Obama culpa a líder republicano de frenar ley migratoria en EE.UU.

20140305-6012890w-obama

Washington, 17 abr (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, culpó hoy al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, de frenar la discusión de una ley de reforma migratoria que permita sacar del anonimato a los cerca de 11,5 millones de indocumentados.
Durante una entrevista con la cadena televisiva CBS News, el mandatario expresó su esperanza de lograr un acuerdo negociado con la oposición republicana en los próximos meses, a pesar de que las campañas para las elecciones al órgano legislativo en noviembre están a punto de comenzar.
Creo que es muy importante que el Congreso reconozca que este será un problema que los perseguirá hasta tanto se resuelva, sostuvo el jefe de Estado.
Lo que necesitamos es un poco de coraje y voluntad política, y eso siempre ha sido muy escaso en Washington, agregó.
A juicio de Obama, Boehner no esta dispuesto a “gastar el capital político” necesario para mover la legislación a través de la Cámara baja.
Las afirmaciones del Ejecutivo motivaron una furiosa reacción del líder de la mayoría republicana en ese hemiciclo, Eric Cantor, quien criticó a Obama por emitir una declaración partidista crítica hacia los conservadores, al tiempo que lo acusó de carecer de “algún deseo de trabajar juntos” en materia migratoria.
Después de cinco años, el presidente Obama aún no ha aprendido a trabajar de manera efectiva con el Congreso para hacer las cosas. Usted no debe atacar a la misma gente con quienes espera entablar un diálogo serio, refirió Cantor en un comunicado.
El también representante por Virginia reiteró la postura mantenida por los conservadores de la Cámara baja en los últimos meses, que es negarse a discutir el proyecto de ley avalado en junio por el Senado, al considerarlo una “amnistía” para las personas sin papeles.
Semanas atrás, los republicanos anunciaron algunos principios para la entrega de permisos de trabajo a inmigrantes, pero persistieron en su negativa a que opten por la naturalización, como aprobó la Cámara alta hace casi un año.
Obama ha amenazado con hacer uso de sus facultades ejecutivas para avanzar en algunos aspectos de su estancada agenda, donde ocupa un lugar primordial la prometida modificación de las leyes de inmigración.
Hace dos días, legisladores demócratas acusaron a Boehner de hacerse el sordo ante las crecientes presiones de activistas cívicos y religiosos que a nivel nacional presionan para sacar adelante la polémica iniciativa.
Los legisladores Steven Horsford, de Nevada, Judy Chu, de California, Joe García, de Florida, y Jared Polis, de Colorado, destacaron el activismo de los grupos proreforma mientras coincidieron en la pasividad de Boehner.
No sé que más nos toca hacer. Existen suficientes votos para lograr la reforma de las leyes de inmigración; pero acá hay oídos sordos y son los de John Boehner, se quejó García durante una conferencia telefónica con periodistas.

Comentarios con Facebook