Afroestadounidense sale de prisión 25 años después pese a inocencia

1394652240310gleen-ford-ok-DETALLEdn

Washington, 9 abr (PL) Una nueva historia de errores judiciales fue divulgada aquí al conocerse la liberación del afroestadounidense Jonathan Fleming, quien permaneció casi 25 años en prisión por un delito que no cometió.

Fleming cumplía una condena por un asesinato ocurrido en 1989 en Brooklyn, Nueva York, sin embargo, al momento del hecho él se encontraba en realidad a más de mil 600 kilómetros de distancia, en Florida, con su familia.

Los investigadores descubrieron amplias pruebas de su inocencia, incluido un informe de la policía de Orlando que confirmaba que trabajadores de un hotel del sureño estado recordaban a Fleming.

Además, un recibo, hallado en los registros policiales, demostraba que había pagado una cuenta de teléfono en el hotel pocas horas antes del homicidio.

Fleming dijo que esa evidencia se encontraba en sus pertenencias cuando fue arrestado, pero ninguna de las pruebas le fueron entregadas a la defensa antes de su juicio.

En declaraciones a la televisora CNN, Fleming expresó que esperó por este día “24 años y medio para que terminara esta pesadilla”.

El mes pasado otra afroestadounidense, Mary Virginia Jones, salió de la prisión al cabo de 32 años tras la rejas, cuando un juez anuló su sentencia al corroborarse su inocencia.

Jones, de 74 años, fue condenada en 1981 por asesinato, secuestro y robo.

A finales del propio mes de marzo la imagen de Glenn Ford, 30 años más viejo, fue noticia en medios de prensa por ser el prisionero con más tiempo en el corredor de la muerte que haya sido exonerado en la historia de Estados Unidos.

Ford, también afroestadounidense, abandonó la cárcel de Angola, en Misisipi, después de verificarse, tres décadas después, que nada tuvo que ver con el asesinato de un joyero, crimen por el cual lo sentenció un jurado conformado por blancos.

Comentarios con Facebook