Ley de reforma de salud costará menos a gobierno de EE.UU.

obama_y_reforma_de_salud

Washington, 14 abr (PL) La ley de reforma de salud costará 104 mil millones de dólares menos al gobierno estadounidenses en la próxima década, una buena noticia para la administración del presidente Barack Obama, enfrentado a recias críticas de los republicanos.

De acuerdo con un reporte este lunes de la Oficina de Presupuesto del Congreso, la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida popularmente como ObamaCare, costará al erario gubernamental 1,4 billones de dólares entre 2015 y 2024, cifra inferior a estimaciones iniciales.

Los contribuyentes deberán desembolsar este año 36 mil millones de dólares, unos cinco mil millones menos que lo proyectado para mantener la medida avalada en 2010 y considerada el principal logro legislativo del gobierno demócrata.

No obstante, las cifras de costos no incluyen el impacto que tendrán dichos ahorros en el abultado déficit presupuestario del país, que excede los 500 mil millones de dólares.

En un comunicado, la Casa Blanca consideró que el informe confirma que la ObamaCare “está funcionando”.

El anuncio ocurre en un momento en que la oposición republicana insiste en derogar la controversial medida que obliga a los ciudadanos estadounidenses a comprar un seguro médico o verse obligados a pagar multas de hasta 2,5 por ciento de su salario.

El viernes, Sylvia Mathews Burwell, quien se desempeñaba como directora de la Oficina de Gerencia y Presupuesto de la Casa Blanca, asumió como nueva secretaria de Salud de Estados Unidos en sustitución de Kathleen Sebelius, quien presentó su renuncia formal.

De acuerdo con analistas la salida de Sebelius, tras cinco años en el cargo, estuvo motivada en gran medida por los numerosos traspiés acontecidos en la ley de reforma de salud.

La semana pasada, el gobierno de Obama anunció con aire triunfal el arribo a 7,5 millones de inscritos en los planes de salud que oferta la ObamaCare.

Ello ocurre mientras trata de convencer de las bondades de la iniciativa a un público mayormente escéptico, como demuestran varios sondeos, y evitar los anunciados ataques de la oposición republicana que usará el tema como eje de su campaña para las elecciones legislativas de noviembre.

Los estropicios de la legislación empañó la popularidad del gobernante y los demócratas, sometidos a virulentas críticas de la oposición republicana que usan el tema con fines electorales.

Comentarios con Facebook