Desafío

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*Los Olvidos Cómodos

*Del Manejo Bancario

*Cómo Frenar la Usura

Hace ya varias semanas, acompañado por la diputada panista Purificación Carpinteyro Calderón –el sueño platónico de felipe calderón-, el excarcelado raúl salinas de gortari –estuvo diez años en prisión, de 1995 a 2005, acusado por lavado de dinero y corrupción al encontrársele una fortuna superior a los 160 millones de dólares-, debió salirse de la Plaza de toros México al ser descubierto y medianamente abucheado. No fue una gritería fenomenal sino unos cuantos señalamientos ruidosos, los suficientes para avergonzarle y hacer que optara por retirarse, casi corriendo, del coso no sin recibir algún improperio desde el anonimato. Yo le vi, grité…pero no me di cuenta de su salida hasta que la pareja estaba junto al túnel, unas filas arriba de mis lugares habituales. Sonreí para mis adentros, considerando que ya es hora de acabar con la cortesanía cotidiana y colocar, como rezaba aquella capillita publicitaria, “la basura en su lugar”.

Por desgracia, son muy pocas las ocasiones en las que, en serio, se aplica la sanción social a los predadores de mayor peso dentro de la vida institucional del país. Causa náuseas, por ejemplo, atestiguar que los miembros de la izquierda aplaudan y elogien a uno de sus mayores represores, manuel bartlett, o se acojan a los consejos del salinista de mayor peso político en la época de la barbarie, Manuel Camacho Solís. En uno y otro caso el olvido está a flor de piel y algunos justifican el pasado denigrante bajo el sambenito de “aprovechar” la experiencia de sus otrora perseguidores feroces. En el caso de Camacho hay, cuando menos, una línea que lo aleja del servilismo acostumbrado bajo el mando de carlos salinas: fue él quien, a través de su primer secretario de gobierno, Manuel Aguilera Gómez, heredero de la regencia de la ciudad de México por un año, y con cargo a las erogaciones de la desaparecida paraestatal Ruta 100, proveyó a los indígenas levantiscos de Chiapas guiados por el tamaulipeco “Subcomandante” Marcos. Y nadie ha indagado al respecto.

La desinformación, la tergiversación de los hechos o la ausencia total de referentes sobre algunos episodios no muy lejanos –digamos desde los crímenes políticos de 1993 y 1994, incluyendo el magnicidio de Lomas Taurinas tan recordado ahora pero sin ningún tipo de compromiso para esclarecer las sospechas fundadas sobre las autorías intelectuales-, abonan medias verdades, esto es mentiras, en pro de la amnesia colectiva. Pocos recuerdan los detalles del asesinato de Colosio y son dables a creer, como se montó en varios reportajes televisivos –uno en especial, el de Milenio-, cuanto les cuenten y concluyan los emisarios del poder público, en este caso la torpe versión del “asesino solitario”. Por favor.

De haber sido así hay tres elementos que se apartan de la elemental lógica: el hecho de que hayan sido asesinadas dieciséis personas involucradas con los hechos del barrio de Tijuana; la aparición de media docena de individuos muy parecidos a Mario Aburto en la escena del crimen, uno de ellos, Ernesto Rubio Montoya, encontrado muerto a tiros en su taller tres horas después del asesinato del frustrado postulante presidencial; y los múltiples desencuentros entre el entonces presidente salinas y el candidato, bajo consejo del siniestro “doctor” Joseph-Marie Córdova Montoya.

Pero hay algo más: ¿Por qué no nos cuenta Manlio Fabio Beltrones, a veinte años de distancia, mismos en los que ha tenido la habilidad de mantenerse vigente –ahora es coordinador de la bancada priísta en la Cámara baja-, qué habló con Aburto, a solas, bajo un puente de una de las playas de Tijuana y durante el vuelo en el que fue llevado éste a la ciudad de México?¿No va siendo hora de deslindar responsabilidades o esperará a que los autores intelectuales mueran o caduquen, por ancianos, como echeverría señalado como genocida por las matanzas de Tlatelolco y del Jueves de Corpus, y ya no puedan pagar por sus brutales actos? Porque, en serio, nadie, ni siquiera los medios corroídos que intentan sostener la versión oficial, cree en la hipótesis sobre un “ases9ino solitario”. Por ello dejó la marca el primer fiscal especial para el caso, Miguel Montes García, al explicar sus conclusiones:

–Aburto pudo actuar solo o acompañado.

