Diario mexicano señala planes secretos de Occidente en redes sociales

Edward-Snowden

México, 7 abr (PL) Agencias de inteligencia occidentales han empleado secretamente redes sociales para difundir propaganda política y manipular información con el mismo objetivo que tenía el programa ZunZuneo impulsado por Estados Unidos en Cuba, denunció hoy el diario mexicano La Jornada.

El periódico cita este lunes documentos filtrados por el exagente de la CIA Edward Snowden a la revista The Intercept, según los cuales el llamado Twitter cubano es sólo uno de muchos proyectos que se han contemplado e implementado por agencias norteamericanas e inglesas, entre otras de Occidente.

Los textos difundidos por la publicación electrónica registran constantes intercambios entre funcionarios de inteligencia sobre formas de usar Twitter, Facebook, YouTube y otras plataformas cibernéticas con fines de propaganda y manipulación, refiere La Jornada.

De acuerdo con el periódico mexicano, los conceptos incluyen propaganda y engaño, mensajes masivos, la promoción de notas y otras formas de manipulación.

Uno de los documentos publicados hoy revela que el GCHQ, contraparte británica de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, tiene una unidad cuyo propósito es emplear técnicas en línea para hacer que algo ocurra en el mundo real o cibernético, y que esto incluye operaciones de información (influencia o irrupción).

Otro documento del GHCQ contempla la explotación de redes sociales para difundir propaganda de Estado a través de Internet y, a la vez, hay exposiciones de cómo generar información para que se vuelva viral en el mundo cibernético.

El diario mexicano cita a Glenn Greenwald, director de The Intercept, cuando afirma que con la revelación de ZunZuneo en Cuba, los documentos de Snowden muestran cuán agresivamente las administraciones occidentales buscan explotar Internet para manipular actividad y moldear el discurso político.

La pasada semana una investigación de la agencia Associated Press reveló detalles sobre ZunZuneo, un supuesto Twitter cubano que respondía en realidad a un plan de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos destinado a sembrar la subversión y contribuir a desestabilizar al Gobierno de la isla.

Según Greenwald, estos programas secretos, creados con poca supervisión y rendimiento de cuentas, amenazan la integridad de Internet, cuando propaganda difundida por el Estado simula ser expresión libre.

Hay poca o nula habilidad para que un usuario de Internet conozca si su Gobierno lo está llenando de propaganda en secreto, y es precisamente eso lo que lo hace tan atractivo a las agencias de inteligencia, tan poderoso y tan peligroso, agrega.

Comentarios con Facebook