¿”Gigante” de CONCACAF?

Jorge Lazcano V.

Lo que se vivió el pasado miercoles 2 de abril en la cancha de Phoenix fue algo realmente preocupante y no se vale decir que no era el cuadro titular. Estados Unidos ha sido mejor desde hace mucho tiempo, generando y reproduciendo un sistema que lo ha llevado a estar por encima del conjunto nacional.

El cuadro dirigido por el alemán, Jürgen Klinsmann, se mostró superior en los primeros 45 minutos y, pese a ser contrarrestado el segundo tiempo por el seleccionado nacional, el equipo mantuvo orden y un sistema, el cual, desde hace tiempo no le vemos a la selección mexicana, desafortunadamente, el cuadro que hoy dirige Miguel “El piojo” Herrerra no tiene un sello que nos represente en el mundo.

La selección nacional de México no cuenta con un sistema propio y ésto se viene gestando desde la salida de Ignacio Trelles quien fuera el último técnico que conservara su puesto casi 10 años, mismos que fueron interrumpidos en varias ocasiones.

Hoy en día vemos esos diez años muy lejos, ya que en tan sólo 14 años la selección ha tenido 11 técnicos -sin contar a varios interinos- mientras que nuestro similar de Estados Unidos sólo ha tenido 4 técnicos, mismos que lo han llevado a disputar el famoso 5to partido e inclusive sorprendiendo a propios y extraños en aquella copa CONFEDERACIONES en 2009, donde le ganaron 2-0 al conjunto de España y casi ganan la final frente a Brasil.

Hay que aceptar las cosas como son, la selección Azteca fue revasada por los procesos cortados, los procesos “a medias” que limitan el accionar de la selección, los procesos que sólo generan una incertidumbre dentro del cuerpo técnico y que inclusive llevan a los jugadores a no querer venir por los malos tratos que han tenido con su selección.

Y es que pareciera ser que nos encontramos frente a un cuadro nacional que juega al sistema de un técnico llamase Miguel Herrera, Javier Aguirre, Ricardo La Volpe, Hugo Sánchez, entre muchos otros más y, cuando ese técnico se va por malos resultados el equipo se tiene que acoplar al estilo de juego del que llega, cortando los “ganado” o aprendido del técnico anterior.

 

Tenemos que entender que aquellos hombres que no dejan continuar con un proceso son más responsables que los entrenadores, tal vez “El chepo” de la Torre no venía haciendo mal las cosas, probablemente hubiera sido mejor que no fuéramos al mundial para cortar de raíz el problema y darnos cuenta que el nivel que tenemos no alcanza para grandes cosas.

Tenemos que entender que la selección dejó de ser el “Gigante” de CONCACAF desde hace mucho y, si no nos damos cuenta, para el próximo mundial estaremos justo igual que ahora, creyendo que la camiseta juega sola frente a equipos que muestran mucha mejoría en la zona de CONCACAF.

Por lo pronto la hora de la verdad se acerca y, como siempre, esperemos que no llamen a Javier Aguirre para liberarnos de éste abismo.

Deja tu comentario