LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Militares brasileños vigilan calles de Bahía por huelga de policías

Brasilia, 17 abr (PL) Tropas del Ejército y Fuerzas federales vigilan hoy las calles del estado brasileño de Bahía debido al paro de labores de la Policía Militar en reclamo de mejores condiciones de trabajo y un reajuste salarial.
La presidenta del país, Dilma Rousseff, autorizó el despliegue de las Fuerzas Armadas en ese territorio para garantizar la seguridad pública, debido a la huelga de los agentes del orden, lo cual mermó la presencia de gendarmes en las ciudades.
Se prevé que un total de seis mil efectivos del Ejército, más tres mil enviados de Recife y Sao Paulo se encarguen de velar por el orden en ese territorio del este brasileño, mientras continúe la paralización, señaló un vocero de la gobernación de ese estado.
El ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, confirmó que fueron desplegadas fuerzas militares en diversos municipios, mientras medios de prensa nacionales señalaron que guardias realizan ya labores de vigilancia en las calles de Salvador, la capital estadual.
Desde el inicio de este paro, el martes pasado, el Departamento de Homicidios de Bahía reportó el asesinato de 19 personas, otras 26 fueron detenidas durante saqueos de tiendas y mercados.
La Fiscalía de este estado consideró la víspera inconstitucional esta huelga e impuso una multa de 50 mil reales (unos 23 mil dólares) por cada día de paralización de los policías.
El juez Roberto Frank ordenó el retorno inmediato de la Policía Militar a las calles, mientras el Supremo Tribunal Federal (STF) señaló que los cuerpos castrenses tienen prohibido realizar huelgas.
Las autoridades estaduales afirmaron que las reivindicaciones de los gendarmes ultrapasan la capacidad financiera del territorio, aunque reiteraron la disposición a continuar el diálogo para avanzar hasta el logro de un acuerdo.
Esta situación alteró por completo la rutina en ciudades como Salvador, Feira de Santana y Vitória da Conquista, la Región Suroeste y Juazeiro, en el norte, donde los comercios, bares, restaurantes y hasta el transporte público cesan sus labores cuando comienza a oscurecer y reinician sus actividades con la salida del sol.
Las calles están prácticamente desiertas, se suspendieron las clases, y supermercados y bancos sufrieron ya saqueos y robos, reportaron noticieros de canales de la televisión brasileña.
Esta paralización coincide asimismo con el feriado por la Semana Santa en Brasil, lo cual genera un incremento del movimiento en las carreteras, pues las personas aprovechan estos días para viajar a otros destinos o visitar a sus familias.

Comentarios con Facebook