LOLITA INVITA A LA INFORMALIDAD

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Ayer venció el plazo para la migración a facturación electrónica tanto para personas físicas y morales obligadas a expedir comprobantes fiscales, que de acuerdo ala Secretaríade Hacienda y Crédito Público, juran y perjuran de tener un gran beneficio para todos los contribuyentes para aumentar la deducibilidad y las devoluciones de impuestos a saldo a favor serán más rápidas, por consiguiente aumentarán la captación de la informalidad a la formalidad.

Este cuento de hadas creada por “Lolita”, termina desde el momento de entrar al portal dela Secretaríade Hacienda, ya que su sistema es tan lento para la emisión o elaboración de una factura que le toma un tiempo aproximado de una hora y media por factura y si se le añade que éste mismo debe de ir acompañado de otro archivito, pero para terminarla de amolar, ninguno de éstos son compatibles a las plataformas de las Mac´s.

“Lolita”, está equivocada al pensar que con la implementación de sistemas modernos computacionales para según, evitar la evasión fiscal; tendrá más vigilado al contribuyente y elevará los ingresos.

No sabe “Lolita” o se hace, que hay quienes aprovechan los vacíos procesales de la fiscalización de impuestos, pero como son los mismos contribuyentes cautivos que pagan puntualmente sus obligaciones fiscales para después ser tratados como delincuentes o beneficios fiscales por su puntualidad en sus pagos, a los funcionarios dela Secretaríade Hacienda no les importa porque a final de cuentas ellos reciben su sueldo y detrás de los escritorios se planifica todo a la perfección.

La implementación de la factura electrónica imposibilita a los pequeños negocios a tener que invertir en un sistema de computación o un programa que por muy barato que lo lleguen a encontrar  esto les representa un costo innecesario y aunque su capacitación para el uso del mismo quedará en el aire porque de todas maneras se requiere de un conocimiento básico contable para poder alimentar la base de datos en ambas situaciones, es decir, para entrar al portal dela Secretaríade Hacienda o en su defecto que se compre el programa administrativo que por lo mínimo tendrá que ser tres para poderlos hacer operables: Facturación, nómina y contabilidad. Estos tres programas superan un costo de diez mil pesos con la certificación y aprobación de la misma autoridad hacendaria.

El ingenio mexicano para aprovecharse del mínimo error no se hace esperar ya que muchas de éstas empresas obligadas a tener que entregar factura electrónica, asesoran a sus empleados mañosamente para crear confusión, porque al momento de solicitar el comprobante fiscal te sacan con la torpeza de pedirte tu correo electrónico, porque es una factura electrónica por consiguiente el envío tiene que ser por vía Internet, y todo esto para enviar la facturación a sabiendas, los dueños y contadores la obligatoriedad de  imprimirlo si el consumidor lo solicita.

Pero cuando el consumidor trata de dar la explicación real de la nueva implementación fiscal a los empleados de esos negocios, no los puedes hacer entrar en razón porque su pobre conocimiento no da para más o simplemente el “adiestramiento” por parte de sus patrones fue el no escuchar cualquier entendimiento amenazándolos, que  de no hacerlo de esa manera quedarán despedidos.

Otras empresas son más ingeniosas tomando todos los datos y aseguran que será enviado a tu cuenta de correo electrónico de la cual nunca llega encontrando mil justificaciones como la de la falla en su sistema o la persona responsable para el envió de la factura electrónica solamente opera el lunes de cada semana, en fin buscan mil pretextos para no hacerte llegar tu comprobante fiscal en donde el contribuyente prefiere tirar la toalla.

También existen prestadores de servicios que adoptan el dizque sistema caído, cuando menos eso es lo que te dicen; aceptando operaciones comerciales exclusivamente en efectivo, porque tienen problemas para realizar transacciones bancarias con tarjeta de crédito o débito y sin abundar mucho en la problemática; simplemente colocan un anuncio en la entrada de media cuartilla advirtiéndote con letras chiquitas las ventas solamente serán en efectivo.

Lo grave no radica ahí sino que al momento de solicitar la factura no es entregada ya que como tienen su sistema “caído”, o cuando menos son los argumentos de los empleados o encargados,  no te la pueden ni siquiera imprimir; pero te dan la opción de pasar por ella dentro de los primeros siete días hábiles, con tu ticket de compra que no reúnen los requisitos fiscales.

Según la teoría dela Secretaríade Hacienda y Crédito Público, los contribuyentes de IVA tienen la obligación de emitir y entregar por cada venta realizada el comprobante fiscal, la factura o ticket de venta autorizado porla SCHP, sin necesidad de que el consumidor lo solicite.

Pero para efectos de la realidad el cliente no puede denunciar la evasión fiscal dentro de sus oficinas sino que tiene que ser a través de cualquier otra instancia u organismo  legal como esla Procuraduría Federaldel Consumidor, para exigir el documento fiscal, y si estamos hablando que son montos pequeños entre $20.00 o $200.00 pesos.

El contribuyente entra en una disyuntiva de unirse a la informalidad o perder el tiempo en el nuevo sistema de trabajar para la  Secretaríade Hacienda. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook