sepelio

Una efeméride triste, en el trastero de la historia, con acaso los últimos discursos de exaltación de la gesta nacionalista de 1938. Entonces, las generaciones anteriores creyeron, de firme, en el futuro y salieron a las calles a donar cuanto podían, desde animales de corral hasta joyas de alto valor, para auxiliar a su gobierno, encabezado por el gran Lázaro Cárdenas del Río, a pagar las indemnizaciones a las empresas inglesas, sobre todo, y estadounidenses que habían explotado nuestro petróleo hasta cansarse, mientras a los mexicanos se les sumía en la mayor miseria imaginable. A veintiocho años del inicio de “la bola”, la justicia social comenzaba a avizorarse con un acto de dominio auténtico y sólido, sin recovecos.

Hoy, observamos el mundo al revés. PEMEX prepara los “contratos” –que nadie ose llamarles concesiones- para las multinacionales ávidas de hincarle el diente a la riqueza de nuestro subsuelo. Mientras tanto, el superior gobierno, con gran capacidad manipuladora, deja que los posibles inversionistas mexicanos guerreen entre ellos sobre el renglón de las telecomunicaciones y olviden así el destino de nuestro crudo, de hecho ya comprometido con multinacionales como las norteamericanas Shell, Gulf y Exxon y la hispana Repsol. Un buen momento para distraer a la opinión pública con la pugna entre el grupo Carso y Televisa, con TV Azteca protegida para aviesos fines; así ha sido desde el malhadado sexenio salinista si bien las complicidades entre Ricardo Salinas Pliego y el poder público se agigantaron bajo el dominio de los fox, ella y él naturalmente, y el descaro llegó a niveles insuperados.

Pero sobre lo que no hay duda es acerca del manejo del petróleo cuya estatización cumpliría hoy setenta y seis años. También en esto existe una indiscutible fatalidad cronológica: hace un año se dio el último relumbre, con el aniversario 75, a una institución en proceso de privatización aun cuando bien oculta tenía esta intención el señor peña nieto quien ni siquiera la mencionó durante su campaña y, mucho menos, en su conciso discurso inaugural en donde señaló “trece decisiones” sin dedicar una sola línea al tema de la reforma energética, el hecho de mayor trascendencia –para mal según este columnista y millones de mexicanos más enfrentados a los defensores, por lo general de la clase muy alta-, de sus quince meses y medio de administración.

Llegamos al gris aniversario cuando algunas voces extrañan a Porfirio Díaz Mori y quizá comiencen a pensar en retirar los monumentos erigidos en honor de Cárdenas del Río, el precursor del presidencialismo pero también quien finiquitó a los caudillajes golpistas de la posrevolución, porque la sola existencia de los mismos es una tremenda sentencia en contra de quienes ahora venden y rentan lo que no es suyo. ¿Será para mejor? Que se recuerde, a través de la crónica universal, jamás entregar propiedades a una fuente extranjera ha sido benéfico sino permanentemente conflictivo; y no creo que estemos ante una excepción sino en una severa coyuntura en la cual los acreedores de nuestro país, con una deuda general superior al billón de dólares, exigen compensaciones contrarias a cualquier noción de soberanía.

Por ello, claro, la Armada de México es la única que realiza operativos “exitosos” para detener o matar a los “capos” más célebres como muestra de interés en resolver la caótica violencia: primero se captura a Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, y después se acribilla a Nazario Moreno González, “El Chayo”, oficialmente muerto dos veces y ex integrante del redituable “cártel del paraíso” en donde se acomodan una decena de elementos cuyos camuflados cadáveres no sino síntomas de la descomposición policíaca y de las evidentes infiltraciones de los criminales a la estructura gubernamental. Claro, el ejército, relegado, debe aceptar las indicaciones del Comandante Supremo y éste, como calderón lo hizo antes, ya cedió el paso a los marines bien arropados por sus colegas mexicanos incapaces de cercar siquiera a un hormiguero de narcos… como en Michoacán, la tierra, precisamente del “Tata” ahora asolada por la desolación y el permanente sitio castrense que incluye, para colmo, el nuevo enfrentamiento entre los llamados “autodefensas” que se acusan mutuamente de haber sido cooptados por los “religiosos” integrantes de “Los Caballeros Templarios”. ¿Son sólo coincidencias o afanes para distraer las miradas?

