Paul McCartney recordó desde Uruguay a John Lennon y George Harrison

Pag_9_Paul_McCartney

Montevideo, 20 abr (PL) El exbeatle Paul McCartney rindió homenaje a los ausentes John Lennon y George Harrison y, durante tres horas, se ganó la ovación de más de 50 mil espectadores en el emblemático estadio Centenario.
En su recital “Out there”, con el que inició la víspera una gira sudamericana, McCartney recordó a Lennon con su versión de Here Today y a Harrison con Something.
Luego, bromeó: “Esta noche intentaré hablar un poco en español, pero más que nada en inglés”.
Interpretó temas de su época con The Beatles y con los Wings, así como de su período de solista, incluido su más reciente disco New, pero el público, le pidió dos veces extender el concierto.
“Me gusta elegir canciones de épocas diferentes porque además lo increíble es que todas tienen coherencia, tienen sentido juntas. Todas están relacionadas, había anunciado al diario El País.
A pedido de un público de uruguayos y extranjeros de varias generaciones, el artista británico de 71 años regaló Get back, Day Tripper y el himno nostálgico Yesterday, luego de haber cantado Eight Days A Week, All My Loving, Let Me Roll It, Paperback Writer y Blackbird, entre otras.
También, And I Love Her, Lady Madonna, Eleanor Rigby, Ob-La-Di, Ob-La-Da, Let It Be, Live And Let Die, así como Queenie Eye, Save us y Everybody Out There.
Estrenó en Montvideo Another Day y Lovely Rita y dedicó a su esposa Nancy Shevell, presente en el estadio, la canción romántica My Valentine, que cantó sentado al piano.
En varios momentos del espectáculo, McCartney saludó en español al público, integrado también por siete mil argentinos, cuatro mil brasileños, así como por asistentes de España, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Perú, Chile y Sudáfrica.
Esta segunda presentación de McCartney en Montevideo contó con un monumental despliegue técnico sobre un escenario de 70 metros de ancho por 22 de alto, 650 metros cuadrados de pantallas gigantes, un sistema de iluminación con láser, pirotecnia y efectos especiales. En su montaje participaron 500 operarios.
En un momento especial del show, McCartney, quien prometió volver a Uruguay, mandó un saludo al popular futbolista uruguayo Luís Suárez, delantero del Liverpool, su ciudad natal, a quien le pidió que le dedicara su próximo gol.

Comentarios con Facebook