Rechazan comercio desleal de azúcar

azucar-
Productores estadounidenses acusaron pérdidas cercanas a mil millones de dólares por importación de azúcar mexicana

Los productores mexicanos de azúcar no representan una amenaza para la industria en Estados Unidos, argumentó su abogado, al rechazar la acusación de que el endulzante del país latinoamericano está compitiendo deslealmente en el mercado de su vecino al beneficiarse de subsidios gubernamentales.

Un día antes, en una petición a la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC, por sus siglas en inglés), la primera de su tipo según expertos, los productores estadunidenses acusaron que las importaciones de azúcar mexicana les costarían cerca de mil millones de dólares en ganancias netas entre 2013 y 2014.

En defensa de los productores mexicanos, el despacho de abogados Greenberg Traurig, en voz de Irwin Altschuler, precisó que éstos no son culpables de la caída en los precios del azúcar en Estados Unidos y que su industria siguió siendo rentable. “Los pasados tres años han sido los más rentables en la historia azucarera de Estados Unidos”, dijo ante el ITC.

Los productores estadunidenses del endulzante; sin embargo, acotaron que los bajos precios estaban amenazando la sobrevivencia de muchos productores de caña y remolacha de azúcar, debido al exceso de azúcar en los mercados mundiales.

Cuotas estrictas en EU La producción de azúcar en Estados Unidos tiene cuotas estrictas a la importación, con excepción de las de México, con acceso ilimitado y está libre de aranceles por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“El TLCAN no es una licencia para la competencia desleal, subsidiar el azúcar y causar un perjuicio importante a la industria azucarera nacional”, dijo Robert Cassidy, de Cassidy Levy Kent, en representación de la Coalición Americana de Azúcar. “México está explotando su estatus bajo el TLCAN”, afirmó.

Los productores estadunidenses añadieron que las importaciones de azúcar de México se han más que duplicado en el año anterior a cantidades récord, al presionar los precios a mínimos en una década. Kenneth Smith Ramos, jefe de la oficina comercial de la embajada de México en Washington, declaró que México ha dado pasos para desviar el azúcar del mercado estadunidense.

“Una fluctuación temporal de las condiciones de mercado no debe utilizarse como excusa para imponer lo que podría convertirse en un barrera al comercio de larga data”, recomendó ante el ITC.

Un día antes se informó que Estados Unidos iniciará, a petición de sus productores azucareros, una investigación sobre el endulzante importado de México para determinar si el precio al que se vende está subsidiado por el gobierno mexicano, en una práctica conocida como dumping en el comercio internacional.

En tanto, el gobierno mexicano advirtió que la investigación “podría afectar el delicado balance en el comercio de edulcorantes entre México y Estados Unidos”. Rrepresentantes de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera y del Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero demandaron que se deseche el caso, porque carece de fundamentos, informó la Secretaría de Economía (SE).

El problema del azúcar tiene su origen en la producción histórica de la industria mexicana en la pasada zafra, con más de 61 millones de toneladas de caña molida de los 54 ingenios del país, y que derivó en un incremento de exportaciones para evitar el desplome del precio en el mercado nacional.

El Departamento de Comercio y la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos determinaron iniciar la investigación a raíz de que el 28 de marzo productores de la American Sugar Alliance demandaron al gobierno estadunidense aplicar cuotas compensatorias contra México.

Comentarios con Facebook