Y se sigue con la misma estrategia mortal contra los mexicanos: la aplicación de la medicina del tiempo para que la amnesia colectiva haga lo demás. Así, por ejemplo, con el escándalo de la empresa Oceanografía S.A. de C.V., la naviera beneficiada con contratos por 45 mil 986 millones de pesos, la mayor parte de ellos durante el régimen de calderón con lo que se demuestra la fragua entre éste y los vividores fox quienes concentraron en los hijos de marta, la de las “muchas faldas”, Jorge Alberto y Manuel Bribiesca Sahagún, mientras el otro vástago, Fernando, optaba por “deslindarse” a sabiendas de que igualmente vendió asesoría política en su empresa “AVE Consulting” con el consiguiente tráfico de influencias avalado por vicente, el de las botas, pero consolidado por “jelipe” el esposo de Margarita Zavala Gómez del Campo lista a iniciar el despegue hacia alguna candidatura. Todo cabe dentro de la ruindad política.

Pero hay bastante más en torno a los desfalcos a PEMEX: el supuesto dueño de Oceonografía, Amado Yánez Osuna, es hijo, nada menos, de Maclovio Yánez Mondragón, “un ingeniero que llegó a puestos operativos muy altos en PEMEX y quien, después de jubilarse, se convirtió en un próspero y acaudalado contratista de PEMEX”, en las palabras de un amigo de esta columna plenamente corroboradas. Es obvio, entonces, hasta donde llega la brutal corrupción de esta empresa que debió impulsar, mucho más, la creación de infraestructura nacional antes de convertir en multimillonarios a los funcionarios hasta de segundo nivel como César Nava Vázquez, quien fuera director del jurídico de la empresa en la era foxista y asumió la secretaria particular del señor calderón y luego la dirigencia nacional del PAN, fracasando, como compensaciones.

Obviamente, a Nava no le convino el trueque de los peculados disfrazados por una carrera política con padrinazgos. ¿O acaso supo, a tiempo y gracias a la información confidencial proporcionada por su jefe, que el barco panista se hundiría sin remedio para favorecer el retorno del PRI a Los Pinos?¿Salto del barco como las ratas? Más bien, la cuestión es bastante más simple: con su acumulada fortuna optó por rendirse a ésta, disfrutando la vida con su “Patylú”, y en la misma línea vigilando los negocios de los calderón y los de los Zavala Gómez del Campo. ¿Para qué le servía ser un líder panista forzado en el mar proceloso de las intrigas? Por algo, la intgeligente Josefina Vázquez Mota me dijo –“2012: La Sucesión”, 2010-:

–Lo peor que me ha pasado es encontrarme con la mezquindad… incluso dentro de mi partido (el PAN).

Fue una síntesis excepcional de cuanto había hollado el partido que elevaba la voz pidiendo democracia para luego traicionarla mediante el fraude electoral más burdo de cuantos hemos atestiguado, en 2006. ¿Peor al de 1988? No podría precisarlo aunque el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, víctima política de éste, insiste en que hace casi veintiséis años se llegó al colmo de no contabilizar el cuarenta por ciento de los sufragios para garantizar con ello una apretada “mayoría absoluta” a favor del usurpador salinas. Y no podía ser de otra manera: quien fraguó la mecánica de la conjura fue manuel bartlett, hoy cercano consejero de Andrés Manuel López Obrador. ¡Cuidado con la cesta de las víboras!

