Veneno Puro

RAFA LORET
Por Rafael Loret de Mola

*La Tónica del Sexenio

*Recursos Escandalosos

*El “Chiste” de Ferrari

Hace algunos meses, en Mexicali, no quise evadir una interrogante con mucho de provocación, de eso que los mexicanos llamamos “mala leche”. Querían que calificara al gobierno de Calderón a partir de los señalamientos que hizo acerca de los sufragantes quienes, sin medir consecuencias, optaron por elegir “al menos malo”. Tal, insisto, no era mi criterio sino el de miles de personajes atrapados por la aviesa propaganda oficialista generada por los hispanos expertos en marketing político y encabezados por el tortuoso Antonio Solá Recher, ya con la nacionalidad mexicana en la bolsa para que no pueda ser declarado persona non grata –por cierto, los partidos se tardaron en percatarse de los movimientos de este personaje y sólo hasta hace muy poco, los lópezobradoristas comenzaron a citarlo-. La cuestión era saber si manteníamos la calificación; y respondí:

–Bueno, no pocos creyeron en el “menos malo” sin suponer que sería tan, tan malo, acaso el peor.

La frase caló porque el fondo es hondo tras una administración caracterizada por la violencia, en primer sitio, y la simulación, considerada ésta la manera de ocultar y moldear estadísticas siempre con medias verdades que, en realidad, no son sino mentiras de cuerpo entero. A esto se han dedicado, entre otros, los funcionarios del ramo económico, ayer y hoy en el mismo nivel, y cuya inestabilidad como funcionarios ha sido una de las pautas de la parálisis general. Por ejemplo, en la titularidad de Hacienda pasaron tres con calderón: Agustín Carstens Carstens –perdido en la robustez de sus computadoras-, Ernesto Cordero Arroyo –vencido por sus erróneos cálculos “políticos” cuando jamás ha entendido la política-, y José Antonio Meade Kuribreña, ahora Canciller que debió enfrentar una crisis recesiva global, peor a la de 2008, cuyos efectos habrán de aterrizar en México en la etapa más compleja del régimen en curso y con el continuismo por prenda. Más vale, dicen los retrógradas, sacrificar a una mujer que enfrentarse con un hombre.

El caso es que como secretario de Economía fue instalado, el 15 de julio de 2010, Bruno Ferrari García del Alba, quien presume de su apellido italiano aunque poco tenga que ver con la famosa escudería en donde milita el español Fernando Alonso, marrullero piloto que evitó a la mala la victoria del mexicano “Checo” Pérez en Malasia aquel año. El señor Ferrari, con una representación que le quedó muy grande –en el pasado fue exitoso promotor de empresas relacionadas con semillas, entre ellas Seminis Vegetable Seeds, líder en su género, pero en este caso la cosecha política no sólo es cuestión de buenos abonos-, apareció muy poco pero cuando lo hizo el asunto tuvo ribetes de catástrofe. Y no podría ser otra cosa cuando los ministerios se improvisan en ausencia de colaboradores probados y conocedores de su entorno. ¿Quién podría suponer que el oscuro Cordero pudiera con el paquete hacendario?¿O quién puede apostar que la señora Isabel Miranda hubiera sido una buena jefa de gobierno para la ciudad más compleja del orbe por el solo hecho de haber reclamado justicia por el secuestro y muerte de su hijo?¿Y acaso habrá algún lector que crea, de firme, en la solidez de la política interior del país cuando dos de sus titulares en ekl sexenio precedente causaron baja por supuestos “accidentes” aéreos, perfectamente camuflados, y tres más no sirvieron sino para elevar la conflictiva general a un ritmo de un secretario por año, en promedio?

Pues bien, el señor Ferrari tuvo la osadía de visitar España… y aquello fue sencillamente un desastre. A la salida de su presentación, a la que llegó con una hora de retraso –“un poquito tarde” según palabras de su torpe asistente con un vocabulario más que reducido-, hubo comentarios agrios:

–Este señor –se alcanzó a escuchar por allí- es un impresentable.

El funcionario, en realidad, repartió carpetas de PROMÉXICO –su antiguo cargo, como director general- y exhibió un audiovisual con estadísticas retrasadas y presentadas en dólares. Ni siquiera se tomaron la molestia de evaluar, en euros, lo que mostrarían a un auditorio europeo y complaciente, deseoso de conocer las razones por las cuales debe invertirse en México a pesar de la pésima publicidad… desplegada por el propio gobierno.

No se olvide que, de manera reiterada, durante el periplo papal, el de Benedicto XVI, por nuestro país en 2012, se subrayó que el señor calderón había solicitado la presencia del Pontífice para paliar el tormento interior de un pueblo “muy sufrido”, largamente asediado por la barbarie y el crimen, deseoso de una palabra de consuelo. Tal fue el meollo, mientras en Cuba, posteriormente, se dio cuenta del debate entre las miserias del comunismo…y del capitalismo, que para todos hubo en voz de Joseph Ratzinger. Esto es: mientras a los mexicanos se nos doblan las corvas ante los riesgos cotidianos, los cubanos tienen arrestos para defender su modelo económico aun cuando el Sumo Pontífice les restriegue en la cara las tremendas veleidades del modelo socialista. La diferencia es tanta que avergüenza.

