Putin desmiente injerencia rusa en sublevación de sureste ucraniano

Putin-legalidad-referendum-Crimea-resultado_TINIMA20140316_0329_5

Moscú, 15 abr (PL) El presidente Vladimir Putin descartó en conversación telefónica con su par norteamericano, Barack Obama, cualquier injerencia de Rusia en las protestas que acontecen en el sureste de Ucrania, informó hoy el Kremlin.

Las preocupaciones de Estados Unidos sobre la supuesta injerencia de Rusia en el sureste de Ucrania se basan en informaciones erróneas, afirmó el líder ruso, según el servicio de prensa oficial.

En respuesta al comentario del presidente de Estados Unidos sobre la supuesta injerencia rusa en el sureste (de Ucrania), Putin señaló que son conjeturas basadas en informaciones inverosímiles, advierte una nota circulada a medios periodísticos.

Aclaró que las actuales protestas y toma de edificios gubernamentales en Donetsk, Járkov, Lugansk, Slaviansk y otras ciudades de esa zona son resultado de la renuencia y la incapacidad de las autoridades de Kiev de atender los intereses de la población rusoparlante.

El jefe del Kremlin instó a los golpistas de Kiev a pensar sobre todo en cómo asegurar la participación de todas las fuerzas políticas y todas las regiones en una reforma constitucional transparente que garantice los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Resaltó entre esos derechos la federalización del país y la permanencia de Ucrania fuera de bloques militares, según el comunicado publicado esta madrugada.

Tras la plática en la que Obama volvió a amenazar con nuevas sanciones según fuentes estadounidenses, las partes acordaron continuar buscando soluciones diplomáticas a la crisis ucraniana en vísperas de una reunión anunciada para Ginebra el 17 de abril.

En ese foro se espera que participen Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea.

Tras el vencimiento la víspera del ultimátum de Kiev para que los activistas sublevados en el sureste del país en demanda de la federalización depongan su actitud, el líder ruso advirtió a Obama sobre el baño de sangre que pueden provocar los golpistas que cuentan con su venia.

Concluido el plazo establecido por el mandatario de facto, Alexánder Turchinóv, las milicias populares mantenían bloqueado el paso de agrupaciones gubernamentales en la ciudad de Slavyansk, región de Donetsk, mientras se preparaban ante un eventual ataque de tropas especiales y fascistas.

En Donetsk, Jarkov y Lugansk prevalece el clima de protestas públicas y la toma de edificios gubernamentales por rusoparlantes organizados en autodefensas al estilo de Maidán (epicentro de las movilizaciones que derrocaron al presidente VÍktor Yanukóvich).

Moradores de esas regiones proclamadas “repúblicas populares” demandan un referendo sobre la federalización del país, el estatus del idioma ruso como cooficial, mayores competencias económicas para estos territorios y una amnistía para los presos acusados de “separatismo”.

Comentarios con Facebook