Iglesia no es indiferente al sufrimiento del pueblo

ea8b222fa3a7c10e93465a800e4d7bb6
México es una nación crucificada por la pobreza, violencia y corrupción

El Estado ha sido incapaz de garantizar la paz y la seguridad del País, aseguró el Arzobispo Norberto Rivera Carrera.

Durante la misa Crismal del Jueves Santo en la Catedral Metropolitana, señaló que México es una nación crucificada por la pobreza, la violencia y la corrupción.

“Son tres clavos que se hunden al fondo de la carne de Cristo, son heridas infligidas en un País que parece no tener esperanza. Es el dolor de tantos que han sufrido la pérdida de sus seres amados, la desintegración y la separación de sus familias”, dijo ante alrededor de 500 sacerdotes de la Arquidiócesis.

La Iglesia, planteó, no puede permanecer indiferente ni indolente ante el sufrimiento del pueblo.

Por ello, pidió a los sacerdotes esforzarse por ser buenos pastores y dar la vida por los fieles.

También los llamó a salir de sus casas parroquiales para ir al encuentro de los que están lejos: los pobres, enfermos y más necesitados.

Esta mañana, Rivera nombró a los sacerdotes Hugo Valdemar, José de Jesús Aguilar, Ricardo Valenzuela, Julián Arturo López y Francisco René Espinosa como nuevos canónigos para la Catedral.

Mientras que en el oficio de canónigo penitenciario designó a Alberto Fernández Valencia.

“Es mi deseo que se unan a mi ministerio en el culto sagrado el gobierno, la administración y la atención pastoral de nuestra Iglesia madre”, dijo.

Durante la misa Crismal se bendicen los santos óleos, aceites y bálsamos mezclados que se usan para ungir a los que se bautizan y confirman y para la ordenación sacerdotal.

Comentarios con Facebook