¿Festejamos? Simplemente recordemos la efeméride como si fuera un acto de contrición por los pecados cometidos por todos; unos, por saquearnos; otros, por dejarnos. Mea culpa.

Debate

En noviembre de 2008, Luis Téllez Kuenzler, en funciones de secretario de Comunicaciones y Transportes, pidió al entonces mandatario calderón que retirara de las investigaciones iniciales sobre la caída del Lear Jet en el que viajaba el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, para evitar con ello que se “criminalizara” el asunto… cuyos reflejos eran, y son, los de un atentado bien armado con las cortinas de humo elevadísimas.

Lo mismo sucede ahora, cuando se da la efeméride de la nacionalización petrolera: PEMEX, sencillamente, se niega a abrir cualquier resquicio de información sobre los contratos y la operatividad de la naviera Oceanografía como si se tratara de un asunto que pusiera en riesgo la seguridad del Estado, el pretexto más recurrente para convertir la anunciada “transparencia” en opaca desvergüenza. Lo anterior significa que la paraestatal, en fase de desmantelamiento evidente, asume que puede regirse por sus propias reglas y sin someterse al Ministerio Público. Una especie de espejismo autónomo sobre el desierto de la legalidad.

La corrupción aflora, con descaro, y en vez de combatirla se le alienta aumentándose el número de “intocables”. ¿No qué ya no los había, señor peña? Pues allí están, tan a la vista, que puede usted tocarlos con la mano… desde su tío Arturo Montiel Rojas hasta los hijos de marta, Jorge y Manuel Bribiesca Sahagún quienes se cansaron de estirar la mano hasta para saquear a los ayuntamientos urgidos de obras públicas; para ello, siempre fue necesaria la intermediación de los “hermanitos”. Tengo abundancia de pruebas sobre ello y lo saben, incluso, algunos de los dirigentes del PAN quienes me lo confiaron, en voz baja pero con elementos de confirmación irrefutables.

Pobre PEMEX, pobre México. Recuérdese la sentencia del líder petrolero, José Sosa Martínez, a un atribulado y temeroso miguel de la madrid: “si se hunde PEMEX, se hunde usted, señor presidente; nos hundimos todos”. Pues el destino ya nos alcanzó: de la madrid está muerto, Sosa fue llevado a la cárcel junto al hoy también extinto Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, y ahora todos nos estamos ahogando.

La Anécdota

Al término de los funerales de Juan Camilo Mouriño, de jefe de Estado diríamos, en noviembre de 2008, calderón se retiró con la cabeza baja… pero fue alcanzado por su esposa, Margarita Zavala, quien le dijo –según un cercanísimo testigo-:

–Vamos a ver si ahora, con esta tragedia, entras en razón. Ni una copa de alcohol más, ninguna otra tontería.

El mandatario, abochornado, afirmó con la cabeza. Y, durante unas semanas, sólo bebió refrescos de cola; luego volvió a las andadas. Así se nos gobernó.

– – – – – – – – – – – – – — –

Web: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

NO EXISTE RAZÓN ALGUNA PARA ENCUBRIR LAS DESVIACIONES, CORRUPTELAS Y ASESINATOS DE LOS REGÍMENES DE LOS fox Y calderón, SALVO EL DUDOSO “DERECHO” A LA IMPUNIDAD. ¿O PRETENDE EL SEÑOR peña nieto SIGNAR SU FUTURO HISTÓRICO COMO CÓMPLICE DE SUS PREDECESORES? NO ES ASÍ COMO SE GANA LA CONFIANZA PÚBLICA, NI CON COMISIONES DE “TRANSPARENCIA” MÁS OPACAS QUE LA MEDIOCRIDAD POLÍTICA ACTUAL NI, MUCHO MENOS, CON HILOS CONDUCTORES TAN SUCIOS Y CARCOMIDOS QUE YA NI SIQUIERA PASAN CORRIENTE.

Comentarios con Facebook