A chivas se le olvido el amor por la camiseta.

JORGE_VERGARA_CHARRO_430_STRAFFON
Jorge Lazcano V.

El pasado domingo 30 de marzo, el conjunto dirigido por el entonces técnico José Luis Real enfrentaba al “odiado” América del “Turco Mohamed, un partido que cambiaría de tajo al técnico Rojiblanco.

La piel y los sentimientos llaman cuando se disputa el clásico nacional, sin embargo existen códigos que se tienen que respetar como “morirse en la cancha” y “dar el 110% en cada jugada”; el pasado domingo, el equipo de las chivas no existió.

Algo raro pasa en chivas y es que el problema no radica en sólo ganar, también hay que saber perder y demostrar que el omnilife pesa, que la camiseta también juega y que los 11 guerreros roji blancos arriesgaran todo dentro del campo por defender a su institución.

Lo que presenciamos dentro del campo se viene gestando tiempo atrás, desde  la llegada de Jorge Vergara  el 31 de octubre de 2002, el equipo sólo ha obtenido 1 sub campeonato en el clausura (2004), 1 campeonato en el apertura (2006), 1 sub campeón de la CONCACAF (2007) y  1 sub campeón de la copa libertadores de américa (2010), algo que es realmente patético teniendo en cuenta que entre torneos nacionales e internacionales se cuentan con alrededor de 29 campeonatos, sin contar la era amateur.

Hoy en día, los dos torneos (2013-2014) registran los peores de la historia, con tan sólo 29 unidades las chivas ya se encuentran metidas en zona de descenso para el próximo torneo, sin embargo el problema aún es confuso; jugadores como Marco Fabián quien hasta el momento había dejado mucho que desear en el club Rojiblanco, hoy es figura de la maquina cementera con 7 tantos anotados sólo debajo de Martín Bravo (9), Enner Valencia (9) y Michael Arroyo (8).

Si bien es cierto que Jorge Vergara ha querido revolucionar el fútbol mexicano y su cantera con entrenadores holandeses como Johan Cruyf o Hans Westerhoff, el empresario se mete demasiado en las decisiones técnicas y tácticas, lo que dificulta que los entrenadores logren desarrollarse con comodidad, además, a raíz de la llegada de Van’t Schip, ex entrenador de las chivas, hubo cierta incongruencia en no debutar a jugadores de cantera-algo que se había prometido a la llegada del holandés- y contratar a futbolistas que no se encontraban en su mejor momento.

El equipo más popular de México se cae a pedazos y su dueño busca las respuestas que tanto le hacen falta en un entrenador que ha desarrollado toda una escuela de fútbol táctico: Ricardo La Volpe.

Para nadie es un secreto que Jorge Vergara es de “mecha corta” y si La Volpe no le tiene paciencia éste saldrá sin pena ni gloria y su dueño lo exhibirá como a los 17 entrenadores cesados en más de 10 años.

Por el bien del fútbol mexicano Vergara se tiene que poner a raya con los entrenadores y dejar que éstos hagan su trabajo, sino lo hace así, a Chivas le esperan otros diez años sin lograr un campeonato.

Comentarios con Facebook