Caigo en cuenta de que fue una declaración en clave… para exhibir a quienes le presionaban desde la oficina de la Presidencia a contar mentiras e incongruencias insostenibles. Por eso, también, fue inmolado José Francisco Ruiz Massieu dando lugar a la fuga “institucional” de Córdova Montoya hacia el Banco Interamericano de Desarrollo. Y tan contento, con el apoyo salinista y los temores del discípulo del franco-español, ernesto zedillo, principal beneficiario del homicidio que modificó el perfil histórico de México. Todos están vivos menos la víctima, claro.

Co toda esta trama tremendo deben considerarse los nexos entre Manuel Muñoz Rocha –el infeliz diputado tamaulipeco a quien se cargo la autoría intelectual de crimen contra Ruiz Massieu en septiembre de 1994 –también se cumplirán dos décadas dentro de seis meses y es posible que el homenaje se le ofrezca en la Secretaría de Turismo donde despacha su hija Claudia, hija además de Adriana Salinas de Gortari–, Carlos Hank González, entonces secretario de Agricultura y Ganadería, comisión que presidía Muñoz entre los diputados, y raúl salinas, a quien llamó reiteradamente, en su huída, el diputado que fue detenido en San Antonio, Texas, junto con el abogado Enrique Fuentes León, fallecido en junio de 2013 y considerado el “abogado de los capos” entre otras lindezas, y casi de inmediato puesto en libertad porque los agentes texanos dijeron no haberle reconocido de acuerdo al testimonio del cónsul mexicano, en esos días turbulentos, Humberto Hernández Haddad. A Fuentes de León lo pusieron a la sombra una breve temporada.

¿Con todo este bagaje de ignominia, cuando ha recuperado gran parte de su fortuna –misma que le sirvió, entre otras cosas, para financiar a Ricardo Salinas Pliego en la compra de la otrora estatal TV Azteca-, puede entenderse la presencia de este sujeto, raúl salinas, en un acto emblemático del Instituto Politécnico Nacional, rodeado de maestros que han perdido la memoria sin que sea factible entender cómo, entonces, dan clases? Esto es como si fuera un egresado que honrara a la institución cuando es todo lo contrario y no puede ser visto sino como un bribón de siete suelas, ambicioso y procaz, a la sombra de su hermano carlos, el mismo que inició una huelga de hambre, por tres días, en defensa del “honor familiar”, según dijo, en marzo de 1995 en San Bernabé tras la aprehensión del primogénito. Pura basura con poder.

Lo mismo sucede con los ex presidentes, más bien con los peores. El extinto miguel de la madrid, por ejemplo, lleno de orgullo, contaba que una tarde paseó por San Miguel de Allende, invitado por uno de quienes fueron alfiles de bartlett, Enrique Fernández Martínez –hijo del ex gobernador cardenista del mismo nombre-, y todos los que le veían pedían tomarse fotos a su lado para los álbumes familiares como si de un héroe se tratara o, cuando menos, de alguna estrellita del balompié, de esos que van a ir al Mundial de Brasil con la verde camiseta con todos los pronósticos en contra. ¡No más derrotas honrosas, por Dios! Llevamos casi un siglo de vergüenzas en este renglón y todavía hay quienes alegan que nuestro fútbol es de “los mejores del mundo” sin que ello se demuestre sobre las canchas, salvo cuando se trata de jóvenes, aún no viciados por las ambiciones, o de mujeres entronas.