Pues bien, el señor Ferrari, en la misma línea, comenzó hablando, en Madrid, acerca de que “todos los mexicanos” tenemos como referente a España. Él mismo, alegó, tiene un patronímico italiano pero su segundo apellido y sus abuelos maternos son españoles; insistió además de que casi todos los miembros de su comitiva, empezando por su entonces subsecretario, estaban en similares circunstancias casi como consecuencia de una entidad que prorroga los tiempos de la Conquista -que no fue de México sino contra los pueblos de Mesoamérica- y obliga a los hispanos, como presuntos inversores, a pensar en nuestro país antes que en cualquiera otra nación de Latinoamérica. Tal fue el fundamento de su rica presentación a la que sólo le faltó la cita de San Juan Diego y su tilma guadalupana para compararla con la estatuilla de una virgen morena que se guarda en el Monasterio de Guadalupe, en el centro de Extremadura de donde surgieron los conquistadores, entre ellos Hernán Cortés y Francisco Pizarro. Pero, claro, no se atrevió a tanto o acaso lo ignoraba.

Para algunos dominó el tópico: quizá aquel “señor ministro”, luego de la opípara comida en alguno de los restaurantes emblemáticos de la capital española, se entretuvo de más con los rojos caldos de la Ribera del Duero, los de mayor costo en el mercado. Lo mismo ahora. Como ya es tradición entre los funcionarios actuales, las tardes no le vienen bien porque se les amarra la lengua, dispersan los pensamientos y caen en el chascarrillo barato para hacer correr el tiempo y aprovecharlo para otros menesteres posteriores… con cargo al presupuesto federal. No hay duda que los miembros de la clase política mexicana –y tengo pruebas abundantes- son expertos en materia de guías turísticas, restaurantes con tres estrellas Michelin y hoteles de Gran Turismo o de los llamados “Boutique”, según sean las circunstancias. Eso sí: sobran si se trata de defender al país y explicarlo.

En fin: el martirologio de los mexicanos es lo que venden nuestros funcionarios. Tal entienden como hacer gobierno y defender la soberanía.

Mirador

Veamos: En 2012 el señor calderón suscribió la invitación al Papa Ratzinger para visitarnos porque estábamos, literalmente, “boquibajeados”, en espera de un redentor que colme nuestras expectativas de conciencia… cuando era el inicio de las campañas por la Primera Magistratura; muy oportuno, desde luego. Y, por su parte, el entonces secretario de Economía, Bruno Ferrari, asumió ese mismo año, ante un cerrado número de empresarios emblemáticos de la Iberia brava, que la violencia se ha exagerado y que no son comparables las estadísticas de tres entidades del país en conflicto –“sólo tres, reiteró, entre treinta y dos”-, con las de Nueva York, Florida o Atlanta. Es decir, estamos mejor que en los Estados Unidos a pesar de las “leyendas urbanas” que tanto nos perjudican.

¡De haberlo sabido no habría tantos emigrantes que abandonan las entidades del centro –entre ellas la panista y “cristera” Guanajuato-, para refugiarse en el sur estadounidense intentado sobrevivir! Al fin y al cabo, los ausentes también votan como pudimos comprobar, en San Miguel d Allende, durante los comicios de 2006. Y eso, en todo caso, es lo que importa a personajes como Ferrari que lo haría mejor en los “pits” aunque fuera para carreras de bajo relieve: con su sólo apellido ahuyentaría a los rivales. ¿Cómo no se les ocurrió a los panistas a la hora de las decisiones?

Cabría preguntarse cuál es la formación de quienes llegan al gabinete presidencial precedidos por sus proezas especulativas en las empresas privadas que logran expandir por el territorio mexicano en usufructo de sus buenas relaciones con las jerarquías gubernamentales. Acaso por ello, los priístas en su retorno hablan de la “costumbre del poder” para explicar que ellos sí entienden la geopolítica nacional y no sólo los cuadros estadísticos; esto es, como si supusieron, ya de hecho, una larga estancia en Los Pinos tan larga o mayor que la primera. Estamos ahorcados, todos, en el mismo árbol.

Por las Alcobas

Me cuenta una asesora en Economía que para parecer simpático a una audiencia desesperada –en Madrid todos tienen el tiempo medido y una hora de retraso es imperdonable-, que aquel perjudicial secretario de Economía comenzó con un chascarrillo que no cayó muy bien entre los presentes:

–“Tomen en cuenta –dijo- que nosotros con tres siglos de dominación española, aprendimos a hablar en castellano; pero ustedes, que estuvieron ocho siglos avasallados por los árabes, no hablan el árabe…”

El cuentecillo ya lo había escuchado pero nunca imaginé que fuera usado por un ministro de México como carta de presentación allende el océano. El pasmo fue seguido de algunas palmas de cortesía.

– – – – – – – –  – – – – –

Web: www.rafael-loretdemola.mx

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

LOS AISLAMIENTOS CIBERNÉTICOS, CONTRA LOS PERIODISTAS INDEPENDIENTES, PROSIGUEN. ¿QUÉ ES LO QUE TANTO TEMEN LOS ESPÍAS AL SERVICIO DE LAS AGENCIAS DE INTELIGENCIA DE MÉXICO Y LOS ESTADOS UNIDOS?¿UN LEVANTAMIENTO DE REPORTEROS Y EDITORIALISTAS EN CONTRA DE QUIENES SIMULAN GOBERNAR? ALGUIEN DICE QUE ES TEMERARIO HABLAR DE LIBERTAD EN ESTOS TÉRMINOS, PERO ME SOSTENGO: SIN ELLA NUNCA SERÁ POSIBLE AVANZAR… AUNQUE LA HISTORIA NOS PRESENTE EPISODIOS SANGRIENTOS QUE NO DEBIERAN REPETIRSE JAMÁS.

Comentarios con Facebook