Los olvidos vienen en cadena. Ya ven ustedes lo que, recientemente, le pasó al pobre Enrique Cordero Ayala, hijo putativo de calderón, en Yucatán donde gritó a los cuatro vientos: “¡Quiero ser presidente del PRI!”. Yo no sé si le fallaron las neuronas o fue un reflejo de la deformación cultural política que le viene de muy atrás. Ya antes le había sucedido algo parecido a Gustavo Madero Muñoz, quien ya lleva varios años como dirigente nacional del PAN y no del PRI, sin que tuviera reacción alguna el presidente del Comité Ejecutivo Nacional priísta, el muy gris César Camacho Quiroz de quien, se dice, sólo le calienta la silla a Manlio Fabio Beltrones como parte de los compromisos soterrados del presidente peña. Círculo cerrado.

Debate

El presiente estadounidense, Barack Obama, alega que no hemos entrado todavía a un modelo de “guerra fría”… pero todos sabemos que la intervención rusa en ucrania y la emancipación de Crimea han desatado a los demonios de sendas potencias; lo mismo ha dicho que terminó el espionaje pero quienes saben se ríen a carcajadas porque saben que, en definitiva, se trata de un camuflaje semántico para suavizar las tensiones producidas. Nada es como parece en el globalizado mundo actual.

Y si así es en la perspectiva internacional, ¿qué puede esperarse cuando el gobernador del Banco de México, en donde se mantienen las reservas internacionales en más de 180 mil millones de dólares –más los cuatro mil millones de dólares en lingotes de oro, almacenados en las bóvedas de Fort Knoz, Kentucky, a donde no pueden acceder ninguno de los funcionarios mexicanos, ni siquiera el presidente-, asegura que “presionará” a los banco para que bajen sus intereses? Me temo que tal sea el preámbulo, conociendo las artes manipuladoras del personaje, de una crecida inflacionaria con nuestra moneda por los suelos bajo el yugo de los movimientos del dólar.

¿Por qué, subrayo una vez más, el empeño de mantener TODAS nuestras reservas en una sola divisa, la estadounidense, y no diversificarlas con euros, libras o yens, para paliar las posibles crisis recesivas en la potencia del norte o en Europa? Sencillo: no les conviene a los bancos estadounidenses y españoles en México. De modo tal que es pueril, demagógico e inútil el anuncio del señor Agustín Carstens Carstens, más meteorólogo que economista, porque, por lo general, suele ocurrir lo contrario de lo que propone bajo los huracanes financieros que nos enferman de pulmonía y no de un simple catarrito.

Los ciclos nebulosos atenacean a la República bajo una nueva casta aristocrática.

La Anécdota

Tras el crimen contra Colosio, en marzo de 1994, Pedro Aspe Armella, en funciones de secretario de Hacienda, llamó a los principales empresarios del país y los miembros de las colonias extranjeras con mayores capitales y les advirtió, solemne:

–Que no salga un centavo de México; de otra manera, nos veremos obligados a actuar con el fisco por delante.

Y todos optaron por seguir en santa paz. De proceder igual, Carstens y el secretario Luis Videgaray Caso, de Hacienda, debieran asegurarse de que la guerra entre los más ricos no genere que comience la fuga de capitales porque, entonces sí, el quebranto nos pondría de cabeza. La advertencia no es exagerada.

– – – – – – – – – – – – – – – – – –

WEB: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

RECUPEREMOS LA MEMORIA PORQUE SÓLO ASÍ SEREMOS CAPACES DE APLICAR, CUANDO MENOS, LAS SANCIONES SOCIALES MÍNIMAS COMO DENOSTAR A QUIENES NOS HAN SAQUEADO, ROBADO Y ENGAÑADO. NO LES HAGAMOS EL JUEGO BAJANDO LA CABEZA A SU PASO; ALEGUEMOS, CON FUERZA, SIQUIERA PARA QUE SEPAN, CUANDO MENOS, EL REPUDIO GENERAL GENERADO POR SUS ACTUACIONES. ES DERECHO DE TODOS EL DESAHOGO DE IDEAS Y LA ESTIGMATIZACIÓN, DESDE UNA SOCIEDAD AFRENTADA TANTAS VECES, CONTRA SUS PREDADORES MÁS NOTABLES. ESTÁN A LA VISTA.

Comentarios con Facebook